El insomnio en el paciente psicogeriatrico
Autor: Dra. Katia Pereira Jiménez | Publicado:  12/07/2012 | Psiquiatria , Geriatria y Gerontologia , Articulos | |
El insomnio en el paciente psicogeriatrico .1

El insomnio en el paciente psicogeriátrico

Dra. Katia Pereira Jiménez. Especialista de primer grado en Medicina General Integral y Geriatría y Gerontología. Máster Longevidad satisfactoria. Hospital Psiquiátrico Provincial.

Hospital Universitario Psiquiátrico Provincial René Vallejo Ortiz. Camagüey.

Resumen.

Fundamento: Con la edad, el tiempo total de sueño tiende a disminuir. Se ha estimado que entre las personas mayores de 65 años el 60% padece de algún trastorno del sueño. La dificultad para conciliar el sueño, mantenerlo y la somnolencia diurna son los trastornos más frecuentes encontrados en el adulto mayor.

Objetivo: determinar el comportamiento del insomnio en pacientes de edad geriátrica en el Hospital Psiquiátrico Provincial René Vallejo, de Camagüey de Enero a Diciembre de 2009.

Método: El universo de estudio estuvo constituido por los 90 pacientes seguidos por la consulta de psicogeriatría en el periodo antes referido. Para la recolección y procesamiento de los datos se revisaron las historias clínicas de los pacientes. Las variables utilizadas fueron: Grupo de edades, sexo, antecedentes patológicos personales, uso de fármacos, trastornos del sueño. Los datos se procesaron de forma automatizada, utilizando estadísticas descriptivas.

Resultados: El grupo de edades con mayor incidencia de insomnio fue el de 60 a 69 años, el sexo en el cual predomino este trastorno del sueño fue el femenino (82.5%). Se encontró una estrecha relación entre los antecedentes patológicos personales, el consumo de medicamentos y el padecer de insomnio.

Conclusiones: El insomnio estuvo presente con un predominio en las féminas en las edades de 60-69 años y en los hombres el grupo de 70-79 años, con antecedentes patológicos de trastornos depresivos, esquizofrenia e hipertensión arterial.

Palabras Clave: Psicogeriatría. Trastorno del sueño. Insomnio.

Summary.

Foundation: With the age, the total time of dream spreads to diminish. It has been considered that among the 65 year-old grown-ups 60% suffers of some dysfunction of the dream. The difficulty to reconcile the dream, to maintain it and the day drowsiness is the most frequent dysfunctions found in the biggest adult.

Objective: to determine the behavior of the insomnia in patient of age geriátrica in the Provincial Psychiatric Hospital René Vallejo, of Camagüey of January to December of 2009.

Method: The study universe was constituted by the 90 patients continued before by the psicogeriatría consultation in the period referred. For the gathering and prosecution of the data the clinical histories of the patients were revised. The used variables were: Group of ages, sex, personal pathological antecedents, fármacos use, dysfunctions of the dream. The data were processed in an automated way, using statistical descriptive.

Results: The group of ages with more insomnia incidence the one went from 60 to 69 years, the sex in which I prevail this dysfunction of the dream was the feminine one (82.5%). It was a narrow relationship among the personal pathological antecedents, the consumption of medications and suffering of insomnia.

Conclusions: The insomnia was present with a prevalence in the féminas in the 60-69 year-old ages and in the men the 70-79 year-old group, with pathological antecedents of depressive dysfunctions, schizophrenia and arterial hypertension.

Key words: Psicogeriatría. I overturn of the dream. Insomnia.

Introducción.

Con la edad, el tiempo total de sueño tiende a disminuir. Se ha estimado que entre las personas mayores de 65 años el 60% padece de algún trastorno del sueño. La dificultad para conciliar el sueño, mantenerlo y la somnolencia diurna son los trastornos más frecuentes encontrados en el adulto mayor. (1-3)

El insomnio es un síntoma frecuente; cerca del 10% de la población presenta insomnio crónico y aproximadamente el 50% tiene insomnio significativo en algún momento de su vida. Puede ser primario (es decir, de larga evolución, con relación mínima o nula con fenómenos somáticos o psíquicos inmediatos) o secundario a problemas emocionales, dolor, trastornos físicos y uso o deprivación de fármacos. El consumo excesivo de alcohol al atardecer puede acortar el sueño y producir síntomas de deprivación por la mañana, por lo que el paciente se despierta cansado o, si tiene una dependencia grave, tembloroso y asustado. (4-6)

