Caracterizacion de la fractura de cadera en el adulto mayor
Autor: Dr. Rafael Martinez Leon | Publicado:  10/06/2010 | Traumatologia , Geriatria y Gerontologia | |
Caracterizacion de la fractura de cadera en el adulto mayor .2

Analizando el crecimiento de la población mundial y el aumento en la expectativa de vida se estima que el número de fracturas de cadera en el año 2010 sufrirá un incremento del 50% (6, 7, 12), siendo este mayor en el mundo urbano que en el rural (7, 9, 10, 13, 14, 15), y en cifras globales podría elevarse a 6.25 millones de fracturas de cadera para el año 2050. Los datos obtenidos hasta la fecha indican que la fractura osteoporótica se incrementa en todos los países del mundo donde la expectativa de vida continúa aumentando.

Según estimaciones publicadas se calcula que en 1990 se produjeron 1.7 millones de fracturas de cadera en el mundo. En Lund, Suecia, desde 1966 a 1986, se observó un aumento de la incidencia del 3.3 al 5.1 por 1000 habitantes por año en pacientes de más de 50 años de edad, mientras que en pacientes mayores de 80 años la incidencia pasó del 13.2 al 25.5 por 1000 habitantes por año en el mismo periodo de tiempo. Durante este periodo de tiempo la población se incrementó en un 71% (92% de mujeres y 42% de hombres) (7). La incidencia de la fractura de cadera entre los años 1960 y 1990 para la mujer pasó del 3.2 al 9.1 por 1000 habitantes por año con el correspondiente incremento para el hombre. Suecia y Noruega, países que disponen de un registro nacional de fracturas de cadera, tienen la tasa de incidencia corregida por edad más alta de fracturas de cadera. La razón de ello no está clara, aunque se especula que podría depender de la coincidencia de una serie de factores: hereditarios, talla, baja actividad física, dieta, tasas bajas de vitamina D por escasa exposición solar, etc. (16,17).

El principal aumento de incidencia de fractura de cadera se ha observado entre las personas mayores de 80 años, habiéndose doblado el riesgo tanto para las fracturas del grupo cervical como las del trocantérico. Se trata de un grupo de población que tiene una elevada morbilidad y necesita con más frecuencia de hospitalización que los pacientes más jóvenes. En una curva Gaussiana se observaría que casi la mitad de las fracturas de cadera se encuentran en el grupo de edad mayor de 80 años, con un pico alrededor de esta edad y comienzo de la base a los 50 años (11).

Ha habido un notable aumento de la población anciana, especialmente en África, Asia, Sudamérica y Este del Mediterráneo. En 1990 se calculaba que aproximadamente el 56% de las fracturas de cadera habían ocurrido en Europa, Norteamérica y Oceanía, y se prevé que en el 2050 el 71% de las mismas se producirán en África, Asia, Sudamérica y Este del Mediterráneo (11).

La incidencia de las fracturas de cadera en España oscila entre 165 y 245 por cada 100.000 habitantes, según zonas, con una media de 265. El aumento de la supervivencia del hombre, ha duplicado la incidencia de las fracturas en la vejez en las dos últimas décadas. Durante el año 1984, se contabilizaron en España 33.000 fracturas de cadera. Se estimaban para el año 2000 la cifra de casos en números absolutos en unas 40.000 anuales. Sin embargo se han superado dichas estimaciones, alcanzando cifras de 60.000 al año, recogidas durante el año 2002, tal como aparecen en los estudios presentados en el año 2002 por A.F.O.E. (Acta de fracturas osteoporóticas españolas), realizado por la Sociedad Española de Traumatología y Cirugía (18). De ellas, el 91% de los casos corresponden a personas de más de 65 años. A partir de los 85 años la incidencia duplica al grupo de 75 a 85 años (19).

En Estados Unidos, Bacon y col (20) en 1989 señalaba una incidencia media, en los mayores de 65 años, de 480 fracturas de cadera por 100.000 habitantes en varones y de 1.040 fracturas por 100.000 habitantes en mujeres. Encontraban tasas muy diferentes según los estados de donde procedieran los datos y la explicación que daban los autores es que, en los estados predominantemente rurales la incidencia era menor por los hábitos nutricionales y el ejercicio físico. Según los autores la región de EE.UU. con mayor incidencia de fracturas de cadera, corresponde a una población con una proporción importante de residentes originarios de los Países Escandinavos (20).

En Cuba, país en vías de desarrollo, la expectativa de vida al nacer ha ganado casi 20 años desde la década del cincuenta a la actualidad, algo poco visto en el tercer mundo. También la esperanza de vida a los 60 años ha aumentado sensiblemente, si en 1950 era de 15.5 años, en menos de 40 años se elevó a 20.5 años; estos niveles de esperanza de vida de la población senescente son comparables con los más altos del mundo. Especialmente es destacable la esperanza de vida geriátrica de los hombres cubanos, la cual llega a los 19.5 años, frente a 21.1 para las mujeres. Actualmente la esperanza de vida de las personas que en Cuba cumplen 75 años es de 10.20 años, y los que arriban a 80 años es de 7.6 años para ambos sexos.

Otro indicador que demuestra la magnitud y la rapidez del crecimiento de la longevidad de los cubanos, es el rango de supervivencia de su población: hoy ya más del 75% de los cubanos sobreviven a los 60 años y en los próximos 10 años lo hará el 87%. Esto es más de la media europea y mucho más que la supervivencia en América Latina (21).

Estos aspectos del envejecimiento de la población cubana justifican lo pronosticado por algunos estudiosos del tema cuando plantean que el número de fracturas de cadera en los ancianos será el doble o el triple para el año 2050, y otros afirman que este duplo o triplo ocurrirá en los próximos 20 años (20).

En nuestro país, se reportaron cifras de 84,3 para el año 1989 y 124,5 para 1998 como las tasas de mortalidad por fractura de cadera en la población anciana (por 105 habitantes) (20).

En Venezuela, las estadísticas indican, en cuanto a la frecuencia de fractura de cadera, que por cada 100.000 mujeres mayores de 50 años, se observan 100 fracturas anuales, y por cada 100.000 hombres mayores de 50 años, se producen 50 fracturas. Podemos concluir, a partir de estos resultados, que para la población total de 25 millones de habitantes que tiene Venezuela en la actualidad –más específicamente, una población femenina del 9% y 7% de la población masculina mayor de 50 años-, las fracturas de cadera están en el orden de 2.250 en mujeres mayores de 50 años y de 871 en hombres mayores de 50 años. Además, ocurren unas 500 fracturas de cadera anuales por accidente en la población joven. Sobre la base de estos datos, se puede afirmar que, diariamente, se producen alrededor de 10 fracturas de cadera (1, 21, 22).

El estado Carabobo no está exento de esta problemática y específicamente en el municipio Diego Ibarra, en la Clínica Popular “Simón Bolívar”, no existen estudios científicamente demostrados donde se aborde lo referente a la caracterización de la fractura de cadera en el paciente adulto mayor, lo que nos motivó a realizar nuestro estudio planteándonos el siguiente problema científico: cuál es el comportamiento de las fracturas de cadera en el adulto mayor en este centro asistencial.

OBJETIVOS

General:

Caracterizar la fractura de cadera en adultos mayores atendidos en la Clínica Popular Simón Bolívar, en el período comprendido entre noviembre 2005 - diciembre 2007.

Específicos:

• Describir el comportamiento de la muestra según las variables edad, sexo y raza.
• Clasificar el tipo de fractura según las características anatómicas.
• Relacionar los antecedentes patológicos personales en los pacientes con fractura de cadera.
• Determinar el tiempo transcurrido desde la fractura hasta el tratamiento quirúrgico.
• Determinar el tipo de tratamiento realizado.

DISEÑO METODOLÓGICO

Se realizó un estudio descriptivo, de corte transversal con la finalidad de caracterizar la fractura de cadera en el adulto mayor atendidos en la Clínica Popular Simón Bolívar, municipio Diego Ibarra, estado Carabobo en la República Bolivariana de Venezuela, durante el período comprendido de Noviembre 2005- Diciembre 2007.

El universo de estudio estuvo constituido por la totalidad de los pacientes con fractura de cadera atendidos en la Clínica Popular “Simón Bolívar”, lo cuales fueron 54. La muestra fue de 42 pacientes, la cual no coincidió con el universo. Se tuvieron en cuenta los siguientes criterios de inclusión y exclusión.

Criterios de inclusión: Paciente adulto mayor (mayor de 60 años) con fractura de cadera.

Criterios de exclusión:

1. Pacientes menores de 60 años con diagnóstico fractura de cadera.
2. Fracturas patológicas.



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado