Ahorcamiento Incompleto en un niño de 9 años. Presentacion de un caso clinico
Autor: Dra. Surrianis Marrero Mesa | Publicado:  21/10/2010 | Medicina Forense y Legal , Pediatria y Neonatologia , Casos Clinicos de Medicina Forense y Legal , Casos Clinicos de Pediatria y Neonatologia | |
Ahorcamiento Incompleto en un niño de 9 años. Presentacion de un caso clinico .1

Ahorcamiento Incompleto en un niño de 9 años. Presentación de un caso clínico.

Dra. Surrianis Marrero Mesa. Especialista de 1er grado en Medicina General Integral. Residente de 2º año de Medicina Intensiva y Emergencias.

Dr. Nguyen Castro Gutiérrez. Especialista de 1er grado en Medicina Interna. Especialista de 2º grado en Medicina Intensiva y Emergencias. Profesor instructor de Medicina Interna. Máster en Urgencias Médicas.

República Bolivariana de Venezuela. Misión Médica Cubana Barrio Adentro

Introducción:

El ahorcamiento es reconocido como uno de los métodos más frecuentes de la autodestrucción en el ser humano. Fue en otras épocas un modo de impartir justicia. Es más frecuente en el campo que en la ciudad y en el sexo masculino (1).

Desde el punto de vista de la realidad de nuestros días, los médicos nos enfrentamos con carácter esporádico a situaciones donde un paciente intenta quitarse la vida por medio del ahorcamiento o la estrangulación voluntario, ello constituye una forma especial y bien individualizada de autodestrucción con particularidades en la forma de morir, cuando el intento de autolisis es exitoso y también con una mezcla variada de complicaciones, que son las que en definitiva enfrentan al intensivista con este tipo de pacientes cuando el intento de autolisis por múltiples razones no es logrado (1,2).

Para que se produzca la muerte, basta con que parte del sujeto quede colgado y no toda la persona, algunas personas han sido encontradas con las rodillas en el suelo ó incluso semisentadas. Esto se logra ya que sólo es necesario 2Kg para obliterar las venas yugulares, 5Kg para obliterar las arterias carótidas, 15Kg para obstruir la tráquea y 25Kg para suprimir la permeabilidad de las arterias vertebrales (2,3).

El Ahorcamiento, Ahorcadura, Suspensión, o Colgamiento puede definirse como la muerte producida por la constricción del cuello, ejercida por un lazo sujeto a un punto fijo y sobre el cual ejerce tracción el propio peso del cuerpo.

Se han descrito verdaderas epidemias de suicidio por ahorcadura, ya como mecanismo único, ya combinado con otras violencias de la misma etiología. Se distinguen en la práctica las siguientes variedades de ahorcamiento: Ahorcamiento Completo e Incompleto, que depende de la altura a que ha quedado el cuerpo después de la suspensión. En el primero todo el cuerpo, está suspendido en el aire, en el segundo, una parte mayor o menor del cuerpo toca tierra, por lo que la tracción sobre el lazo suspensor no corresponde a todo el peso corporal (3,4,5).

La compresión sobre las estructuras del cuello (vasos sanguíneos, vías aéreas y columna vertebral) cuando alcanzan un determinado nivel de presión causan consecuencias importantes, que pueden mantener el peligro de muerte y/o dejar secuelas neurológicas graves que obligan a buscar asistencia médica especializada en las Unidades de Cuidados intensivos (5).

La etiología del Ahorcamiento puede ser: Accidental, lo cual constituye noticia sensacional, Homicida, la que resulta extremadamente raro por la fortaleza que tiene que poseer el agresor, Suicida, siendo esta una de las causas más frecuentes de procurarse la muerte, más frecuente en las áreas rurales, en el sexo masculino y en la raza blanca, y el Suplicio, o como forma de impartir justicia, ya prácticamente abandonada, fue la primera en nuestro país, rápidamente sustituida por el garrote y posteriormente este por el fusilamiento aplicado ya solo de forma excepcional (5,6).

En cuanto a la fisiopatología se invocan varios mecanismos capaces de producir la muerte por ahorcamiento, como son (6):

Asfixia: Excepcionalmente por la compresión directa sobre la tráquea o la laringe ya que la elasticidad de la piel y el peso del cuerpo hacen que el lazo se desplace hacia arriba, por tanto, es más frecuente el desplazamiento hacia atrás del hueso hioides, lo que origina retropulsión de la lengua, apoyo sobre la pared posterior de la faringe y cierre del orificio superior de la laringe, finalmente hipoventilación.

Compresión vascular: La compresión de los vasos del cuello producen alteraciones encefálicas que desempeñan un papel importante en la producción de la muerte, siendo su lesión fundamental el edema cerebral.

Mecanismos nerviosos:

a) Acción vagal, por estímulo directo sobre los nervios craneales neumogástricos, resultados: trastornos cardíacos y de la mecánica ventilatoria.
b) Acción inhibitoria refleja con punto de partida en la contusión laríngea o en la estimulación de los senos carotídeos
c) Acción sobre la médula y/o el bulbo a consecuencia de lesiones vertebrales (luxación, fractura o luxofractura) que se puedan producir.

Los pacientes que sobreviven a un intento de ahorcamiento, pasan por 3 momentos claves en la asistencia médica que deben recibir para garantizar salvar la vida (5,6,7).

1. La asistencia primaria en el sitio del intento de autolisis, que conlleva la liberación de la presión sobre las estructuras del cuello, la garantía de ventilación y la protección de la columna cervical ante una posible luxofractura, y que además implica el transporte especializado o no hacia el medio hospitalario.
2. La recepción en el cuerpo de guardia de los hospitales, donde debe ser evaluado exhaustivamente en busca de consecuencias de la compresión de las estructuras del cuello y tratadas las complicaciones que pueda tener a su llegada.
3. La decisión de ingreso en las Unidades de atención al grave y el planteamiento del esquema terapéutico definitivo.

Puede recibirse al paciente en coma, estupor, estupor agitado, con convulsiones generalizadas o no, deprimidos o recuperados de un Paro Cardiorrespiratorio previo (6).

En el examen del aparato respiratorio se puede percibir un estridor inspiratorio, cianosis en máscara, generalizada o distal, en la auscultación no aparecen signos particulares del evento y tal vez si, de sus complicaciones.

En el aparato cardiovascular la taquicardia y la hipertensión serían los rasgos más comunes (5,6).

En el cuello del enfermo existe un surco equimótico.

Otras formas en que se puede recibir un paciente:

 Status convulsivo
 Paro cardiorrespiratorio
 Shock y bradicardia extrema.
 Cuadros demenciales agudos.
 Cuadriparesia por luxofractura y lesión medular.

Finalmente debemos llamar la atención de que este evento patológico puede acompañarse con la ingestión en exceso de psicofármacos o alcohol, elementos que pueden distorsionar el estado clínico del paciente incidiendo signos y síntomas de toxicidad de estos elementos al cuadro anteriormente descrito (7,8).



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924