Infeccion nosocomial. Aspectos a considerar dentro del bloque quirurgico
Autor: Manuel Luque Oliveros | Publicado:  31/07/2012 | Enfermedades Infecciosas , Medicina Preventiva y Salud Publica , Cirugia General y Digestiva , Articulos | |
Infeccion nosocomial. Aspectos a considerar dentro del bloque quirurgico

Infección nosocomial. Aspectos a considerar dentro del bloque quirúrgico

Luque Oliveros, Manuel. DUE, Docente, Especialista en Documentación Clínica, Postgrado en Cirugía Cardiaca y manejo de la ECMO a donantes en asistolia, Máster en Nuevas Tendencias Asistenciales en Ciencias de la Salud. Experto en atención al paciente y al cuidador. Acreditado en nivel de EXPERTO por la Agencia de Calidad Sanitaria de la Junta de Andalucía. Adscrito a la UGC del Servicio del Cuidados Críticos y Urgencias del HRT “Virgen del Rocío”

Según la OMS, estarían incluidas las infecciones que no se habían manifestado ni estaban en periodo de incubación, es decir, se adquieren durante su estancia y no son la causa del ingreso; también entrarían en esta categoría las que contraen los trabajadores del centro debido a su ocupación.

Otras expresiones similares son: Contagio hospitalario, Infección intrahospitalaria, infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria, Efectos Adversos ligados a la Hospitalización, Infección por gérmenes resistentes, o infección oportunista.

La Pseudomonas aeruginosa es un germen resistente a los antibióticos, a veces impropiamente llamado virus de quirófano, o virus de hospital, ya que en realidad no es un virus, si no, una bacteria, habitual en casos de contagio hospitalario.

En sentido general, el contagio hospitalario es la adquisición o propagación de una enfermedad, por insuficiente esterilización o falta de antisepsia , poniendo en contacto de manera involuntaria, microorganismos patógenos con personas, dentro de una instalación hospitalaria, o centro de salud.

GRADOS DE RIESGO

Según el riesgo de contraer infecciones que presenta esa población. En algunas unidades, incluso las de oncología, neonatología, cuidados intensivos y unidades de trasplante, quizá convenga tener un sistema de ventilación especial.

Se pueden considerar cuatro grados de riesgo:

A – Zonas de poco riesgo: por ejemplo, secciones administrativas.
B – Zonas de riesgo moderado: por ejemplo, unidades regulares de atención de pacientes.
C – Zonas de alto riesgo: por ejemplo, unidades de aislamiento y de cuidados intensivos.
D – Zonas de muy alto riesgo: por ejemplo, el quirófano.

Los pacientes infectados deben separarse de quienes presenten inmunodeficiencia. Asimismo, en una unidad de esterilización central o en la cocina de un hospital, las zonas contaminadas no deben comprometer la seguridad de las demás.

BLOQUE QUIRÚRGICO

Los quirófanos modernos que cumplen con las normas vigentes sobre la calidad del aire están prácticamente libres de partículas de más de 0,5 μm (incluso bacterias) cuando no hay nadie adentro. La actividad del personal del quirófano es el principal foco de bacterias transmitidas por el aire, que se originan sobre todo en la piel de las personas que lo ocupan. El número de bacterias transmitidas por el aire depende de ocho factores (cuadro 1). Los quirófanos convencionales se ventilan con 20 a 25 ciclos de recambio de aire por hora, purificado con un filtro de alto rendimiento, que entra en una corriente vertical. Los sistemas de ventilación con filtros de partículas, de alto rendimiento (HEPA), eliminan bacterias de un tamaño mayor de 0,5 a 5 μm de diámetro y se usan para obtener aire libre de bacterias en un entorno situado más adelante. El quirófano suele tener presión positiva en relación con los corredores circundantes para reducir al mínimo la entrada de aire al recinto.

CUADRO 1. Factores que influyen en la contaminación del quirófano transmitida por el aire

1. Tipo de intervención quirúrgica.
2. Calidad del aire proporcionado.
3. Número de ciclos de recambio de aire.
4. Número de personas dentro del quirófano.
5. Movimiento del personal del quirófano.
6. Grado de cumplimiento con las prácticas de control de infecciones.
7, Calidad de la ropa del personal
8, Calidad del proceso de limpieza

ESTRATEGIAS PREVENTIVAS

Existen algunos métodos aplicables, que pueden permitir reducir el número de afectados por esta afección.

Distanciar a los pacientes de los focos de contagio

Minimizar la presencia de visitantes y pacientes en los hospitales, al mínimo imprescindible, extendiendo la asistencia médica al domicilio del enfermo, puede permitir evitar o reducir el contagio con otros enfermos, visitantes, o puntos de infección nosocomial, siempre que, las características del paciente, el tipo de intervención, pronóstico y condiciones de su domicilio lo permitan. También puede requerir la visita ocasional del paciente a su centro de salud, o la colaboración de un familiar o sanitario particular, en el hogar.
Recopilación de datos y análisis
Analizar las características del proceso de hospitalización actual en la sanidad es un paso importante que puede establecer indicadores estadísticos sobre las causas a evitar (EAs).

Refuerzo de la profesionalización del personal sanitario

Otro factor de prevención es disminuir las rotaciones del personal sanitario (eventualidad, sustituciones y cambios de turno), para que de esta manera, también se reduzca la presión asistencial y permita a los profesionales del sector, atender a la prudencia, sensibilidad, y observancia de los protocolos de seguridad y asepsia.

BIBLIOGRAFÍA

1. Contenido refundido del esbozo original ahora redirigido al presente artículo.
2. Perdió un ojo por un ‘virus de quirófano’ y Sacyl pagará 48.000 euros.
3. Revista Perú21, 11 de febrero de 2009. POLÍTICA: Óscar Ugarte: Los hospitales viejos que tenemos facilitan las infecciones] Se habla de 2 muertos por esta causa y la proliferación del Pseudomonas aeruginosa.
4. http://www.bvs.hn/RMH75/pdf/1937/pdf/A7-3-1937-8.pdf Comunicado por la Secretaría de la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, 12, rue Newton, París XVI. (en la Reviste Médica Hondureña Pág. 228-230).
5. Guide Uniclima — Traitement de l’air en milieu hospitalier. aris, Editions SEPAR. ISBN 2.951 117.0.3.
6. World Health Organization. Guidelines for drinkingwater Qality, Vol. 1, Recommendations, 2nd edition.Geneva, WHO, 1993.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924