Sobrecarga del cuidador familiar del adulto mayor esquizofrenico
Autor: Lic. Asdrúbal A. Velasco Cañas  | Publicado:  21/06/2012 | Enfermeria , Psiquiatria , Geriatria y Gerontologia , Articulos | |
Sobrecarga del cuidador familiar del adulto mayor esquizofrenico .1

Sobrecarga del cuidador familiar del adulto mayor esquizofrénico

Velasco, Asdrúbal (1); Cegarra, Irene del C. (2); García, Yohalis del C. (3); Gil, José A. (4)

1. Docente de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Los Andes (ULA). Mérida, Venezuela.
2. Estudiante del Programa de Profesionalización en Enfermería de la Universidad de Los Andes (ULA). Extensión Valera.
3. Estudiante del Programa de Profesionalización en Enfermería de la Universidad de Los Andes (ULA). Extensión Valera.
4. Estudiante del Programa de Profesionalización en Enfermería de la Universidad de Los Andes (ULA). Extensión Valera.

Parroquia “Tres Esquinas”. Trujillo, estado Trujillo – 2012

RESUMEN

Objetivo: La presente investigación se realizó con el objetivo de determinar la sobrecarga del cuidador familiar del adulto mayor con Esquizofrenia que habita en la Parroquia Tres Esquinas de Trujillo, Estado Trujillo, durante el período Julio 2011 a Marzo de 2012.

Materiales y Métodos: Fue una investigación de tipo descriptiva, con diseño de campo y de corte transversal. La población estuvo conformada por 12 cuidadores familiares que residen en el sector. El instrumento utilizado fue un cuestionario estructurado, validado a través de la técnica “juicio de expertos”.

Resultados: Con base a las características del cuidador familiar el 58% se encuentran el grupo de edad de 46 y más años, la mayor parte de los cuidadores son de género femenino (67%) y casados con un 58%. En cuanto al nivel educativo, el 33% de los entrevistados son universitarios, el 41% están desempleados y el 50% de los cuidadores familiares son hijos del adulto mayor. En cuanto a las características del adulto mayor con Esquizofrenia, el 33% se encuentran el grupo de edad de 65 a 75, el 67% son de género masculino, y más del 65% de los casos han padecido por largos años esta enfermedad; y con relación a la sobrecarga del cuidador familiar del adulto mayor con esquizofrenia el 58% de los cuidadores presentaron sobrecarga moderada, el 20% sobrecarga leve y el 24% sobrecarga intensa.

Conclusiones; es evidente que el asumir el cuidado de un paciente con demencia, genera una crisis en el cuidador, por lo que se ve obligado a desempeñar un nuevo rol, que puede afectar con otros o predominar ante los demás.

Palabras clave: Sobrecarga, cuidador familiar, adulto mayor, Esquizofrenia.

INTRODUCCIÓN

Las personas mayores en general se ven excluidas de la participación en las actividades importantes y son discriminadas, en la mayoría de las veces, por presentar alguna patología mental que le impida satisfacer sus necesidades básicas (OMS, 2001). La demencia constituye una condición que limita a las personas por la falta de memoria, capacidad, movimiento y en ocasiones por sus relaciones. Sin embargo, los enfermos no pierden sus emociones (Pérez, 2005). La demencia senil según la OMS (1986), se considera que aparece por encima de los 65 años, y a partir de esta edad, el número de afectados pasa de incrementarse linealmente con la edad. En consecuencia, a mayor cantidad de años, mayores son las posibilidades de contraer problemas físicos y mentales. Por esta razón los adultos mayores, necesitan personas que dediquen gran parte de su vida a que los cuiden, representando para las personas implicadas realizar tareas que generan responsabilidad y con ello situaciones para la cual probablemente no están en capacidad de enfrentar.

Las personas requieren alcanzar habilidades específicas para satisfacer las necesidades cotidianas, de tal manera que puedan vincularse a los distintos roles social de acuerdo con la etapa vital en el cual se encuentre. En estas situaciones requiere del acompañamiento de otro que lo apoye o le realice las actividades que le permitan lograr su bienestar y máxima funcionalidad, según sea el caso, el cuidado podrá ser realizado en instituciones especializadas, en centros geriátricos o bien en el hogar.

El cuidado en este último se ha denominado como cuidado familiar, que incluye todas las personas que no pertenecen al sistema formal de servicios (Santana, 2003), y que por una u otra razón atienden necesidades de cuidados de otras personas dependientes. Según De la Cuesta (2004 p. 39), el cuidador familiar ha realizado una contribución importante al sistema formal de salud en el cuidado de las personas mayores con dependencia, al afirmar que “tradicionalmente la familia ha desempeñado un importante rol en el restablecimiento y mantenimiento de la salud y en el bienestar de sus miembros”. En consecuencia, la familia como fuente de apoyo o de vulnerabilidad se convierte en una variable de mucha significación, a ser tenida en cuenta por el equipo de salud, en especial por enfermería, ya que es en el cuidador familiar en quien generalmente recae el mayor impacto. Dicho impacto (carga) será modulado por el tipo de enfermedad, por el curso y gravedad de la misma, por el apoyo socio familiar existente, por los recursos y estrategias de afrontamiento del cuidador y por las características del paciente.

OBJETIVOS

1. Identificar algunas características del cuidador familiar y del adulto mayor con Esquizofrenia, que habitan en la Parroquia “Tres esquinas” de Trujillo.
2. Identificar el nivel de sobrecarga del cuidador familiar, a través de la escala de Zarit.

METODOLOGÍA

Es una investigación de tipo descriptiva, que según Dankhe, citado por Hernández, Fernández y Batista (1998), “es que busca especificar la propiedades importantes de personas, grupos o comunidades o cualquier otro fenómeno que sea sometido a análisis.

El estudio se ubica en un diseño de campo, mediante la cual se aspira recolectar de la realidad donde ocurren los hechos la información. Al respecto Arias (2004, p.28), plantea que la investigación de campo “consiste en la recolección de datos, directamente de los sujetos investigados, o de la realidad donde ocurren los hechos (datos primarios), sin manipular o controlar variable alguna”. En consecuencia, el estudio se realizó con los adultos mayores que padecen esquizofrenia que habitan en el Sector “Tres Esquinas”, de Trujillo, estado Trujillo.

En cuanto a la población, Hernández (2006), la define “el conjunto de todos los casos que concuerdan con una serie de especificaciones. La población para el estudio estuvo conformada por 12 cuidadores familiares de adultos mayores que padecen esquizofrenia que habitan en el Sector “Tres esquinas” del estado Trujillo.

La Variable de la investigación estuvo representada por el cansancio del rol del cuidador familiar del adulto mayor con esquizofrenia, y se definió el agotamiento, cansancio y estrés presentes en el cuidador familiar producto del cuidado del adulto mayor con esquizofrenia.

Operacionalmente se midió a través de las características del cuidador familiar (género, edad, estado civil, nivel educativo, ocupación, parentesco), características del adulto mayor con Esquizofrenia (género, edad y tiempo con la patología), y el nivel de sobrecarga a través de la escala de Zarit (1980).

El instrumento utilizado fue semiestructurado en tres partes, validado a través de la técnica de juicio de expertos, según los siguientes criterios: presentación del instrumento, calidad de redacción de los ítemes, pertinencia de la variable con los contenidos, correspondencia de las dimensiones con los objetivos y factibilidad de aplicación.

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Con base a las características del cuidador familiar del adulto con esquizofrenia, el 58% se encuentran el grupo de edad de 46 y más, seguido del grupo de 36 a 45 con 25%, lo que se demuestra que la mayor parte de los cuidadores son personas de mediana edad, aspecto que hay que tomar en cuenta, ya que las personas con trastornos de esquizofrenia demandan lo que implica factores de riesgo que puedan contribuir con su desgaste físico y emocional. En este sentido, según el Informe de un grupo científico de la OMS sobre la Demencia Senil (1986), las personas afectadas por enfermedades demenciales se caracterizan por una pérdida de la independencia debido a la mala memoria, empeorado la capacidad de la relación social, lo que pone de manifiesto la necesidad no sólo de proteger a las personas de edad, sino de atender a sus familias y vecinos.

Por otro lado, se evidencia que la mayor parte de los cuidadores familiares son de género femenino (67%), resultados semejantes a otras investigaciones realizadas por Velasco (2010). Asimismo, la mayor parte de la población son casados con un 58%, seguido 17% divorciados e igualmente en concubinato, lo que dificultaría la atención del adulto mayor ya que la mayor parte de la población en estudio tiene también responsabilidad con su propia familia, lo cual si no se satisface, generaría conflictos personales y familiares.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924