Factores que inciden en los valores de la presion arterial
Autor: Lic. Blanca Elena Salas de Sanquiz | Publicado:  28/09/2010 | Cardiologia | |
Factores que inciden en los valores de la presion arterial .5

En el cuadro 8, se observó que la opción a veces estuvo representada por un 26%, seguida de la opción siempre con un porcentaje de 25%, la opción casi siempre con un 22%, la opción nunca con un 19% y la opción casi nunca con un 8%.

Discusión de los resultados:

En el cuadro 1. Se presenta la distribución porcentual por edades de los adultos mayores participantes, como se puede observar el mayor porcentaje se ubica en edades comprendidas de 65 a 70 años, representando el 44%. Seguidamente los grupos de intervalos de 71 a 75 años y de 76 años y más, representan 28% cada uno. A medida que la edad avanza, la presión sistólica va en aumento, mientras que la presión diastólica aumenta hasta los 65 años de edad y posteriormente desciende; estos cambios se presentan en todos los adultos mayores y tiene como causa la rigidez de las paredes arteriales.

En el cuadro 2. Se presenta la distribución porcentual de acuerdo al sexo de los adultos mayores participantes, siendo predominante el sexo masculino, representado por un porcentaje de 56%; seguido por el sexo femenino representado por un 44%. Los datos antes mencionados permiten concluir que el sexo masculino tiende a sufrir en su mayoría, de alteración de los niveles de la presión arterial. Estos resultados confirman el planteamiento de Espinoza al referir que los hombres tienen más predisposición a desarrollar hipertensión arterial que las mujeres, ya que estas están protegidas por el proceso hormonal, hasta que llegan a la edad de la menopausia. A partir de esta etapa la frecuencia en ambos sexos se iguala.

En el cuadro 3. Se presenta la distribución porcentual según los antecedentes familiares de hipertensión arterial de los adultos mayores participantes, donde el 72% refirió presentar antecedentes familiares de hipertensión arterial; seguida de un 28%. En relación a los resultados Espinoza refiere que cuando una persona tiene un progenitor (o ambos) hipertenso/s, las posibilidades de desarrollar hipertensión son el doble a las de ambos padres normotensos.

En el cuadro 4. En cuanto al indicador consumo de bebidas alcohólicas, se encontró que la opción nunca representó el 48%, seguida de la opción siempre con un 25%, la opción a veces con un 14% y la opción casi siempre con un 13%. Evidenciando que no es el consumo de bebidas alcohólicas lo que les ocasiona alteración en los niveles de presión arterial, sin embargo existe un grupo considerable con una tendencia de respuesta de 25%, que si se ve influenciado por el consumo de bebidas alcohólicas, ya que según Rondón el alcohol debilita las acciones del tratamiento farmacológico hipotensor, pero su acción presora, puede ser al menos en parte reversible en las semanas siguientes si se disminuye la ingesta del etanol en un 80%.

En el cuadro 5. En cuanto al indicador consumo de tabaco, en relación a la tendencia de respuestas de los adultos mayores, se encontró que la opción casi siempre estuvo representada por un 34%, seguida de la opción siempre y la opción nunca con un 24% cada una. Lo que nos hace pensar que estos adultos mayores presentan alteración de los niveles de presión arterial debido al consumo de tabaco o por ser fumadores pasivos. En este sentido Galán señala que cuando la persona fuma el corazón se ve forzado a trabajar, y necesita más oxigeno; y el monóxido de carbono disminuye la cantidad de oxigeno de la sangre al corazón. La nicotina y el monóxido de carbono dañan la pared de las arterias, permitiendo que las grasas se impregnen en sus paredes, estrechándolas y obstruyéndolas.

En el cuadro 6. En cuanto al indicador actividad física, en relación a la tendencia de respuestas de los adultos mayores, se encontró que la opción a veces estuvo representada por un 39%, seguida de la opción nunca con un porcentaje de 37%, la opción casi siempre con un 18%. Lo que nos permite analizar que los adultos mayores de esta comunidad presentan una discrepancia de respuestas con una diferencia del 2% entre ambas opciones, lo que lleva a pensar que esta actividad física es más negativa que positiva por parte de ellos. Esto confirma lo planteado por Solórzano cuando refiere que el ejercicio regular ayuda a conservar elásticas las arterias, aún en los ancianos, lo cual a su vez mantiene a la sangre fluyendo y a la presión arterial baja. Las personas sedentarias tienen un 35% de mayor riesgo de desarrollar hipertensión que los atletas.

En el cuadro 7. En cuanto al indicador alimentación, en relación a la preparación y consumo de los alimentos, referente a la tendencia de respuestas de los adultos mayores; se encontró que la opción a veces estuvo representada por un 45%, seguida de la opción casi siempre con un porcentaje de 23%, la opción siempre con un 22%. Lo que nos permite inferir que los adultos mayores no ponen en práctica la preparación adecuada de los alimentos para el consumo de estos, lo cual va en detrimento de su salud cardiovascular, ya que la adecuada preparación de los alimentos reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y más aun presentar hipertensión arterial, En este sentido es importante el consumo de hortalizas y frutas, la cantidad y calidad de grasas ingeridas que, además de la poca ingesta de sal, son elementos importantes en un régimen alimenticio favorable para la prevención de la hipertensión.

En el cuadro 8. En cuanto al indicador alimentación, en relación al consumo de los grupos de alimentos, referente a la tendencia de respuestas de los adultos mayores; se encontró que la opción a veces estuvo representada por un 26%, seguida de la opción siempre con un 25%, la opción casi siempre con un 22%. Lo que nos permite inferir que para este indicador, los adultos mayores estudiados a veces participan en beneficio de su salud al ingerir verduras, frutas y vegetales, pero lo disminuye al ingerir, grasa, carbohidratos y sal. En este sentido Jorge sugiere algunas orientaciones dietéticas que debe consumir el adulto mayor. Alimentos ricos en vitamina C: estos resultan geniales para la hipertensión, ya que esta vitamina oficia de relajante de aquellas arterias que se encuentran muy tensionadas. Consumir cítricos (limones, fresas, naranjas etc.), pimientos o zanahorias. Alimentos ricos en potasio: ya que este mineral suele ser muy bueno para contrarrestar los efectos del sodio, entre ellos se deben contar las patatas, los calabacines, los melocotones, los guisantes o los plátanos. Alimentos ricos en calcio: este es un mineral excelente para la hipertensión, pero no necesariamente se debe incorporar mediante lácteos, si no que se puede recurrir a alimentos como las almendras, el tofu, brócoli y las legumbres. El ajo es de gran influencia sobre el torrente sanguíneo.

Conclusiones

La presente investigación tuvo como objetivo: Determinar los factores de riesgo que inciden en los valores de la presión arterial en los adultos mayores, referido a: factores Modificables y no Modificables.

En cuanto a los factores No Modificables

La tendencia de respuesta según la Edad se encuentra comprendida entre 60-65 años con un 44%. El Sexo masculino resulto con mayor tendencia de respuesta con un 56% y los antecedentes familiares resulto afirmativo con un 72%.

En cuanto a los factores Modificables.

1. En cuanto al consumo de bebidas alcohólicas, se encontró que la opción nunca representó el 48%, seguida de la opción siempre con un 25%, la opción a veces con un 14% y la opción casi siempre con un 13%.
2. En cuanto al consumo de tabaco, se encontró que la opción casi siempre estuvo representada por un 34%, seguida de la opción siempre y la opción nunca con un 24% cada una.
3. En cuanto a la actividad física, se encontró que la opción a veces estuvo representada por un 39%, seguida de la opción nunca con un 37%, y la opción casi siempre con un 18%.
4. En cuanto a la alimentación, en relación a la preparación y consumo de los alimentos, se encontró que la opción a veces estuvo representada por un 45%, seguida de la opción casi siempre con un 23%, y la opción siempre con un 22%.
5. En cuanto a la alimentación, en relación al consumo de los grupos de alimentos, se encontró que la opción a veces estuvo representada por un 26%, seguida de la opción siempre con un 25%, y la opción casi siempre con un 22%.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924