Rellene este formulario para responder a un mensaje.
Puede elegir un emoticono para el asunto del mensaje:             
            
          
Smilies Crear un link a una página web Crear un link a una dirección de email Introducir una imagen Enter a media tag Crear una lista Poner en Negrita Cursiva Subrallar Tachar [spoiler]Spoiler text here[/spoiler] Citar Color del texto Cambiar tipo de fuente Tamaño de fuente
Hacer más pequeña la caja de texto
Hacer más grande la caja de texto
Opciones para este mensaje

HTML no permitido.
UBBCode no permitido.




En respuesta a:
Publicado por: MACHICADO
Asunto: Re: INTERVECION EDUCATIVA

INTERVENCIÓN EDUCATIVA

SERVICIOS RELACIONADOS

Debido a las numerosas necesidades de los niños con el síndrome X Frágil, requieren casi siempre servicios especializados en la escuela. Éstos incluyen terapia del habla y del lenguaje, terapia ocupacional, terapia física, educación física adaptada y formación en habilidades sociales. Aunque las necesidades de estos niños son bastante evidentes, el reconocimiento del derecho y recepción de todos o algunos de estos servicios por parte de la escuela puede ser difícil. Por ejemplo, un niño puede no obtener la discrepancia necesaria entre la puntuación de CI y la de pruebas de lenguaje para su calificación como necesitado de terapia del habla y del lenguaje en la escuela. Hemos encontrado a menudo que niños con el X Frágil están mejor atendidos en el sistema escolar con un diagnóstico de "Otros problemas de salud". Se puede usar esta etiqueta debido a su condición genética subyacente. El término exacto puede variar de una comunidad a otra.
De nuevo, los puntos fuertes y débiles de cada estudiante con el síndrome X Frágil pueden orientar la planificación del programa. Los objetivos del Programa de Intervención Educativa no tienen por qué estar condicionados estrictamente por la respuesta del niño en pruebas estándar. Más bien, los padres y profesionales tienen que tener en cuenta el comportamiento diario del niño, las habilidades que muestra en otras áreas y lo importante en sus logros sociales y académicos.
La forma en que el niño recibe estos servicios también puede variar, dependiendo de su edad y capacidad de atención, de los objetivos del tratamiento, de los recursos disponibles, etc. Por ejemplo, el logopeda, el terapeuta ocupacional y el maestro de la clase pueden desarrollar una serie de actividades o técnicas comunes para trabajar en clase con un estudiante que tiene el síndrome. Estos profesionales podrían ir al aula durante periodos programados y trabajar directamente con el niño, o bien supervisar la labor del maestro. También podrían realizar estos profesionales su trabajo de forma separada.
Según nuestra experiencia, los maestros han encontrado que, a menudo, emparejar a un niño con el X Frágil con un compañero con capacidad verbal da mejores resultados que trabajar con terapias uno a uno con el instructor. Como las preguntas o lecciones pueden dirigirse al compañero, el niño con X Frágil no está bajo la presión constante de tener que dar una respuesta verbal. Esto puede disminuir su nerviosismo y permitirle aprender la materia de manera más eficiente. En ocasiones, puede ser que se sienta más a gusto respondiendo verbalmente. Esta estrategia hace hincapié en el punto fuerte que suponen las habilidades de imitación de los niños con x Frágil, en vez de hacerlo en su punto débil que es responder preguntas o su lentitud en hacerlo.

SUGERENCIAS SOBRE EL TEMARIO Y MODIFICACIONES

Los educadores y padres que trabajan con niños con X Frágil han hecho una serie de sugerencias para adaptar los programas. Hay que decir de nuevo que no todas estas sugerencias pueden ser efectivas en todos los niños con el síndrome; sin embargo, pueden sugerir nuevas ideas y modificaciones. Algunas de estas sugerencias se relacionan a continuación:

LECTURA
- A los niños pequeños con X Frágil les puede gustar mirar revistas o dibujos en los libros, ya que son muy receptivos a las señales visuales. Esta es una buena manera de adquirir lenguaje y prerrequisitos para la lectura.
- Los niños con este síndrome suelen tener problemas con el método fonético para aprender a leer. Tienden a aprender mejor con palabras relacionadas con sus intereses (como sus historias favoritas o sus hobbies) o de sus necesidades (como la agenda escolar diaria o sus alimentos preferidos). Un padre y un maestro empezaron un block de notas de "experiencias lingüísticas" con un chico con el síndrome X Frágil. Los padres y el maestro escribieron en el libro todas las palabras, frases, poesías, oraciones simples que él pudiera leer de una manara regular. Los adultos revisaban el block con el niño una vez al mes, e incluso con más frecuencia para ayudarle a mantener sus habilidades. También ponían cada una de estas palabras en fichas que se usaban más tarde en la clase durante las actividades de lectura y escritura. Ahora, este chico con X Frágil secuencia las fichas para construir oraciones que oye.
- Muchas palabras pueden enseñarse escribiendo la palabra (p.e. pizza) en una cara de la ficha y pegando una imagen del objeto o acción en la otra cara. El niño puede comprobar si lee la palabra correctamente e incluso es algo que puede hacer él solo.
- Algunos maestros han notificado haber tenido éxito usando "familias de palabras" para leer. Mientras algunos han encontrado series de lectura con un fuerte y útil enfoque visual (como el programa de lectura Edmark), otros han usado libros de contenido interesante para el alumno en vez de un método particular. Un maestro de educación especial desarrolló un programa de preparación a la lectura basado en su experiencia con niños con el síndrome X Frágil llamado "Logo reading". Este programa se basa en la habilidad de estos niños para leer anagramas conocidos.
- Los niños con X frágil pueden ser reacios a leer en voz alta, particularmente en una situación uno a uno directa con el maestro. Ésta podría ser una excelente oportunidad para emparejar un estudiante con el síndrome con un compañero de lectura. Este compañero podría ayudar al niño con X Frágil a sentirse más cómodo con la tarea. Por ejemplo, el compañero podría leer en voz alta primero y escuchar cuando le toque al niño con X Frágil. Éste puede sentirse más a gusto grabando en una cinta lo que lee. El maestro y el alumno podrían después escuchar la cinta para ver que tal lo ha hecho.
- Puede ser bueno para algunos niños con el síndrome oir historias de una cinta a la vez que intentan seguir el texto en un libro. Podría ser una alternativa durante las sesiones de lectura.
- Muchos niños con X Frágil parecen responder muy bien a la música. Este punto fuerte puede ser utilizado para enseñarle habilidades de prelectura y otras habilidades académicas presentando la información como una canción (como el alfabeto, días de la semana, ejercicios de contar, etc.).

MATEMÁTICAS
- Los niños con X Frágil suelen tener problemas contando objetos haciendo la correspondencia uno a uno. Tienen tendencia a continuar contando mas allá del número concreto de objetos. Algunas actividades como colocar la mesa para un número de personas determinado o poner una carta en un sobre pueden enseñarles este concepto en un contexto significativo. También puede ser beneficioso que el niño elija sus propios objetos para contar que podríamos llamar "contadores".
- Algunos padres y maestros dicen haber obtenido buenos resultados con el sistema Touch Math currículum (ver Figura 2). En este sistema los niños memorizan la posición de puntos en los números utilizándolos para contar. A otro estudiante le gustaba usar dados para contar, ya que había memorizado la posición de los puntos y podía saber "cuántos" con sólo echar un vistazo.
- Algunos niños han aprendido a identificar los números a través de una determinada área de interés. Por ejemplo las matrículas de los coches, los números en las camisetas de jugadores de baloncesto o fútbol famosos, e incluso las estadísticas del béisbol.
- Tanto padres como educadores deberían prestar atención al número de problemas de matemáticas en una sola página. Los niños con X Frágil se pueden verse fácilmente agobiados o desorganizarse cuando se enfrentan a una página repleta de cuentas o problemas de palabras. Se centran mejor cuando se les presentan uno o dos problemas a la vez.
- Parece que estos niños trabajan mejor los conceptos matemáticos dentro del contexto de actividades prácticas (p.e. aprender qué monedas se pueden echar en una máquina expendedora).

