Las habilidades de comunicacion como instrumento terapeutico en la practica fisioterapeutica
Autor: Héctor Gómez Cuesta | Publicado:  27/02/2010 | Rehabilitacion y Fisioterapia | |
Las habilidades de comunicacion como instrumento terapeutico en la practica fisioterapeutica .1

Las habilidades de comunicación como instrumento terapéutico en la práctica fisioterapéutica

Héctor Gómez Cuesta. La Felguera, Asturias

RESUMEN

En este artículo se desarrolla un modelo de actuación que introduce las habilidades de comunicación como un instrumento terapéutico, junto con el resto de técnicas, en la práctica clínica del fisioterapeuta. Dicho modelo consta de dos elementos principales a tener en cuenta: la relación terapéutica y las habilidades de comunicación.

A menudo se ven como una parte inespecífica del tratamiento, sin embargo, es tal su influencia sobre los resultados de cualquier intervención, que surge la necesidad de transformarlas, epistemológica y metodológicamente, en un instrumento terapéutico.

Las técnicas de comunicación en la relación terapéutica, como facilitadoras de las estrategias de afrontamiento del dolor, pueden crear las condiciones que posibiliten una mejor eficacia en el tratamiento fisioterapéutico, tanto si buscamos su eliminación o el alivio y adaptación a la convivencia con el mismo. La comunicación terapéutica es una destreza profesional que puede aprenderse y mejorarse mediante el entrenamiento y la práctica cotidiana.

PALABRAS CLAVE: Habilidades de comunicación, relación terapéutica, técnicas fisioterapéuticas

Communication abilities as a therapeutic instrument in the physiotherapeutical practice.

ABSTRACT

In this article a performance model which introduces communication abilities as a therapeutic instrument, along with the rest of techniques in the clinical practice of physiotherapy, is developed. This model has two principal elements to take into account: the therapeutic relationship and communication abilities.

They are usually seen as an unspecific part of the treatment, however, their influence in the results of any procedure is so important that arises the need to transform them, epistemologically and methodologically, into a therapeutic instrument.

The communication techniques in the therapeutical relationship, as facilitation strategies of pain coping, can create the conditions that provide a better efficacy in the physioterapeutical treatment, both if we are looking for the eradication of the pain or trying to ease and getting adapted to it. The therapeutical communication is a profesional skill that can be learned and improved throughout training and daily practice.

KEY WORDS: Communication abilities, therapeutic relationship, physiotherapeutic techniques

INTRODUCCIÓN

El marco teórico general en el que se desarrolla la fisioterapia moderna es el del Modelo Biopsicosocial. La fisioterapia se basa en un cuerpo teórico-práctico de carácter científico-técnico en el que cobran especial relevancia los procedimientos terapéuticos empíricamente validados y basados en la evidencia. Si bien, por el momento, esto es más una tendencia que una realidad ya cristalizada, es conveniente tenerlo en cuenta como perspectiva tanto teórica como en su aplicación en la práctica clínica cotidiana; una perspectiva con el propósito de ser integradora de los conocimientos dispersos que se manejan en esta especialidad sanitaria, y, a la vez, que los tratamientos utilizados puedan aplicarse de forma integral, a partir del diseño de un plan terapéutico individualizado y contextualizado: cada paciente tiene su propia experiencia individual de la enfermedad, construida a partir de la vivencia del cuerpo –sensorial y funcional- y de los factores psicosociales y culturales (APTA, 2001; Gallego, 2007).

Desde esta perspectiva biopsicosocial, se entiende que se dan diversos factores en el proceso del enfermar, y por tanto habrá que tenerlos en cuenta en el proceso del curar, a saber: biológicos, cognitivos, emocionales, comportamentales, socio-culturales. Este modelo introduce una perspectiva contextual a través de la construcción fenomenológica de la experiencia individual de la enfermedad.

Dado que en la práctica clínica fisioterapéutica nos encontramos habitualmente con pacientes con dolor, causado por las características propias de la patología que padecen o en relación a los procedimientos terapéuticos que hay que aplicar, lo vamos a utilizar para ejemplificar la aplicación de las estrategias de comunicación terapéutica.

Es tal la frecuencia del fenómeno del dolor y su enorme influencia sobre el curso de la enfermedad y en la aplicación del tratamiento, que necesariamente hay que abordarlo con todos los instrumentos terapéuticos de que disponemos, entre ellos la propia relación terapéutica y los sistemas de comunicación (Vallejo, 2005; Hayes et al., 2006). En la medida en que el paciente aprenda a asumir el dolor y las limitaciones que introducen algunas enfermedades, junto con el resto de elementos que configuran su vida, podrá desarrollar mecanismos psicológicos con los que afrontar las dificultades, el malestar, los cambios que irremediablemente se producen (Dahl et al., 2005; McCracken y Vowles, 2008).

Trabajar estos aspectos, a la vez que se aplican las otras técnicas más físicas, facilitará la comprensión y aceptación del malestar, pero no de una manera pasiva, resignada, sino activa y tendente a mejorar la funcionalidad, movilidad, disminuir la incapacidad y por tanto, mejorar la calidad de vida.

Tratar con el paciente tanto el dolor como la incapacidad que está produciendo la enfermedad, de manera que, junto con el tratamiento aplicado, se puedan establecer criterios de análisis, evaluación, para que entre paciente y fisioterapeuta se pueda averiguar la evolución que se está produciendo. A veces se puede incidir más sobre el dolor, pero en otras, es sobre la normalización de la actividad, aunque persista el dolor (interacción entre la parte subjetiva del dolor y su influencia en las actividades de la vida cotidiana). No conviene dejar de lado ninguno de estos dos elementos, hay que tratarlos a la vez (Hengeveld, 2000).

El dolor, que es un mecanismo biológico funcional, cuando es intenso o persistente introduce en el comportamiento elementos disfuncionales, reacciones adversas que interfieren en la eficacia del tratamiento, tanto en lo que se refiere a la adherencia y continuidad, como en la receptibilidad (aprovechamiento) fisiológica de las técnicas aplicadas

Los niveles altos de activación fisiológica, tanto en los aspectos fásicos como en los tónicos, especialmente en lo que respecta a la tensión muscular, el aumento de la frecuencia cardiaca, del pulso y la temperatura periférica, son significativos en patologías musculoesqueléticas y vasculares, y que además cursan con dolor. A su vez, el dolor puede aumentar la activación fisiológica y emocional, lo que provoca una mayor intensidad del dolor. Todo ello interfiere en la aplicación y eficacia de los procedimientos aplicados.

Es en estos casos donde se aprecia claramente la necesidad de instrumentos terapéuticos que el fisioterapeuta pueda utilizar para disminuir esta tensión, tanto para alivio del paciente como para poder desarrollar el tratamiento con más eficacia.

Las técnicas de comunicación en la relación terapéutica, como facilitadoras de las estrategias de afrontamiento del dolor, pueden crear las condiciones que posibiliten una mayor eficacia en el tratamiento fisioterapéutico, sea de cara a su eliminación o al alivio y adaptación a la convivencia con él.

En el presente trabajo se desarrollará un modelo de actuación que introduce, junto con el resto de técnicas, estrategias y procedimientos, las habilidades de comunicación como instrumento terapéutico en la práctica clínica del fisioterapeuta.

Dicho modelo consta de dos elementos principales a tener en cuenta: la relación terapéutica y las habilidades de comunicación.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924