Diagnostico Clinico Microbiologico de Vaginitis y Vaginosis bacteriana en pacientes con leucorrea
Autor: Dra. Bárbara Teresa Calderón Badia | Publicado:  24/05/2010 | Microbiologia y Parasitologia , Enfermedades Infecciosas , Ginecologia y Obstetricia | |
Diagnostico Clinico Microbiologico de Vaginitis y Vaginosis bacteriana en pacientes con leucorrea .1

Diagnóstico Clínico Microbiológico de Vaginitis y Vaginosis bacteriana en pacientes con leucorrea. Hospital V. I. Lenin. Enero-Marzo 2007.

Clinical and microbiological diagnosis of Vaginitis and bacterial Vaginosis in patient with leucorrea. V. I. Lenin Hospital. January- March 2007.

Dra. Bárbara Teresa Calderón Badía. Especialista de I Grado en Microbiología. Asistente de Microbiología. Hospital Universitario V. I. Lenin. Holguín, Cuba.
Dra. Luz María Parra Alonso. Especialista de II Grado en Microbiología. Auxiliar de Microbiología. Universidad Médica Mariana Grajales Coello. Holguín, Cuba.
Dra. María del Carmen Cordovés Martínez. Especialista de I Grado en Microbiología. Instructor de Microbiología. Hospital Universitario V. I. Lenin. Holguín, Cuba.
Lic. Mª Enidis Saad Espino. Licenciada en Microbiología. Auxiliar de Microbiología. Hospital Universitario V. I. Lenin. Holguín, Cuba.
Lic. Wilmer Martínez Martínez. Licenciado en Microbiología. Instructor de Microbiología. Universidad Médica Mariana Grajales Coello. Holguín, Cuba.

RESUMEN

Introducción: La investigación tiene como objetivo describir el comportamiento clínico microbiológico de Vaginitis y Vaginosis Bacteriana en pacientes con leucorrea, así como caracterizar a este grupo de pacientes con infección vaginal teniendo en cuenta otras variables.

Método: Se realizó un estudio descriptivo de series de casos, efectuado en el Laboratorio de Microbiología del Hospital V. I. Lenin durante los meses de Enero a Marzo de 2007. Las muestras fueron estudiadas a través de examen directo: en fresco y coloración de Gram. El análisis estadístico de los datos se resumió a través de números absolutos y porcentajes.

Resultados y Conclusiones: La frecuencia de infecciones vaginales fue de 56%, siendo Vaginosis Bacteriana la más frecuente (42.8%), seguido de Vaginitis por Candida (37.5%) y Trichomonosis vaginal (9.8%). El grupo de edad más afectado fue el de 25 a 31 años (31.2%), de procedencia suburbana (45.5%), con más de una pareja sexual (53.5%) e inicio de las relaciones sexuales antes de cumplir los 20 años (77.6%), el uso de DIU predominó en las pacientes (61.6%). Las manifestaciones clínicas más frecuentes fueron: prurito (62.4%) y mal olor (61.7%). En la Vaginosis Bacteriana la leucorrea fue gris (41.6%), con mal olor (87.5%) y abundante (70.8%), en la Candidiasis vaginal, blanquecina (73.8%), sin mal olor (92.8%) y escasa (76.1%), en la Trichomonosis vaginal, amarillo verdosa, con mal olor (72.7%) y abundante (81.8%).

Palabras Clave: Vaginosis Bacteriana, Vulvovaginitis, Candidiasis, Trichomonosis Vaginal.
Key Words: Bacterial Vaginosis, Vulvovaginitis, Candidiasis, Vaginal Trichomonosis.

INTRODUCCIÓN

Las infecciones vaginales son un problema frecuente que afecta el bienestar de la mujer y son un motivo común de búsqueda de atención médica (1, 2).

Las investigaciones muestran que el 95% de toda la descarga vaginal o infección proviene de 5 condiciones (3) que en orden de frecuencia son: vaginosis bacteriana, vulvovaginitis por Candida, cervicitis (con frecuencia ocasionada por Chlamydia trachomatis, virus Herpes simple o Neisseria gonorrhoeae, secreciones normales pero excesivas y vaginitis por Trichomonas vaginalis. La candidiasis es la segunda infección vaginal más frecuente en los Estados Unidos de América y la primera en Europa (4).

La frecuencia con la cual se presenta la Vaginosis Bacteriana varía poco con la edad y es mayor en mujeres que usan métodos locales de planificación tales como el dispositivo intrauterino, el condón y el diafragma. Además, esta enfermedad no tiene prevalencia racial (3, 4, 5).

El 28% de las mujeres atendidas en las clínicas de infecciones de transmisión sexual presentan vaginitis. La candidiasis es la primera causa de vulvovaginitis (4, 7, 9).En América se realizan numerosos estudios para conocer aspectos clínicos epidemiológicos y del diagnóstico de la trichomonosis urogenital, estableciéndose una prevalencia de 12,0% en mujeres entre 30 y 50 años (4, 8, 9).

Clínicamente, la determinación sistemática del aspecto, el pH, el olor a aminas y la microscopía de la secreción vaginal resultan claves a la hora de establecer un diagnóstico exacto de las infecciones vaginales (3, 11).

Los microorganismos del tracto genital se relacionan con múltiples complicaciones de la esfera ginecoobstétrica. La Vaginosis Bacteriana y en menor escala, la trichomonosis, se asocian con parto pretérmino, rotura prematura de membranas e infección del tracto genital superior (3, 6), displasias cervicouterinas, salpingitis, enfermedad inflamatoria pélvica, infecciones de la cúpula vaginal post histerectomía, infección del líquido amniótico, corioamnionitis histológica y endometritis post cesárea (12, 13).

La Vaginosis Bacteriana es la infección vaginal más común en mujeres en edad reproductiva, representa cuando menos, una tercera parte de todas las infecciones vulvovaginales (3), se caracteriza por la asociación de secreción vaginal homogénea y cambios en su composición bacteriana y bioquímica; tales cambios se evidencian por aumento del pH por encima de 4.5, disminución de los lactobacilos y del ácido láctico, aumento de otras bacterias (Gardnerella vaginalis, Bacteroides, Peptoestreptococos, Mobiluncus, Eubacterium, Fusobacterium y Mycoplasma) y del ácido succínico, aparición de aminas y del fenómeno llamado “células guía”, “células clave” o “clue cells” (3, 6,10, 18).

Candida albicans es responsable del 80 al 90% de la vaginitis por hongos pero en los últimos años se han aislados otras especies (Candida glabrata, Candida tropicalis, Candida parapsilosis, Candida krusei, Candida guilliermondii) consideradas como levaduras emergentes relacionadas principalmente con episodios de Candidiasis vulvovaginal recurrente (9, 14, 18).

La Vaginitis por Trichomonas vaginalis también es frecuente, representa aproximadamente el 25% de las vaginitis sintomáticas. Este parásito infecta la vagina, la uretra, la vejiga y las glándulas de Bartholino (15, 16, 18).

En la práctica clínica, las infecciones vaginales se diagnostican de acuerdo a la sintomatología y las características del flujo vaginal y en la mayoría de las veces se inicia un tratamiento empírico. Sin embargo, es importante diagnosticar y tratar oportunamente estas entidades pues a pesar de ser benignas puede dar lugar a complicaciones graves.

El diagnóstico microbiológico de las infecciones vaginales referidas es realmente rápido fácil y económico y se puede realizar a nivel de cualquier laboratorio, como método se utiliza el examen directo de la secreción vaginal sin necesidad del cultivo por tener una alta sensibilidad y especificidad (4, 16, 17, 19).

La alta frecuencia de pacientes que acuden a laboratorios clínicos procedentes de la consulta externa solicitando atención microbiológica para el diagnóstico de infecciones vaginales nos motivó a realizar esta investigación para describir el comportamiento clínico microbiológico de Vaginitis y Vaginosis Bacteriana en pacientes con leucorrea y así contribuir al mejor conocimiento y tratamiento de las mismas. Problema: Cómo se comportan clínica y microbiológicamente las Vaginitis y Vaginosis Bacteriana en pacientes con leucorrea.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924