ESCRITURA
- Los niños con X Frágil suelen tener significativas dificultades en motricidad fina. Por ello, tienen a menudo dificultades con actividades como recortar o escribir. Aunque deben aprender y practicar estas habilidades, deberían disponer de medios alternativos de comunicación que ellos conozcan. Por ejemplo, un niño podría usar un tampón (sello de caucho) para marcar su respuesta en vez de hacer un círculo sobre ella. Algunos niños han tenido muy buenos resultados en pruebas orales cuando el maestro le ha leído las preguntas individualmente, calificando después las respuestas verbales.
- Otro estudiante que empezaba a escribir las palabras que había memorizado tenía tendencia a omitir algunas letras y quedarse bloqueado en otras. Le gustaba que el profesor le deletreara la palabra y le dijera "alto" cuando se acababa, para que no escribiera repetidamente la última letra.
- A los niños con el síndrome también se les puede enseñar a utilizar plantillas con huecos relativamente grandes para escribir letras y palabras.
- Un sencillo procesador de textos en un ordenador puede ser una poderosa herramienta para que los niños superen sus dificultades en motricidad fina. Un niño que seguíamos en las escuela era capaz de escribir él solo las palabras que aprendía cada semana en el ordenador de la escuela. El programa, llamado "Dr. Peet's Talk/Writer", mostraba en la pantalla las palabras que tenía que aprender en letras grandes. Después imprimía la lista de palabras para estudiárselas en casa. La enseñanza asistida por ordenador también puede ayudar al niño con X Frágil a aprender a leer y conceptos matemáticos de una manera práctica y divertida.

SUGERENCIAS PARA EL DESARROLLO SOCIAL Y EMOCIONAL

Algunas de las familias que hemos seguido han informado que han obtenido resultados positivos con la siguientes actividades:
- Participación en los Juegos Parolímpicos, Artes Muy Especiales, y otros programas similares para gente con minusvalías. Estas actividades pueden ser divertidas y promover el desarrollo y el crecimiento social y emocional. Pueden ser necesarias algunas modificaciones para los niños con el síndrome X Frágil.
- Participación en grupos juveniles de la parroquia, clases, y actividades sociales, de manera particular aquellas que estén relacionadas con la música. Algunos niños con el síndrome son miembros activos de los coros de su parroquia. Esta actividad puede extenderse también a la adolescencia y a la edad adulta. Nosotros sabemos, por ejemplo, de varios adultos con X Frágil que hacen giras estatales con sus grupos corales.
- Participación en programas de entrenamiento de habilidades sociales que formen parte del programa escolar. Esto supone instrucción directa y práctica en el uso de habilidades sociales, como aprender a escuchar a los adultos, a saludar y despedir a la gente y a tomar turnos con sus compañeros.
- Participación en actividades deportivas que sean consecuentes con las posibilidades y gustos del niño, como natación, fútbol o bowling. Los padres pueden optar por apuntar a sus hijos en programas especializados como "béisbol challenger" (para niños con minusvalías) o una liga promovida por la Asociación para Ciudadanos con Retraso. También pueden utilizar los deportes como una oportunidad para la integración.
- Participación en programas terapéuticos de equitación y aprendizaje del el cuidado de los caballos. Sabemos de muchos niños con X Frágil que se han beneficiado de lecciones de equitación individuales o en pequeños grupos. Han mostrado mejoría en su nivel postural y control motor, así como en su autoestima. Además, cuidar los caballos y actividades relacionadas podrían convertirse en una excelente vocación para algunos adultos con X Frágil.
- Inscripción en clases de especial interés, como las de modelos. Una adolescente con X Frágil se benefició mucho de estas clases. Se volvió más cuidadosa con su apariencia física, mejorando su imagen y se hizo más confiada en sus habilidades sociales.

MANEJO CONDUCTUAL

El manejo de la conducta difícil de los niños con X Frágil, especialmente chicos, es con frecuencia la primera preocupación de padres y educadores. Estas conductas pueden incluir dificultad de permanecer sentado en una silla, seguimiento de órdenes verbales, empezar y completar una tarea de manera independiente, mantener tranquilas las manos y las piernas, controlar el aleteo y el mordisqueo, aceptar cambiar de una actividad a otra de una forma serena y tranquila, emplear un lenguaje apropiado (p.e. no decir juramentos) y en general permanecer tranquilo. Aunque los problemas en comunicación y sensoriomotores de los niños tienen mucho que ver en algunos de sus problemas conductuales, algunos niños pueden también presentar problemas de comportamiento específicos.
Desafortunadamente, no conocemos ninguna técnica o enfoque concreto que nos permita eliminar las conductas inapropiadas de la mayoría de los chicos con X Frágil ni siquiera del mismo chico de una temporada a otra. La variabilidad de esta condición es inmensa donde aún dos hermanos pueden mostrar muy diferentes temperamentos y conductas. La mayoría de las veces, adaptar el ambiente escolar u hogareño es mucho más efectivo a la hora de prevenir comportamientos difíciles. Algunas de estas técnicas incluyen:

- Seguir una rutina constante
- Usar agendas visuales y escritas para seguir las actividades diarias
- Reducir al mínimo la cantidad de ruido y distracciones visuales
- Tener a los niños ocupados en algún tipo de actividad

Estas medidas de prevención están en la línea de los puntos fuertes del niño. Algunos padres dicen que exigir con constancia a los niños que se adapten a las actividades familiares, como ir a los oficios religiosos o asistir a juegos de béisbol, ha resultado útil. Estas familias reconocen que el niño necesita tiempo para adaptarse a estas actividades, pero le proporcionan apoyo durante ese proceso. Por ejemplo, se les puede exigir al principio permanecer durante una parte del juego de béisbol, ampliando gradualmente este tiempo. Una vez que la actividad y la conducta que se espera de ellos se hacen familiares, estos niños incluso llegan a pasrlo bien con ello. Parece que esto también funciona en la escuela si lo que se pretende en cuanto a su conducta es lo suficientemente exigente y las consecuencias tanto para las conductas apropiadas como inapropiadas son consistentes.
Puede ser útil, tanto en casa como en la escuela, un sistema que recompense los comportamientos adecuados. Las recompensas deberían ser frecuentes y el sistema debería incluir algunos medios visuales para que el niño calibre sus progresos. Por ejemplo, un maestro añadía un eslabón a una cadena unida a la parte superior de una puerta cuando el niño mostraba el comportamiento correcto. Al final de la jornada, el niño podía recuperar sus eslabones para un regalo especial.
Por otro lado, un método basado exclusivamente en premios a la conducta correcta puede no ser suficiente. El maestro puede intentar situar al alumno con X Frágil en una zona de la clase que podríamos llamar "zona para calmarse" cuando se le vea sobreestimulado o cuando aparezcan comportamientos negativos sucediéndose unos tras otros. Este sitio podría ser un espacio donde los ruidos sean relativamente bajos y donde las señales visuales que puedan distraerle sean mínimas. Al niño se le puede sentar en grandes cojines o en un "beanbag" (especie de saco lleno de pelotitas), usar una grabadora, etc. Dentro del área específica para calmarse, el estudiante puede utilizar una o más técnicas para recuperar el control, como puede ser escuchar música relajante o balancearse en una mecedora. Llevar a un estudiante a un área para calmarse no debe entenderse como un castigo sino como una medida preventiva para evitar conductas negativas o angustia excesiva.
Algunos niños con X Frágil responden adecuadamente a la técnica del "tiempo muerto" en el sentido más tradicional del término, en el que se les sienta aparte del grupo por un corto intervalo de tiempo después de presentar un comportamiento inapropiado. En cualquier caso, es muy importante observar la frecuencia y las condiciones en que ese comportamiento se produce, la hora en que se produce, la actividad que se le ha pedido al niño que realice, y las consecuencias de la acción. Cualquier intento de desarrollar un plan de intervención debería ser un "esfuerzo de equipo", siempre que esto sea posible. Por ejemplo, un terapeuta ocupacional con formación en integración sensoriomotora puede dar sugerencias concretas sobre actividades de relajación basadas en su propia experiencia, así como en la de los padres y educadores.
La medicación también puede ser de mucha ayuda en el control de los síntomas del desorden de hiperactividad con atención didpersa que a menudo muestran los chicos con X Frágil. Muchos de estos estudiantes se pueden beneficiar del uso de medicamentos estimulantes como Ritalin y Dexedrine para ayudar a controlar su hiperactividad. Otras medicinas pueden ser útiles también para disminuir la ansiedad o la conducta agresiva. Es muy importante para los maestros y otros profesionales de la escuela ser conscientes de los efectos secundarios de los medicamentos y contactar regularmente con el médico que los ha recetado para comprobar su efectividad.

PERSPECTIVAS SENSORIOMOTORAS EN EL MANEJO CONDUCTUAL
Como ya se ha dicho antes, los niños con X Frágil suelen tener dificultades para mantener la atención en las tareas. También pueden ser extremadamente hipersensibles al tacto, a la vista, al sonido y/o al movimiento. Éstas y otras conductas negativas y arranques de cólera que se observan a menudo en estos niños pueden ser enfocados desde la perspectiva de la teoría de integración sensorial (IS). La teoría IS fue tratada por vez primera por A. Jean Ayres, Ph.D., como una enfoque multifacético para entender al niño con dificultades de aprendizaje. En pocas palabras, describe la manera en que el cerebro procesa la información que recibe a través de los sentidos. Muchos de los comportamientos observados en niños con X Frágil, como su respuesta negativa al tacto, vista, sonido y/o movimiento, pueden ser interpretados como disfunciones de este proceso.
La disfunción sensorial o el rechazo parecen ser comunes en niños con el síndrome X Frágil. Dado que la experiencia de la recepción de la información sensorial es tan forma negativa, tienden a reaccionar con un comportamiento disruptivo que escapa en gran manera a su control. Respuestas negativas frente a estímulos sensoriales mayores de los que pueden soportar (como cuando lloran en una clase ruidosa o un restaurante) pueden interferir en su habilidad para mantener la atención durante la realización de una tarea. La hipersensibilidad táctil, en particular, parece ser una importante característica que distingue a estos niños de otros que no teniendo el gen del X Frágil tienen problemas de desarrollo.
Un terapeuta ocupacional con formación especializada y experiencia en la teoría de la integración sensorial puede ser una parte fundamental en el programa educativo de un niño. Puede aplicar y supervisar una serie de procedimientos de tratamiento derivados de la teoría de la integración sensorial que parecen ser muy útiles para los niños con X Frágil. Esencialmente, el objetivo es ayudar a cada niño a enfrentarse con la información sensorial que recibe y mantener un nivel suficiente de alerta (o atención) de manera que pueda continuar aprendiendo habilidades más complejas.
Los planteamientos de procesamiento sensorial hacen hincapié en el uso de estimulación sensorial específica para lograr la respuesta motora deseada (como un decrecimiento en la actividad motora). Por ejemplo, un niño podría llevar un cinturón con pesas que se desplazan con cada movimiento de manera que se aumente el sentido respecto a la posición de su cuerpo en el espacio. Esto puede reducir la conducta hiperactiva y ayudar a los niños a estar sentados en su silla durante más tiempo.
La estimulación sensorial hace referencia al uso de estímulos sensoriales directos para mejorar conductas generales, como la capacidad de prestar atención. Por ejemplo, el maestro podría poner música suave de fondo para ayudarle al niño a calmarse.
La dieta sensorial hace referencia a la búsqueda de la intensidad, frecuencia y duración adecuadas del estímulo sensorial que sean útiles a cada niño. En los cuadros que siguen se pueden ver comportamientos típicos de niños con el síndrome X Frágil, con sugerencias para tratarlos desde un punto de vista de integración sensorial.
Hay que llamar la atención sobre el hecho de que los terapeutas ocupacionales están formados en otros planteamientos y técnicas teóricos que pueden ser muy útiles a niños con X Frágil. Por ejemplo, los terapeutas ocupacionales que trabajan desde una perspectiva de desarrollo pueden analizar la calidad de los movimientos que un niño necesita para sus tareas diarias, como vestirse o escribir. Algunas intervenciones que se sugieren podrían ser:
- El uso de tampones de caucho para deletrear cuando la escritura es un punto débil.
- Enseñarles el uso del teclado del ordenador para sustituir las necesidades de escritura.
- Trabajar sobre una superficie vertical (como una pizarra o un caballete) para fortalecer los hombros y alinear el brazo previamente al trabajo de mesa y como alternativa a permanecer siempre sentado.
Todas estas intervenciones pueden tener como resultado una mejora del comportamiento del niño en la clase optimizando así sus posibilidades de éxito.

PROBLEMAS DE INTEGRACIÓN SENSORIAL OBSERVADOS CON FRECUENCIA EN NIÑOS CON EL SÍNDROME X FRÁGIL

CONDUCTA PREOCUPANTE SISTEMA SUGERENCIAS DE INTERVENCIÓN
SENSORIAL
QUE PUEDE
ESTAR AFECTADO

- Pobre contacto visual
- No mira cara a cara a otra persona
- Parece sensible al brillo de la luz

VISUAL
vista - No exigir contacto visual mientras se le dan instrucciones verbales
- Dejarle llevar gafas de sol
- Proporcionar luz natural cuando sea posible
- Proporcionar un ambiente con estimulación visual reducida (p.e. paredes vacías o con decoración sencilla, alumbrado bajo)

- Reacciones negativas a los ruidos fuertes
- Taparse los oídos para reducir el ruido
- Hablar solo mientras realiza una tarea
AUDITIVO
Oído - Hablarles suavemente
- Proporcionarles un entorno con bajo nivel de ruido (música clásica, sonidos de la naturaleza, etc.)
- Introducir a los niños en ambientes ruidosos de manera gradual (p.e. una cafetería)
- Considerar el uso de tapones u orejeras para los oídos
- Procurar mantener al mínimo ruidos de origen disperso

- Hipersensible a los olores
- Los olores le distraen
- Huele objetos para explorarlos
OLFATIVO
Olfato - Usar olores naturales y aromas de frutas (fresa, plátano)
- Estar al tanto para que los perfumes no le distraigan
- Evitar limpiadores y pinturas fuertes
- Alentar la exploración con otros sentidos, como el táctil (tacto)

- Tiene fuertes reacciones negativas a ser tocado, sobre todo cuando se le roza
- Se siente incómodo con alguna ropa y etiquetas
- Tiene dificultades en tolerar el cepillado de dientes, peinado, lavado del pelo o el baño


HAY QUE ENTENDER QUE ESTAS CONDUCTAS PUEDEN SER RESPUESTAS DE PROTECCIÓN
TÁCTIL
Tacto - Avisar al niño antes de tocarlo
- Cogerlo de forma amable pero firme
- Consultar a un terapeuta ocupacional sobre técnicas de cepillado para disminuir las reacciones negativas al tacto
- Colocar al niño en la primera o última fila en la clase y reservarle asiento delante en el autobús para evitar que se golpee con otros niños
- Darle abrazos de oso y usar "beanbags" para crear un espacio que se asemeje a un nido
- Animar la exploración o el tacto al ritmo del niño
- Usar ropa de fibras naturales
- Lavar la ropa nueva antes de estrenarla



CONDUCTA PREOCUPANTE SISTEMA SUGERENCIAS DE INTERVENCIÓN
SENSORIAL
QUE PUEDE
ESTAR AFECTADO

- Evita muchos tipos de movimiento
- Busca balancearse
- Rechaza actividades físicas
VESTIBULAR
Atañe a los receptores del oído interno que ayudan a regular el sentido del equilibrio, movimiento y postura - Si el movimiento le da miedo, animarle pero no forzarle
- Proporcionarle una mecedora
- Ponerlo en un escenario de actividades que le estimule el sistema vestibular (p.e. juguetes giratorios, columpios)
- Proporcionarle posturas de trabajo alternativas (p.e. estar tumbado bocaabajo, estar sentado en un "beanbag")
- Probar alternativas a las sillas clásicas (p.e. un gran balón de gimnasia, taburete con asiento giratorio, "beanbag")
- Fomentar actividades atléticas y deportes no competitivos

- Saltos en el sitio
- Aleteo
- Mordisqueo de las manos
- Demasiado inquieto o distraído










RECORDAR QUE ESTOS COMPORTAMIENTOS PUEDEN DEBERSE A "SOBRECARGA" O UN ESFUERZO PARA ESTAR ALERTA.
PROPIOCEPTIVO
Sensaciones de los músculos, articulaciones y tendones que le permiten saber como están situadas las partes del cuerpo (brazos, piernas, boca,lengua) - Proveer oportunidades para incrementar la estimulación muscular permitiendo al niño llevar a cabo "tareas pesadas". Por ejemplo:
Mover sillas o mesas
Romper cajas
Manejar libros pesados
Limpiar la pizarra
Hacer flexiones o empujar la pared o la silla
Tirar de o empujar carretillas, carritos de libros, etc.
- Permitirle cambiar la posición cuando lo necesite (p.e. ponerse de pie si está sentado)
- Aplicar presión profunda (p.e. colocar algo suave y relativamente pesado en la espalda del niño mientras él está tumbado boca abajo)
- Permitir que masque chicle
- Estimular juegos oro-motores (p.e. tocar el silbato, hacer burbujas, o usar pajitas para beber )
- Darle bebidas espesas para beber con pajita
- Animar al niño a comer alimentos enteros o masticar alimentos con cierta textura y resistencia (p.e. zanahorias, trozos de pan duro, trozos de frutas, regaliz, galletas, pepinillos)


PRECAUCIONES:
- Intentar un planteamiento varias veces antes de rechazarlo
- Cambiar solamente una estrategia cada vez para ver si esto mejora la situación
- Trabajar estrechamente con un terapeuta ocupacional o un fisioterapeuta que estén formados en terapia de integración sensorial.

CONCLUSIÓN
En este folleto, hemos recogido y compartido experiencias útiles para la educación de niños con el síndrome X Frágil, especialmente chicos. Muchas de estas ideas y sugerencias pueden ser adecuadas para todos los niños de la clase. Por consiguiente, el tiempo y la energía necesarios para ponerlas en práctica pueden tener efectos de mucho alcance.
A pesar de las generalidades, no debemos olvidar que todos los estudiantes con X Frágil son diferentes. Cualquier esfuerzo debería hacerse en orden a identificar sus puntos fuertes y edificar sobre ellos, así como para optimizar sus capacidades. Como padres y profesionales, estamos obligados a usar la imaginación y ser creativos al trabajar con las necesidades de los niños que tienen el síndrome X Frágil.



  Ir a la portada de los Foros de Debate de Medicina, Salud y Enfermería

© PortalesMedicos, S.L.
Portada | Contactar | Condiciones Generales y Política de Privacidad | Política de cookies