Sistema automatizado de apoyo al diagnostico de lesiones en imagenes de mamografias. Segunda parte. Situacion referencial
Autor: Dr. Juan José Bedolla Solano | Publicado:  10/02/2012 | Radiodiagnostico y Radioterapia , Articulos | |
Sistema automatizado diagnostico lesiones imagenes mamografias. Segunda parte. Referencias .1

Sistema automatizado de apoyo al diagnóstico de lesiones en imágenes de mamografías (Segunda parte). Situación referencial.

Dr. Juan José Bedolla Solano
Dr. Ramón Bedolla Solano
Dr. José Antonio Montero Valverde
Dr. José Luis Rosas Acevedo
Dra. Miriam Martínez Arroyo
Dr. Ramiro Morales Hernández

Palabras clave: Mamografías, Calcificaciones, Microcalcificaciones, fibroadenomas, IRM.

El cáncer de mama es una de las pocas localizaciones tumorales en las que se ha tenido eficacia utilizando la mastografía y reducir la mortalidad. Las oportunidades efectivas de prevención de cáncer de mama hacen que la detección precoz y la actualización terapéutica sean los instrumentos con más impacto potencial en el control del tumor.

La Mamografías (1)

La mamografía también llamada mastografía, es una imagen plana de la glándula mamaria obtenida con rayos X. El mapa bidimensional de radiación atenuada por la mama incide sobre el receptor de imagen (la placa radiográfica en un mastógrafo convencional o el detector electrónico en un equipo digital) y allí se forma una imagen latente que es hecha visible por un proceso químico (equipo analógico con película) o electrónico (digital). Así un estudio mastográfico de escrutinio para detectar lesiones subclínicas en mujeres asintomáticas consiste en dos pares de imágenes: una proyección cráneo-caudal y una medio-lateral-oblicua, para cada mama. La mastografía ó mamografía es un procedimiento radiológico mediante rayos X. Si el resultado de la interpretación es incierto o sospechoso se repiten las pruebas mamográficas o se aplica el protocolo de confirmación diagnóstica con nuevas pruebas de imagen y/o biopsia del tejido mamario.

En las mastografías se utiliza la información visual, que permite conocer la estructura interna de los senos para estudiar los tejidos y buscar lesiones en base a la apariencia, consistencia, tamaño y región en donde se localiza. Sin embargo, no son fáciles de interpretar, debido a las pequeñas diferencias de densidad en la imagen, lo que provoca que el profesional encargado de analizarlas, a pesar de su experiencia, no sea capaz de detectar en ellas un porcentaje importante de tumores.

Una mamografía de escrutinio busca visualizar lesiones como los nódulos (es decir menores de 0.5 cm.), calcificaciones (nunca palpables por su reducido tamaño), asimetrías en la densidad mamaria, y/o distorsión de la arquitectura de la glándula. Los nódulos, son objetos que aparecen en ambas proyecciones con densidad media y alta, se confunden con el tejido glandular, y sus contornos son indicadores de malignidad. Las calcificaciones son acumulaciones cristalinas de calcio, de tamaños de cientos de micras, cuyo patrón de agrupación y morfología es indicador de malignidad.

La mamografía es el mejor método de diagnóstico por imágenes que se dispone en la actualidad para la detección de lesiones mamarias mínimas, fundamentalmente pequeños carcinomas que se manifiestan solamente por microcalcificaciones o tumores menores a 1 cm. de diámetro, no palpables durante el examen médico (Antonie et al, 2001).

La mastografía se ha ido difundiendo rápidamente en los países desarrollados como medida de control.

Calcificaciones (2)

Las calcificaciones en el seno son pequeños depósitos de calcio que se forman en el seno a medida que la mujer envejece. Son comunes, y pueden ser resultado de muchas cosas distintas, tales como golpes en el seno e inflamación. No se conoce la existencia de una relación entre la cantidad de calcio en la dieta de una mujer y las calcificaciones en el seno. Las calcificaciones son demasiado pequeñas para sentirlas al tacto. Pueden ser vistas en una mamografía, donde aparecen como pequeñas manchas blancas. La mayoría de las calcificaciones no representan riesgo alguno. No obstante, a veces pueden indicar la presencia de cáncer de seno, por lo que deben ser examinadas cuidadosamente. Hay dos tipos:

• Las macrocalcificaciones casi siempre están asociadas a condiciones benignas (no cancerosas). Aparecen en las placas de mamografía como manchas grandes y redondas y no requieren de exámenes de seguimiento. A menudo son causadas por el envejecimiento.

