Habitos y conductas en el recien nacido de riesgo
Autor: Monica Pesce | Publicado:  4/07/2007 | Pediatria y Neonatologia | |
Habitos y conductas en el recien nacido de riesgo

Habitos y conductas en el recien nacido de riesgo

 

La Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (U.C.I.N.) es el servicio que atiende a los recién nacidos con alteraciones orgánicas y/ o funcionales que los exponen a una situación de riesgo.

 

El servicio de neonatología consta en general, de  las siguientes áreas:
 

Sector de internación conjunta:


Área destinada a los recién nacidos de bajo riesgo que no requieren cuidados intensivos, pudiendo estar con sus madres favoreciendo de esta forma el vínculo entre el bebé y su familia. El equipo de salud informa, asesora y educa a los padres sobre las pautas necesarias para establecer correctos hábitos de alimentación, sueño e higiene.

Sector de cuidados intermedios e intensivos:


Área destinada a recién nacidos de alto riesgo que requieren un control estricto del tratamiento médico indicado. Dichos pacientes son los recién nacidos:

 - Prematuros menores de 36 semanas con riesgo físico y/ o ambiental

 - Con retardo de crecimiento intrauterino

 - Con malformaciones congénitas

 - De bajo peso ( menor de 2300 grs.)

 - En tramite de adopción

 

Sector de consultorio de seguimiento y control de desarrollo:

 

Área destinada al control de los pacientes de alto riesgo al alta.

 

En cualquiera de las áreas, por las cuales circule el  bebé, lo importante para lograr hábitos y conductas, es el establecimiento de un buen vínculo entre ellos, los padres y el equipo de salud, integrado por neonatólogos, enfermeras especializadas, residentes rotantes en formación, terapeuta en estimulación  temprana y consultores  en las distintas especialidades.

En el caso de padres ausentes por diferentes razones, las voluntarias hospitalarias ayudan para la constitución de este vínculo.

 

En los recién nacidos de término y sin complicaciones, los hábitos y conductas, ya sean alimentarios, de sueño e incluso de juego se irán estableciendo en función de la interacción del bebe con su familia atendiendo sus necesidades fisiológicas e instalándose sobre las pautas sociales.



Hábitos alimentarios


Los hábitos alimentarios de los R. N. de riesgo dependen de la edad gestacional, así como del estadio de la patología en la que se encuentran.

Se define como etapa aguda el momento de ingreso a la U.C.I.N donde se decide la terapéutica de acuerdo a la patología y su gravedad. Aquí lo importante es resolver el cuadro clínico del R. N. prescindiendo de la alimentación.

A esto le sigue la etapa de recuperación, donde se inicia el control de crecimiento y desarrollo.

Se dispone de distintas estrategias que favorecen los hábitos alimentarios y que serán aplicados de acuerdo a la gravedad de la etapa de la enfermedad en la que se encuentra el recién nacido.

Lactancia materna: proceso natural de succión del pecho materno a través del cual se satisface el hambre y la saciedad y favorece la interacción entre la madre y su bebe. Es la herramienta más importante de la que disponemos para el desarrollo de los hábitos alimentarios y del sistema inmunológico, dada la protección que confiere la leche materna frente a distintas enfermedades. Permite restablecer el vinculo madre-hijo, muchas veces interrumpido cuando el R. N. De riesgo ingresa a la U.C.I.N.

Sondas nasogástricas y orogástricas: delgados tubos de plásticos flexibles que se introducen por la nariz o por la boca, hasta llegar al estómago. Se emplean en los recién nacidos que por su peso o edad gestacional aun no tienen condiciones de establecer una función de succión- deglución adecuadas. En este aspecto adquiere relevancia el uso de la succión no nutritiva.

Succión no nutritiva: permite mantener o estimular el reflejo de succión utilizando tetinas selladas o el pezón materno pero sin intención nutricional. Esto acelera la maduración del reflejo de succión permitiendo que esta sea más organizada, haciendo que la transición a la alimentación oral sea más rápida, favoreciendo el tiempo de transito intestinal, generando mayor ganancia ponderal (al producirse menor actividad, hay un mayor ahorro energético y mejor absorción de grasas gracias a la lipasa lingual). Todo este proceso genera disminución del estrés al que esta sometido el bebe dentro de la U.C.I.N.

Uso de vasito y/o cucharita: se usa en la etapa en la que el R.N. puede prescindir del uso de sonda pero complementando la lactancia materna insuficiente como recurso exclusivo para lograr una adecuada curva ponderal.

Lactador: es una sonda que se adhiere al pezón y que está conectada a un recipiente provisto de leche. El bebe succiona simultáneamente ambos elementos satisfaciendo su apetito. Este recurso se usa como estimulador de la glándula mamaria favoreciendo la producción de leche materna por el estimulo del reflejo de succión.

Una estrategia importante para establecer los hábitos alimentarios es el mantenimiento de los ritmos en los horarios de las rutinas alimentarias. , es decir la presencia de la madre, o de la voluntaria con una determinada frecuencia dentro de la U.C.I.N.



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado