Siglo XXI: ¿era de las zoonosis?
Autor: Oscar Rivera García | Publicado:  27/05/2009 | Microbiologia y Parasitologia , Enfermedades Infecciosas , Medicina Preventiva y Salud Publica | |
Siglo XXI. Era de las zoonosis


Siglo XXI: ¿era de las zoonosis?

 

Artículo de Opinión No. 20. Abril 14-2009

 


Por: Oscar Rivera García M.V.Z.

 

siglo_XXI_zoonosis/oscar_rivera_garcia

 

 

Los habitantes actuales del planeta Tierra somos testigos impotentes de una gran serie de factores y fenómenos interrelacionados que cada vez adquieren mayor volumen de presentación sin que se vislumbren medidas globales sincrónicas y efectivas para controlar los efectos adversos que estamos viviendo.

 

Somos igualmente testigos mudos, pasivos e inconscientes no solo de los llamados y voces de alerta, fruto de las múltiples reuniones de los organismos internacionales, sino también de los producidos en algunas naciones por sus diferentes gobernantes.

 

Si bien es cierto que en el mundo científico, incluyendo los climatólogos, cada vez es mayor la opinión en el sentido que la atmósfera terrestre va a un progresivo y peligroso calentamiento, un gran porcentaje de la población y aún algunos funcionarios oficiales consideran que todo no pasa de ser predicciones apocalípticas.

 

Los fenómenos actuales le dan la razón a la mayoría de los científicos que coinciden al opinar que la temperatura de la tierra se elevará entre uno y cinco grados centígrados en las próximas décadas.

 

siglo_XXI_zoonosis/animales_humanos_enfermedades

 


Indiferencia

 

A pesar de las múltiples informaciones en todos los medios de comunicación, prensa, radio, dramáticos documentales en la televisión, artículos de revistas científicas y populares, conferencias radiales, en relación a las consecuencias del cambio climático y los llamados a la ciudadanía para que se apliquen las diferentes recomendaciones sugeridas, la preocupación y concientización no pasan de ser efímeras.

 

Y esa preocupación se vuelve a manifestar, también en forma pasajera y con cierta indiferencia, al considerar algunos desastres como normales, ante informaciones sobre inundaciones, vendavales, incendios forestales, tormentas, tornados, granizadas inusuales, bajas de temperatura, calores extremos, sequías, etc.

 

Vale la pena anotar algunos datos de temperaturas extremas y granizadas registradas en los últimos años:

 

Hace unos cinco años, temperaturas de más de 40 grados centígrados en Francia que ocasionaron la muerte de cerca de 15.000 personas; los mismos niveles en el termómetro en los estados de Nevada, California, Arizona y el sur de Utah; en las Vegas se reportaron temperaturas de 47.2 grados centígrados, en el Valle de la Muerte durante siete días consecutivos la temperatura estuvo alrededor de 51.7 grados centígrados.

 

En el año 2006 se experimentaron temperaturas de 40 grados centígrados en Milán y Turín, Italia; en Los Ángeles y Fresno, California, picos de temperatura entre 46 y 49 grados centígrados, con centenares de muertos; en Buenos Aires, Argentina, una tormenta de granizo que daño más de 800 viviendas y cerca de 3.000 vehículos.

 

En varias regiones del planeta se han registrado granizos del tamaño de bolas de ping-pong y tenis y hace varios años en una región de España cayeron granizos con pesos superiores a un kilo.

 


Calentamiento global

 

El calentamiento de la Tierra debido a actividades humanas es el fenómeno que se denomina calentamiento global, este fenómeno abarca, entre otros elementos, dos temas centrales:

 

A. Intensificación del efecto invernadero por las actividades del hombre (industrias, fábricas, vehículos, construcción de carreteras, aumento de la extensión agrícola y ganadera, desecación de humedales para urbanizaciones, caza indiscriminada, destrucción del hábitat natural de muchas especies animales, tala de árboles y diversa vegetación ya para utilizar sus principios activos en la elaboración de medicamentos o para aprovechar su madera con fines industriales, como leña o para la elaboración de papel, derrames de combustibles en el mar por accidentes de barcos cisterna y en los ríos y otras fuentes de agua por ataques guerrilleros a oleoductos, etc.) que contribuyen de manera dramática a incrementar la presencia de dióxido de carbono y de otros gases como el metano en la atmósfera, conllevando a la intensificación del efecto invernadero natural, lo que genera el calentamiento global.

 

La presencia de dióxido de carbono en la atmósfera se ha incrementado como consecuencia de la revolución industrial, en especial por el uso de combustibles fósiles.

 

Cada vez salen al mercado millones de vehículos y otra serie de equipos que para su funcionamiento requieren del uso de gasolina, petróleo, ACPM, etc. demanda impulsada por el crecimiento tanto de la población animal como de la humana calculada ésta en la actualidad en cerca de siete mil millones de habitantes y que según estimativos dentro de 20 años puede llegar a diez mil millones de personas.

 

Así mismo la demanda de energía de la población mundial está en permanente incremento, lo que conlleva a un aumento en las emisiones de gases invernadero, razón por la cual la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera se aumenta a pasos gigantescos trayendo como consecuencia la generación de un cambio climático.

 

Como fruto de las actividades humanas, cada año ingresan a la atmósfera seis mil millones de toneladas de carbón en forma de dióxido de carbono; tres cuartas partes se deben a la quema de combustibles fósiles y el resto a la deforestación, a cambios en el uso de la tierra y a la producción de cemento.

 

En otras palabras este carbón en forma de dióxido de carbono es el gas invernadero más importante que el hombre libera a la atmósfera y como respuesta el clima de la Tierra está cambiando.

 

 



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado