Diagnostico por imagen, con el uso de la TAC, de patologias auditivas y sordera neurosensorial
Autor: Dra. Adnolys Reyes Berazaín  | Publicado:  26/11/2009 | Imagenes de Otorrinolaringologia , Imagenes de Radiodiagnostico y Radioterapia , Imagenes de Neurologia , Otorrinolaringologia , Neurologia , Radiodiagnostico y Radioterapia | |
Diagnostico por imagen, con el uso de la TAC, de patologias auditivas y sordera neurosensorial .3

En ocasiones la enfermedad progresa afectando de forma predominante la zona de la ventana oval coexistiendo una sordera de transmisión con la sordera neurosensorial.

 

La lesión activa tiene una apariencia espongiótica y su tejido es rico en elementos celulares y se identifica en la TAC como áreas de desmineralización, de baja densidad, localizadas alrededor de la cóclea, en el estadio final la reosificación conduce a la aparición de una lesión predominantemente esclerosa.

 

Estudiamos solo dos pacientes con otosclerosis colear.

 

COLESTEATOMA

 

Los colesteatomas del peñasco pueden ser congénitos o adquiridos.

 

Congénitos: Son tumores que se desarrollan a partir de inclusiones ectoblásticas embrionarias en el seno de este hueso. Estas lesiones frecuentemente son grandes en el momento de su diagnostico, ya que dan síntomas tardíamente. En la TAC se ven como una lesión lítica con los bordes bien delimitados y es posible demostrar muy bien su extensión, esta lesión puede romper la cortical completamente y llegar a afectar el laberinto, produciendo una sordera neurosensorial. Puede crecer lateralmente hacia la cavidad timpánica y afectar el canal de Falopio produciendo parálisis del nervio facial (fig. 5).

 

TAC_patologia_auditiva/colesteatoma_congenito

 

Figura 5. Colesteatoma congénito

 

Si la lesión se origina cerca del ganglio geniculado, el primer síntoma puede ser parálisis del facial progresiva en su evolución; puede extenderse medial y posteriormente afectar el laberinto y aparecer la sordera neurosensorial.

 

Los colesteatomas adquiridos son secundarios a procesos inflamatorios del oído medio, entre las complicaciones de estos colesteatomas está la extensión hacia el oído interno con producción de fístulas laberínticas generalmente a nivel del canal semicircular externo. Por lo general son diagnosticadas y tratadas mediante cirugía antes de que produzcan afectación (fig. 6).

 

TAC_patologia_auditiva/colesteatoma_timpanoplastia

 

Figura 6. Colesteatoma, sometido a una timpanoplastia

 

MALFORMACIÓN OIDO INTERNO

 

Sólo en el 20% de los casos con sordera neurosensorial se ven anomalías en el estudio imagenológico. En estos pacientes se ha descrito un gran número de patrones anatómicos anómalos. El resto de las sorderas tienen malformaciones que se limitan a la porción membranosa del laberinto; según la imagen del laberinto que se observe, con el uso de la TAC, se puede deducir con mucha aproximación en que momento del desarrollo se ha producido la anomalía.

 

Hay un grupo de pacientes con malformación llamada Síndrome de Valvasori y Cleims, que se conoce como Síndrome del Acueducto Dilatado; descrito en 1978, en la que únicamente se visualiza la dilatación de esta estructura. Esta anomalía se presenta con sordera neurosensorial progresiva bilateral y se encuentra con frecuencia cuando se estudian niños con este tipo de sordera; parece ser que el acueducto del vestíbulo es la estructura que más se afecta en los pacientes con malformaciones del oído interno.

 

TAC_patologia_auditiva/ausencia_oido_interno

 

Figura 7. Ausencia de oído interno A) corte axial B) corte coronal



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924