Vias olfatorias. Hipocampo. Amigdala. Anatomia del sistema nervioso central. Apuntes de Neurologia. Apuntes de Medicina
Autor: Cristian Alejandro Ufano | Publicado:  10/03/2010 | Neurocirugia , Apuntes de Anatomia. Apuntes de Medicina , Apuntes de Neurologia. Apuntes de Medicina , Neurologia | |
Vias olfatorias. Hipocampo. Amigdala. Anatomia sistema nervioso central. Apuntes Medicina .1

Vías olfatorias. Hipocampo. Amígdala. Anatomía del sistema nervioso central. Apuntes de Neurología. Apuntes de Medicina

Vías olfatorias, formación del Hipocampo y Amígdala

 

            - Vías olfatorias

            - Comisura anterior

            - Formación Del Hipocampo

            - Complejo Nuclear Amigdalino

            - Sustancia Innominada

            - Sistema Límbico.

 

VÍAS OLFATORIAS, FORMACIÓN DEL HIPOCAMPO Y AMÍGDALA

El término rinencéfalo designa al encéfalo olfatorio. En sentido estricto, el rinencéfalo comprende al bulbo, la cintilla, el tubérculo y las estrías olfatorias, el núcleo olfatorio anterior, partes del complejo amigdalino y partes de la corteza prepiriforme. Ateniéndose a este concepto, el término rinencéfalo es equivalente paleopalio o lóbulo olfatorio primitivo. El arquipalio, el derivado cortical más antiguo, está representado por la formación del hipocampo, la circunvolución dentada, la circunvolución fasciolada y el indusium griseum.

Vías olfatorias

Receptores olfatorios.

La mucosa olfatoria es epitelio especializado que se encuentra en la parte superior de la cavidad nasal. Las delicadas prolongaciones centrales, que constituyen los filetes olfatorios amielínicos, convergen para formar pequeños fascículos y pasan desde la cavidad nasal a través de los orificios de lámina la lámina cribosa del etmoides. Estas fibras penetran en la cara ventral del bulbo olfatorio. Los filetes olfatorios constituyen en conjunto el nervio olfatorio.

Bulbo olfatorio.

Este cuerpo descansa sobre la lámina cribosa es el "núcleo" terminal del nervio olfatorio. Dentro de la sustancia gris del bulbo olfatorio hay distintos tipos de células nerviosas, de las cuales las más llamativas son las grandes células mitrales. Las fibras olfatorias primarias establecen sinapsis, con estas células, para formar los glomérulos olfatorios. También encontramos células en penacho y granulares. Las células granulares inhiben a las células mitrales y éstas parecen excitar a las granulares. Los axones de las células mitrales y en penacho entran en la cintilla olfatoria como fibras olfatorias secundarías.

Caudales al bulbo olfatorio se encuentran grupos esparcidos de neuronas entre las células mitrales y las granulares, que forman el núcleo olfatorio anterior. Los axones de las células del núcleo olfatorio anterior se dirigen centralmente, se cruzan en la parte anterior de la comisura anterior y entran en el núcleo olfatorio anterior del lado opuesto y en el bulbo olfatorio.

Cintilla olfatoria.

Esta vía pasa hacia la sustancia perforada anterior y se divide en las bien definidas estrías olfatorias interna (medial) y exter­na (lateral). Una delgada cubierta de sustancia gris sobre las estrías olfatorias compone las circunvoluciones olfatorias interna (medial) y externa (lateral). La estría y la circunvolución olfatorias llegan a la región prepiriforme. Estas fibras terminan en la corteza prepiriforme y en la parte corticomedial del complejo nuclear amigdalino.

Lóbulo olfatorio.

Está separado de la cara lateral del palio por el surco olfatorio. La parte posterior se diferencia en el área olfatoria (sustancia perforada anterior) y en algunas otras estructuras olfatorias estrechamente relacionadas con la parte anteromedial del lóbulo temporal y que en conjunto reciben el nombre de lóbulo piri­forme.

Este lóbulo comprende las áreas prepiriforme, periamigdalina y entorrinal. El área prepiriforme, se la considera como un centro olfatorio de enlace. El área periamigdalina relacionada con el área prepiriforme. El área entorrinal al área 28 y constituye un sector importante de la circunvolución del hipocampo anterior.

Las fibras de la estría olfatoria lateral son similares en su distribución a la medial.

La corteza prepiriforme y el área periamigdalina; que reciben fibras de la estría olfatoria, constituyen la corteza olfatoria primaria.

La corteza prepiriforme proyecta fibras a la corteza entorrinal (área 28), los núcleos amigdalinos, entre otros. La corteza entorrinal es considerada como el área cortical olfatoria secundaria. Las fibras eferentes de la conexa entorrinal se dirigen a la formación del hipocampo y a la corteza insular anterior y frontal a través del fascículo unciforme. Ninguna fibra de la corteza prepiriforme pasa a la formación del hipocampo.

Diferentes partes del complejo nuclear amigdalino reciben aferencias olfatorias.

Los impulsos del núcleo olfatorio anterior de un lado llegan a las células granulares internas ambos bulbos olfatorios y al núcleo olfatorio anterior contralateral.

La sustancia perforada anterior es una región romboidal limitada por las estrías olfatorias medial y lateral y la cintilla óptica. El borde posterior de esta región está formado por una banda lisa oblicua, la cintilla diagonal.

El área subcallosa y la circunvolución paraterminal constituyen, en conjunto, el área septal. El término área septal se refiere a la parte cortical de esta región por debajo de la cual se encuentran los núcleos septales. Los núcleos septales se encuentran próximos a la base del septum lucidum. Los núcleos septales reciben aferentes desde la formación del hipocampo a través del trígono cerebral.

Las fibras eferentes que salen de los núcleos septales se proyectan a través de:

1) La estría medular hacia el núcleo medial de la habénula.

2) El fascículo prosencefálico medial hacia el hipotálamo lateral y la calota mesencefálica.

3) El trígono hacia la formación del hipocampo.

Comisura anterior

Lateralmente se divide en dos partes:

1) Anterior u olfatoria.

2) El sector posterior.

Las fibras de la parte posterior de la comisura anterior conectan principalmente entre sí a las circunvoluciones temporales medias, aunque algunas pasan a la circunvolución temporal inferior.

Formación del Hipocampo

La parte de la formación del hipocampo que está por encima del cuerpo calloso se diferencia poco; en el adulto forma una circunvolución rudimentaria, el indusium griseum. Este contiene dos cordones delgados, las estrías longitudinales interna y externa.

Toda la superficie ventricular de la formación del hipocampo se halla cubierta por una capa blanca, el álveo, estas fibras convergen sobre la cara medial del hipocampo para formar el cuerpo franjeado (fimbria). Las fibras del álveo que penetran en el cuerpo franjeado constituyen el comienzo del trígono.

La parte superior de la circunvolución del hipocampo contigua al surco del hipocampo es conocida como subiculum, y la zona de transición entre aquélla y la circunvolución del parahipocampo, como presubiculum. El presubiculum, el subiculum, el prosubiculum, la formación del hipocampo y la circunvolución dentada pertenecen al arquipalio. La parte inferior mayor de la circunvolución del parahipocampo tiene una laminación en seis capas.

Cuando se abre el surco del hipocampo, la cir­cunvolución dentada se presenta como una estrecha faja de corteza situada entre la cisura del hipocampo por debajo y el cuerpo franjeado por arriba.




Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924