Revision Bibliografica. Indicaciones de uso de Midazolam como medicacion ansiolitica en Cirugia Oral Pediatrica
Autor: Alfredo Espinoza Arcos | Publicado:  27/08/2010 | Anestesiologia y Reanimacion , Pediatria y Neonatologia , Cirugia Maxilofacial | |
Indicaciones de uso de Midazolam como medicacion ansiolitica en Cirugia Oral Pediatrica .1

Revisión Bibliográfica:”Indicaciones de uso de Midazolam como medicación ansiolítica en Cirugía Oral Pediátrica”

1 Alfredo Espinoza Arcos, Estudiante Odontología, IV Año, Universidad Bolivariana
2 Gerardo Luarte Roa, Estudiante Odontología, IV Año, Universidad Bolivariana

Universidad Bolivariana, Escuela de Odontología, IV Año, Concepción, Chile

Palabras clave: Midazolam, cirugía oral, anesthetic midazolam treatment, pediatric oral surgery.

RESUMEN

La población pediátrica es especialmente susceptible a experimentar un dolor postquirúrgico innecesario por sus limitaciones a la hora de expresar sus sensaciones y sus necesidades, porque en muchas ocasiones los pacientes confunden las sensaciones/sentimientos de dolor, ansiedad y de miedo, porque la existencia de alguno de estos síntomas puede, sobre todo en los niños, potenciar el grado de percepción del otro, porque en muchas ocasiones los pacientes pediátricos no saben expresar bien sus necesidades, y porque si el dolor en los adultos no suele estar bien valorado por el personal facultativo(médicos y personal de enfermería y odontológico), en los niños, la valoración del tipo e intensidad de dolor entraña una mayor dificultad y requiere la utilización de escalas de valoración adaptadas a la edad y grado de maduración del paciente. A continuación se revisaran estudios que avalan el uso de midazolam en terapia quirúrgica preoperatoria a nivel oral.

SUMMARY

The pediatric population is especially susceptible to unnecessary postoperative pain experience for its limitations in expressing their feelings and needs, pediatric patients often confuse sensations and feelings of pain, anxiety and fear, for the existence of any of these symptoms that can, especially in children, enhance the level of perception of others, because pediatric patients often can not express their needs well, and because if the pain in adults is often not appreciated by the staff member (doctors and nurses and dental practitioners), in children, the assessment of type and intensity of pain implies greater difficulty and requires the use of rating scales appropriate to the age and degree of maturation of the patient. The following review studies supporting the use of preoperative midazolam in surgical therapy of oral procedures.

RESUMEN

La población pediátrica es especialmente susceptible a experimentar un dolor postquirúrgico innecesario por sus limitaciones a la hora de expresar sus sensaciones y sus necesidades, porque en muchas ocasiones los pacientes confunden las sensaciones/sentimientos de dolor, ansiedad y de miedo, porque la existencia de alguno de estos síntomas puede, sobre todo en los niños, potenciar el grado de percepción del otro, porque en muchas ocasiones los pacientes pediátricos no saben expresar bien sus necesidades, y porque si el dolor en los adultos no suele estar bien valorado por el personal facultativo(médicos y personal de enfermería y odontológico), en los niños, la valoración del tipo e intensidad de dolor entraña una mayor dificultad y requiere la utilización de escalas de valoración adaptadas a la edad y grado de maduración del paciente. A continuación se revisaran estudios que avalan el uso de midazolam en terapia quirúrgica preoperatoria a nivel oral.

MARCO TEÓRICO

La sedación farmacológica no debe ser utilizada, advierten, como un sustituto de los analgésicos en niños con dolor. En muchos procedimientos no dolorosos en que se requiere la cooperación del paciente, la distracción y las técnicas de relajación pueden evitar la sedación. La Academia Norteamericana de Pediatría recomienda que, durante la sedación consciente, se realice monitoreo continuo de frecuencia cardíaca, presión sanguínea y oximetría de pulso. En la sedación profunda se recomienda una atención más estrecha, con monitoreo cardiorrespiratorio permanente y evaluación frecuente de gases en sangre. (4)

La aparición de nuevas benzodiazepinas de acción corta y de un antagonista específico, el flumazenil, hacen que estos agentes sean particularmente atractivos para obtener sedación, resaltan los autores. Aunque el midazolam se halla disponible sólo en solución inyectable, se lo suele administrar por diferentes vías. En niños tratados por vía intravenosa, se obtiene sedación a los 4.3 minutos, pero se observa falla terapéutica en el 14% de los casos. La solución suele darse también por vía oral, con un comienzo de acción entre los 10 y los 30 minutos y una tasa de fracasos del 20%. Aunque la vía intranasal tiene el mismo nivel de falla terapéutica que la vía oral, se la suele elegir por no requerir la cooperación del paciente. El midazolam también es eficaz por vía rectal administrado con una jeringa. Aunque la combinación con otros sedantes aumenta la eficacia del midazolam, se ha visto que su combinación con fentanilo puede llevar al paro respiratorio. (1, 3,4)

En los niños, advierten los autores, el cese del tratamiento sedante suele acompañarse de vómitos, fiebre, y manifestaciones cardíacas, respiratorias y neurológicas. En el caso de los narcóticos, el cuadro puede ser controlado mediante el uso de metadona o clonidina. Cuando se utiliza durante más de 48 horas la infusión continua de agentes sedantes, particularmente propofol y midazolam, se recomienda una reducción gradual de la dosis. (1,6)

USO ACTUAL, INDICACIÓN Y PRESCRIPCIÓN

De acuerdo a estudios de Pérez (1) y cols., realizados en 77 pacientes en 2008, con premedicación de Midazolam para diversos procedimientos orales, Se observó que la intensidad de dolor era leve en la fase previa la cirugía y que tras ésta era moderado. La ansiedad fue más elevada antes de la cirugía y en el postoperatorio inmediato en la sala de recuperación postanestésica, disminuyendo posteriormente, sobre todo en los pacientes de cirugía mayor ambulatoria. La dosis utilizada de Midazolam era de 0,3-0,5mg/kg/oral o 0,1 mg/kg/i.v.).

Bravo, en estudios del año 2000 (3), también avala el uso de mediación ansiolítica para el manejo de pacientes en cirugía pediátrica oral, con Midazolam como fármaco de primera elección. En sus estudios, evalúo dosis, amnesia, efecto ansiolítico, y anestesia, con un 95% de tolerancia, sin ninguna alteración respiratoria o similar, en un grupo de 700 niños, usando midazolam por vía oral a dosis de 300 mcg/kg, administrado en niños de 1 a 14 años de edad.

Otros estudios demuestran su efectividad como medicación en la actualidad, al presentar un tipo de anestesia de corta duración, efectiva, tales como los estudios de 1998 que siguen avalando su actual uso, como los de Viteri, que ya prescribía dosificaciones variadas desde 0.5mg/kg hasta 0.75 mg/kg, aunque la literatura reporta hasta 1 mg/kg (2). Así mismo, García (5) plantea que Los niños en edad preescolar, con dificultad de colaboración o muy ansiosos, se benefician de la premedicación con benzodiazepinas (midazolam, oral o nasal)

Bath (4), plantea que en niños sometidos a procedimientos dentales, el midazolam resultó más eficaz por vía rectal que por vía oral. En general, señalan, el hidrato de cloral puede ser sustituido por benzodiazepinas, excepto en los pacientes combativos, en los que se recomienda ketamina. En la quimioterapia de pacientes oncológicos, la sedación óptima se obtiene con un bolo de midazolam seguido de infusión de propofol. En la analgesia y la sedación de pacientes ventilados en UTI, las combinaciones de midazolam con alfentanilo o fentanilo resultan superiores a otros regímenes. Aún así, Lastra (6) plantea que el uso de otros ansiolíticos como la administración de tiopental ha sido recomendada para completar la inducción anestésica, cuando la dosis de midazolam ha sido insuficiente; además es reconocido el efecto de sinergismo entre ambos fármacos, con la utilización de dosis de midazolam de 0,3 mg/kg de peso y de tiopental de 2,5 mg/kg de peso. Los resultados fueron satisfactorios y se observó la ausencia o la disminución de la respuesta hipertensora arterial después de la laringoscopia directa y de la intubación endotraqueal. El mantenimiento de la anestesia fue garantizado con una mezcla de oxígeno y de óxido nitroso y dosis intermitentes de fentanilo.

Estudios más actuales (2008), continúan demostrando la efectividad de este medicamento, así como su seguridad en el uso pediátrico, tal cual lo demuestran Kattoh et al (7), con el uso sublingual de midazolam en dosis de 0.2 mg x kg (-1) resultando eficaz en anestesia pediátrica, así como el uso de dosis de midazolam vía oral en dosis de midazolam 0.5 mg x kg (-1). Kogan (8), avala que ya sea la administración vía intranasal, oral, rectal o sublingual de midazolam se producen buenos niveles de sedación y efecto ansiolítico.



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado