La importancia de desarrollar la competencia comunicativa en los profesionales de la salud
Autor: MSc. Lic. Yaikibel Soto Navarro | Publicado:  24/02/2012 | Formacion en Ciencias de la Salud , Otras Especialidades , Articulos | |
La importancia de desarrollar la competencia comunicativa en los profesionales de la salud .1

La importancia de desarrollar la competencia comunicativa en los profesionales de la salud

MSc. Lic. Yaikibel Soto Navarro (1)
Lic. Myriam Damaris Padilla Labrada (2)
MSc. Lic. Edita Solano López (3)

1. Lic. en lengua inglesa. Profesora asistente de la Facultad de Ciencias médicas de Cienfuegos
2. Lic. en lengua inglesa. Profesora Instructor de la Facultad de Ciencias médicas de Cienfuegos
3. Lic. en lengua inglesa. Profesora Auxiliar de la Facultad de Ciencias médicas de Cienfuegos

Facultad de Ciencias Médicas. Cienfuegos 2011.

Resumen

Todo profesional necesita comunicarse para lograr el objetivo de su trabajo y para ello debe valerse de ciertas herramientas que el mundo de la comunicación posee. Los profesionales de la salud están constantemente inmersos en la comunicación con otras personas. Debe tenerse en cuenta que una comunicación efectiva consiste en difundir información a públicos específicos, escuchar sus necesidades e inquietudes y responder apropiadamente. Además el lograr una comunicación eficaz les permite su desarrollo científico como profesionales que son, importantes para el desempeño en la profesión que ejercen, y que hoy en día constituye un aspecto sumamente importante en todo centro laboral.

Se trata, en definitiva, no sólo de hablar sino también de comunicar. Se trata de emplear adecuadamente las reglas gramaticales y socioculturales (reglas de uso). Son las reglas de uso las que nos dicen cuando hablar, qué decir, a quién y en que situaciones particulares. Pero, ¿tenemos Problemas De Comunicación? ¿Hablamos y Decimos Las Cosas Pero No Nos Entienden? ¿Los Demás Nos Dicen Que No Los Entendemos, o Que No Los Escuchamos? ¿Conocemos Cómo Debemos Comunicarnos? El objetivo de este trabajo es reflexionar acerca de la importancia que ha cobrado el desarrollo de la competencia comunicativa en los profesionales de la salud como una vía para alcanzar el éxito en cada acto comunicativo al que se enfrentan.

Introducción

A menudo escuchamos o nos percatamos de lo difícil que es para una persona sintetizar una información de tal forma que toda la importancia del mensaje que va a transmitir lo haga en un límite de tiempo porque así lo requiere la situación. También, hemos sido testigos de las tantas ocasiones en que cuando nos enfrentamos a una exposición, en algún evento científico, ante una audiencia heterogénea, donde al emisor, protagonista de ese momento, se le hace difícil, y a veces casi imposible, expresar en 5,10 o 20 minutos todo un trabajo con excelentes resultados. Como protagonistas en este momento, pensamos que con el tiempo que se ha estimado para la actividad no es suficiente, ya que nuestros resultados son importantes y como seres sociales y solidarios que somos queremos compartirlo, o que no tenemos la capacidad de síntesis y no nos sentimos preparados para comunicarnos de forma competente y estratégica en tan poco tiempo.

Para que un individuo consiga una adecuada competencia comunicativa, debe tener salud, integridad física, y emocional, con un medio que le ofrezca estimulación de acuerdo a su nivel de desarrollo. El lenguaje, tanto en su sentido pragmático como en su sentido representacional para desarrollarlo hay que fomentarlo, por medio de habilidades que se constituyan inicialmente en una práctica de eventos comunicativos donde se requiera de ese lenguaje analítico, como sucede en conversaciones o discusiones centradas en temas no cotidianos.

Las competencias son las capacidades de poner en operación los diferentes Conocimientos, Habilidades y Valores de manera integral en las diferentes interacciones que tienen los seres humanos para la vida y el ámbito laboral.

Actualmente, las competencias se entienden como actuaciones integrales para identificar, interpretar, argumentar y resolver problemas del contexto con idoneidad y ética, integrando el saber ser, el saber hacer y el saber conocer (Tobón, Pimienta y García Fraile, 2010 apud Wikipedia).