• Las microcalcificaciones son más pequeñas y más numerosas que las macrocalcificaciones. Por lo general son benignas, pero a veces se les asocia con el cáncer. El radiólogo examinará el tamaño, la forma y el patrón de distribución de las microcalcificaciones para determinar si parecen “sospechosas”. Podría ser necesario realizar más mamografías y una biopsia. Las microcalcificaciones “sospechosas” están asociadas al cáncer de seno en un 20 a 25 por ciento de los casos.

Si las calcificaciones están agrupadas de cierta manera, pueden ser un signo de cáncer. Según la cantidad, el tamaño y cómo se vean las manchitas de calcio. Las calcificaciones se diferencian entre sí de acuerdo a sus características propias, entre las que se encuentran las siguientes:

• Las calcificaciones cutáneas son en general de baja densidad y a menudo poseen un centro lúcido parecido al glóbulo rojo.
• Las calcificaciones vasculares son fácilmente reconocibles como líneas paralelas entrecortadas con un patrón tubular. En ocasiones, si sólo una pared de una arteria se encuentra calcificada, puede ser más difícil su caracterización.
• Groseras calcificaciones, con forma de "palomitas de maíz" (popcorn), se asocian a fibroadenomas en involución.
• Largas calcificaciones en vara son características de enfermedad secretora, también conocida como Mastitis a células plasmáticas, éstas surgen en patrón ductal hacia el pezón.
• Son comunes las calcificaciones de suturas en mamas operadas y luego irradiadas (es posible ver incluso los nudos).

Clásicamente se define como microcalcificación a toda aquella que mide en su diámetro máximo hasta un milímetro. Las calcificaciones redondas pueden variar en su tamaño, cuando son muy pequeñas, < 0,5 mm con márgenes bien definidos, son llamadas "puntiformes". Las calcificaciones mayores con un centro más lúcido, pueden corresponder a calcificaciones de las paredes de un quiste; si el grosor del borde es mayor pueden en general corresponder a necrosis grasa.

Es posible ver macro o microquistes lácteos en donde se manifiesta el calcio en su interior, éstos presentan una imagen más densa en el centro y se requiere para su caracterización una mamografía de perfil estricto (90 grados), en la cual esta imagen de mayor densidad podrá ser vista en la base del quiste. Las calcificaciones asociadas con patología maligna pueden aparecer solas o asociadas a distorsión del parénquima o a una masa (tumor). Las microcalcificaciones pueden estar asociadas a un carcinoma puro, con componente invasivo o predominantemente carcinoma invasor.

La mayoría de los autores clasifican el grado de sospecha de las microcalcificaciones según su morfología y forma de agruparse, siendo de mayor grado de sospecha las lineales o ramificadas y las agrupadas que las dispersas. Dentro de los estudios de imagen ideales para las calcificaciones mamarias además tenemos las siguientes:

• La ecografía ha permitido en la medicina moderna caracterizar los depósitos de calcio en imágenes casi patognomónicas, ya que la altísima densidad de estas partículas producen un signo llamado "sombra sónica", debido a la gran capacidad de reflexión del ultrasonido, impidiendo su recorrido por detrás de la calcificación. Este fenómeno también es utilizado para el diagnóstico de calcificaciones mamarias > a 5 mm, habitualmente halladas en antiguos fibroadenomas (3), En el campo de las microcalcificaciones no se ha logrado aún perfeccionar el método satisfactoriamente, ya que la alta frecuencia que requieren los transductores para lograr una imagen de gran definición (10-13 MHz) no permiten explorar la profundidad del parénquima mamario.

• Muchos autores han comenzado a utilizar la IRM (4) para evaluar mujeres con alto riesgo para presentar cáncer de mama, con parénquimas altamente fibroglandulares. El alto costo de este estudio obviamente limita su utilización a protocolos de investigación para pacientes de alto riesgo.

• Mastografía digital. Actualmente los centros de referencia en radiodiagnóstico mamario, utilizan la tecnología de sistemas computarizados para producir imágenes que no se vean afectadas por los artefactos de la mamografía convencional (ruidos, mala comprensión, alta densidad mamaria, etc.). Este sistema está compuesto por un emisor de rayos X que envía sus rayos a través de la mama ingresando a un detector digital y luego la imagen digitalizada a un procesador desde donde ésta puede ser caracterizada y mejorada, descartando algunas señales que no tengan significación (según su densidad y disposición) para visualizar otras que por sus características sean sospechosas y pasibles de procedimientos más profundos.

Otras partes de este trabajo
Este trabajo consta de distintas partes. A continuación se listan todas:
  1. Sistema automatizado de apoyo al diagnostico de lesiones en imagenes de mamografias. Primera parte. Generalidades
  2. Sistema automatizado de apoyo al diagnostico de lesiones en imagenes de mamografias. Segunda parte. Situacion referencial
  3. Sistema automatizado de apoyo al diagnostico de lesiones en imagenes de mamografias. Tercera parte. Metodologia


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924