Otro problema fundamental que afecta al anciano es la debida a situaciones emocionales como lo son la jubilación, hospitalización, muerte de algún familiar querido, los cuales pueden llevarlo al insomnio transitorio o crónico en dependencia a su poder de adaptación al problema. (7,8)

El insomnio inicial (dificultad para conciliar el sueño) suele asociarse con trastornos emocionales como ansiedad, fobias o depresión, con dolor, problemas respiratorios, drogas estimulantes, deprivación de fármacos sedantes, higiene del sueño deficitaria (horario variable de sueño) y otros trastornos del sueño como síndrome de piernas inquietas, apnea del sueño, síndrome de la fase retrasada del sueño. El síndrome de la fase retrasada del sueño es un trastorno del ritmo circadiano en el cual el paciente tiene un retraso del sueño y de la hora del despertar y no puede mejorar su horario de sueño (no puede acostarse más temprano a pesar de una hora de despertar más precoz). (9,10)

En el despertar precoz el paciente concilia el sueño de forma normal pero se despierta demasiado temprano por la mañana, sin poder dormirse de nuevo o cayendo en un sueño inquieto e insatisfactorio. Este patrón de sueño constituye un fenómeno frecuente del envejecimiento, pero a veces se asocia a la depresión. Además pueden contribuir la tendencia a la ansiedad y a los pensamientos de autorreproche y auto castigo, que con frecuencia se magnifican por la mañana temprano. (11-13)

La inversión del ritmo del sueño suele reflejar un trastorno del ritmo circadiano del sueño. El uso inadecuado de sedantes y los turnos irregulares de trabajo que incluyen nocturnidad pueden inducir esta inversión, así como la apnea del sueño. Los pacientes con apnea obstructiva del sueño se encuentran somnolientos por la mañana, duermen o dormitan mucho durante el día y presentan un sueño nocturno intermitente con interrupciones frecuentes. Si se incrementan las dosis de un sedante por un diagnóstico incorrecto, el paciente puede presentar inquietud y delirio en el seno de un estado estuporoso o de confusión durante la noche. (14,15)

El estado de alerta de rebote ocurre frecuentemente al retirar los hipnóticos en un paciente que toma dosis elevadas de forma regular. La mayoría de los pacientes suelen interpretar erróneamente este efecto como un insomnio crónico. (16)

El insomnio en relación a su duración puede ser transitorio, el cual se incrementa con la edad y el crónico, que por lo general es más intenso que el transitorio.

Existen una serie de particularidades del anciano que los hace más vulnerable al insomnio. Es frecuente en este grupo de edad el desarrollo de malos hábitos para dormir, lo que conduce a una higiene del sueño inadecuada. Dentro de estas podemos citar a los horarios irregulares para acostarse, levantarse o mantenerse en la cama sin dormir; otras situaciones como trabajar antes de ir a la cama, uso de medicamentos, café o alcohol también interfieren en la conciliación del sueño. El anciano es muy susceptible a cualquier variación del ambiente de dormir como cambios en la temperatura, la cama, de habitación o ruidos que alteran profundamente al sueño. (17)

Por lo antes expuesto es que nos propusimos determinar el comportamiento del insomnio en pacientes de edad geriátrica en el Hospital Psiquiátrico Provincial René Vallejo de Camagüey de Enero a Diciembre de 2009.

Método.

Se realizó un estudio descriptivo con el fin de determinar el comportamiento del insomnio en pacientes de edad geriátrica en el Hospital Psiquiátrico Provincial René Vallejo Ortiz de Camagüey de Enero a Diciembre de 2009.

El universo de estudio estuvo constituido por los 90 pacientes que fueron (51 mujeres y 39 hombres), seguidos por la consulta de psicogeriatría en el periodo antes referido, previo consentimiento informado de los pacientes (Anexo 1).

Criterios de Inclusión: se incluyeron en el estudio todos los pacientes mayores de 60 años de ambos sexos, seguidos en la consulta de psicogeriatría con trastorno del sueño.

Criterios de exclusión: Aquellos pacientes que no desearon participar en el estudio.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924