Ser competente es manifestar en la práctica los diferentes aprendizajes, satisfaciendo de esta manera las necesidades y los retos que tienen que afrontar en los diferentes contextos donde interactúan los individuos.

La noción de competencia, ha enriquecido su significado no sólo en el contexto laboral sino también en el campo educativo donde es entendida como un saber hacer en situaciones concretas que requieren la aplicación creativa, flexible y responsable de conocimientos, habilidades y actitudes.

Aprender a conocer, Aprender a hacer, Aprender a convivir se convierten en tres pilares de la educación para hacer frente a los retos del presente siglo y llevar a cada persona a descubrir, despertar e incrementar sus posibilidades creativas, permitiéndole que aprenda a ser.

En sentido general, el tema de las competencias, es uno de los más tratados en los últimos tiempos y al respecto, distintos autores han ofrecido diversidad de conceptos y criterios, no así con la competencia desde el punto de vista comunicativo, la cual no ha sido objeto de estudios sistemáticos para sustentarla teóricamente y esclarecer sus fortalezas y vinculación con otras áreas de la ciencia.

Las personas que logran un desarrollo adecuado y armónico de la competencia comunicativa cuentan con una gran ventaja para su desenvolvimiento social, laboral y personal, obtienen un mayor provecho de sus experiencias pues entienden con más claridad el mundo. Desafortunadamente, no todos pueden alcanzar y mantener el desarrollo pleno de la competencia comunicativa.

Desarrollo

En los últimos años, la competencia comunicativa ha sido estudiada por profesionales de diversas áreas de la ciencia como la Psicología, la Pedagogía, la Lingüística y la Sociología. Ellos han destacado la necesidad del uso adecuado de la lengua y además, otros elementos que intervienen en la comunicación eficiente y en el entendimiento mutuo.

Se cuenta con las figuras de los lingüistas Noam Chomsky, Canale y Swain y D.Hymes. Entre otros investigadores destacados en el tema se pueden mencionar a Charadeu, Emilio Ortiz y la Dra. Angelina Romeu Escobar.

Ahora bien, cada uno de estos autores ha brindado un concepto de competencia comunicativa distinto y que en ocasiones toma en cuenta subcompetencias que pueden coincidir o no en los conceptos acuñados por estos autores.
Por ejemplo, N Chomsky en 1957 acuñó el término competencia que definió como "capacidades y disposiciones para la interpretación y la actuación."Esta creatividad es gracias a la competencia del hablante, es decir, el conocimiento que un hablante tiene de su lengua, que le permite combinar distintos elementos, crear y entender un número ilimitado de enunciados gramaticalmente correctos.

La competencia de un hablante es el modelo, el sistema perfecto, la versión idealizada de esa lengua, que, por supuesto, sólo puede tener un hablante nativo y que existe en cerebro. La actuación o ejecución (performance) es el evento comunicativo en sí, es lo que el hablante produce en realidad con errores, frases incompletas, variaciones. Según N. Chomsky, lo interesante es el conjunto de principios y parámetros que conforman la competencia del hablante. El concepto de competencia que propone N. Chomsky comprende sólo la competencia lingüística, con la cual, por sí sola, no se garantizaría una comunicación eficiente.

En el caso de D. Hymes, este sociolingüista en 1971 acuña el término de competencia comunicativa, entendida como un conjunto de habilidades y conocimientos que permiten que los hablantes de una comunidad lingüística puedan entenderse. En otras palabras, es la capacidad de un ser hablante de interpretar y usar apropiadamente el significado social de las variedades lingüísticas, desde cualquier circunstancia, en relación con las funciones y variedades de la lengua y con las suposiciones culturales en la situación de comunicación. Se refiere, en otros términos, al uso como sistema de las reglas de interacción social.

Canale y Swain al identificar las dimensiones de la competencia comunicativa apuntan hacia el aspecto verbal y pragmático, pues tienen en cuenta el conocimiento de las estructuras lingüísticas, la adecuación de su uso a las exigencias del contexto, la estructuración coherente del discurso y el empleo de estrategias efectivas para iniciar, desarrollar y finalizar la comunicación. Integran en el concepto de competencia comunicativa los conocimientos y habilidades necesarios para lograr una comunicación eficiente, de modo que integran dos componentes que en Chomsky y en Hymes habían aparecido divorciados.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924