Abordaje del riesgo vascular en la consulta de Enfermeria en atencion primaria
Autor: Antonio Ocaña Moreno | Publicado:  10/07/2012 | Cardiologia , Enfermeria , Medicina Preventiva y Salud Publica , Medicina Familiar y Atencion Primaria , Angiologia y Cirugia Vascular , Articulos | |
Abordaje del riesgo vascular en la consulta de Enfermeria en atencion primaria .1

Abordaje del riesgo vascular en la consulta de Enfermería en atención primaria.

Antonio Ocaña Moreno (1), Francisco Javier Gallego Bermúdez (2), Inmaculada Calderón Gómez (3)

1. Enfermero Centro de Salud Cerro del Águila. Distrito Atención Primaria de Sevilla
2. Enfermero Centro de Salud Cerro del Águila. Distrito Atención Primaria de Sevilla
3. Técnico Especialista en Radiodiagnóstico. Hospital S. Juan de Dios. Bormujos.

RESUMEN

El riesgo vascular ha tomado mucho auge entre los profesionales de atención primaria en los últimos años, todo viene motivado por un aumento en las patologías vasculares en nuestra población que provocan grandes secuelas y casos de muerte súbita. Desde la consulta de Enfermería se puede trabajar de manera planificada para disminuir este riesgo, con ello se quiere evitar la enfermedad vascular a través de una estimación del riesgo y la ejecución de un plan de cuidado personalizado.

SUMMARY

Vascular risk has been gaining greatly among primary care professionals in recent years, all that is motivated by an increase in vascular diseases in the population, causing major consequences and cases of sudden death. Belongs to the planning of the nursing work to reduce the risk with this is to prevent vascular disease risk and estimate the performance of a personalized care plan.

PALABRAS CLAVE

Riesgo vascular, Estilo de vida, Modelo Score, Tabaquismo, Colesterol
Vascular risk, Way of life, Score Model, Smoking, Cholesterol


INTRODUCCIÓN

En España el riesgo cardiovascular es elevado según se desprende del metaanálisis de estudios transversales sobre los factores de riesgos en la población española (Mª José Medrano y cia, 2009, Medicina Clínica, Volumen 124, Issue 16, Pages 606-612).

Los pueblos Mediterráneos han gozado de una buena reputación en cuanto a sus hábitos de vida saludables, sin embargo, en las últimas décadas a consecuencia del desarrollo tecnológico, cambios en los mercados y la globalización mundial en general, se han exportado hábitos poco recomendables para nuestra salud, guiándonos hasta un enclave donde se han convertido en un problema de salud pública. Muchos de estos nuevos hábitos adquiridos como hemos comentado, inciden específicamente en el riesgo cardiovascular.

El riesgo cardiovascular está constituido a grandes rasgos por: la edad, el sexo, los antecedentes de enfermedad cardiovascular en familiares de primer grado (padres o hermanos) de forma precoz (antes de los 55 años en familiares varones y/o antes de los 65 años en familiares mujeres), Tabaquismo, Hipertensión Arterial, Dislipemia, Diabetes Mellitus, Obesidad, Estrés y Sedentarismo.

Las distintas autoridades sanitarias españolas han puesto en prácticas diversos procesos integrales para poder abordar esta nueva problemática que provoca una morbi-mortalidad bastante elevada dentro de nuestra población. Son los profesionales sanitarios los encargados de llevar a cabo las distintas actividades para conseguir un control sobre los riesgos y fundamentalmente los riesgos modificables.

Por todo ello, la Enfermería se vuelve imprescindible en los procesos integrados sobre el riesgo vascular, marcándose en las consultas de atención primaria el objetivo general de prevenir el riesgo vascular, y como objetivos específicos valorar inicialmente los parámetros de riegos como su catalogación, controlar analíticamente los factores (conjunto con el médico de atención primaria), proponer un de cambio de estilo de vida y un seguir el proceso.

VALORACIÓN INICIAL

En la primera visita se comenzará realizando una historia donde se combinen la entrevista y las exploraciones complementarias. A modo organizativo se puede dedicar de 20-30 min. para la entrevista un día y 20-30 min. para exploraciones y peticiones de pruebas analíticas otro día. De una u otra manera deben recoger los siguientes aspectos relevantes:

1. Anamnesis sobre la existencia de enfermedad vascular previa, principalmente basándonos en una entrevista y en los datos clínicos de su historia para descartar que ya presenta las siguientes patologías vasculares:

- Cardiopatía isquémica (angor de pecho, infarto agudo de miocardio y angioplastia o cirugía de revascularización miocárdica).
- Enfermedad cerebrovascular (ictus isquémico o hemorrágico, ataque isquémico transitorio, demencia vascular, angioplastia o endarterectomía carotídea y estenosis carotídea significativa).
- Arteriopatía periférica (índice tobillo brazo-patológico, claudicación intermitente y angioplastia o cirugía vascular periférica).
- Aneurisma aórtico.

2. Detección de los factores de riesgos vasculares:

a) Edad y Genograma sobre enfermedad vascular o muerte súbita precoz en familiares de primer grado (padres o hermanos), siendo el suceso antes de los 55 años para los hombres y antes de los 65 en la mujeres. También es necesario explorar en este apartado los antecedentes familiares de hipertensión arterial (HTA), Diabetes Mellitus tipo II, Obesidad mórbida y Dislipemias.

b) Antecedentes personales sobre hábitos tabáquicos, el nivel recomendable es su abandono y el consumo de alcohol de nuestro usuario, que no debe ser mayor de 20g/día en mujeres y 40g/día para los hombres.

c) Estudio de la Obesidad, a través de su Índice de Masa Corporal (IMC recomendable <25Kg/m2) para lo que se necesita su peso en kilogramos y su talla en metros (P/T2). Según los valores que se obtengan catalogar al usuario en No Obeso, Sobrepeso u Obesidad tipo I, II, III mórbida y IV extrema (SEEDO, 2007). A parte del Índice de Masa Corporal (IMC) es necesario comprobar su perímetro de cintura (PC) ya que se muestra más sensible a los factores de riesgo vasculares marcándose como límite en 102 para el hombre y 88 para la mujer.

d) Valoración de su presión arterial recomendable no superior a 140/90 mmHg para personas mayores de 18 años sin tratamiento farmacológico ni enfermedades concomitantes. Se deben realizar dos mediciones con metodología correcta y con un intervalo entre ellas de 2 minutos, eligiendo una media de ambas.

Si el usuario está tomando fármacos antihipertensivos de entrada se debe considerar como hipertenso pese a su cifras tensionales.

Además, en este apartado sería importante explorar a través de distintas pruebas sencillas, si existen lesiones en órganos dianas a consecuencia de la hipertensión arterial (HTA), entre ellas: el Índice Tobillo Brazo (ITB) descartando que sea inferior a 0.9; un electrocardiograma para su posterior valoración por el médico de familia descartando así hipertrofia ventricular izquierda; microalbuminuria 30-300mg/24h y su filtrado glomerular.

e) Valorar analíticas recientes o en su defecto pedir una actualizada, para comprobar el nivel plasmático de lípidos. En este apartado se hace esencial la colaboración del médico de atención primaria (MAP) para estudiar si la dislipemia es de origen primario o secundario, como también, la decisión de atajar el problema con tratamiento farmacológico.

Principalmente, desde Enfermería hay que valorar el colesterol total (<200mg/dl) en suero y comprobar que no existen más factores de riesgos vasculares u obesidad. Sin embargo, hay que añadir colesterol HDL (40-60 mg/dl); colesterol LDL (<100mg/dl) y Triglicéridos (150 mg/dl) si existen factores de riesgos vasculares u obesidad.

f) Realizar un cribado oportunista para la Diabetes tipo II, sería conveniente preguntar por antecedentes familiares; diabetes gestacional en el pasado y una prueba de glucemia capilar al azar para tener una referencia de su glucemia.

En caso de dudas proponer un estudio más detallado y hemoglobina glicada en sangre (<7%). Si la persona ya presenta un diagnostico confirmado debemos indagar sobre el propio proceso de Diabetes para averiguar el grado de control sobre su enfermedad.

3. Otros aspectos de interés en la entrevista:

Lo conforman el tiempo diario que dedica a la práctica de un ejercicio moderado y programado, como así, sus hábitos dietéticos actuales.

No se debe dejar atrás en estos tiempos el grado de estrés padecido en los últimos años. Para su cuantificación se puede recurrir a alguna escala de estrés como por ejemplo la de Thomas Holmes y Richard Rahe, en su escala de reajuste social (Anexo I)

Además, es importante preguntarle por el grado de seguimiento a planes o tratamientos en ocasiones anteriores y que disponibilidad presenta para cambiar su estilo de vida en para hacer disminuir sus factores de riesgo vascular.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924