Efectos nocivos de la contaminacion ambiental sobre la embarazada
Autor: Aurelia de la Caridad Conde Williams | Publicado:  30/07/2012 | Ginecologia y Obstetricia , Medicina Preventiva y Salud Publica , Articulos | |
Efectos nocivos de la contaminacion ambiental sobre la embarazada .2

El efecto invernadero está acentuado por el aumento de la concentración de CO2 atmosférico y otros gases de efecto invernadero como, por ejemplo, el metano, presente en algunas regiones de Cuba, asociado a yacimientos de gas natural.

En la década de 1950 a 1960 se comenzó a utilizar el halotano como anestésico inhalatorio. Es el anestésico más utilizado en Cuba, sobre todo en hospitales pediátricos, por la rápida recuperación que tiene el paciente después del acto quirúrgico. Este agente es un hidrocarburo halogenado cuyo nombre químico es 2-bromo-2-cloro1, 1,1 trifluoretano, que debido a su alta volatilidad es la vía inhalatoria la ruta de entrada más usual de este compuesto al organismo.

Existen antecedentes de trabajos realizados con el personal expuesto al halotano que expresan cuán dañino es este tóxico, cuando los niveles en el aire exceden los valores permisibles durante el tiempo de trabajo, sin embargo, pese a todos estos estudios, no se han obtenido pruebas suficientemente concluyentes de que la exposición profesional al halotano produzca alteraciones adversas e irreversibles a la salud, aunque este criterio. No impide la toma de medidas dirigidas a la vigilancia y protección de la salud de los trabajadores expuestos a estas sustancias, que reduzcan o anulen el riesgo derivado de la inhalación de los agentes anestésicos.

Otro factor importante está relacionado con el humo del tabaco como contaminante ambiental que contiene gran cantidad de sustancias tóxicas y carcinógenas que afecta tanto al fumador activo como al pasivo, siendo causa de enfermedades y deterioro de la salud de las personas sin distinción de sexo o edad.

Se ha comprobado, que fumar puede retrasar la concepción, favorecer el riesgo de aborto espontáneo y de parto prematuro y afectar el desarrollo del feto de la mujer embarazada. Los niños cuyas madres fumaron durante el embarazo pesan, como promedio, 170 gramos menos que los niños cuyas madres no fumaron. Este efecto se debe probablemente a la alteración de la circulación uteroplacentaria. A largo plazo también puede influir negativamente en el crecimiento físico y el desarrollo intelectual del niño. El organismo de la mujer según las estadísticas es más vulnerable a los efectos del tabaco.

En los lactantes y menores de 3 años la exposición al humo del tabaco duplica el riesgo. Diversas investigaciones han comprobado que la aspiración involuntaria por los pequeños, incrementa la gravedad en los casos de asma y la posibilidad del síndrome de muerte súbita. Los riesgos a la salud que se asocian al tabaquismo son:

• El cáncer, en diferentes manifestaciones como el de pulmón, boca, faringe, laringe, esófago, estómago, páncreas, cérvico-uterino, renal y vesícula.
• Enfermedades del sistema respiratorio como bronquitis crónica y enfisema.
• Enfermedades del corazón como deficiencia coronaria e infarto.
• Enfermedades cerebrovasculares, como aneurisma y problemas circulatorios e hipertensión.

Existen otros vectores nocivos a la salud como la influencia de algunas sustancias que tienen incidencia en el entorno de algunas regiones específicas, como por ejemplo: El arsénico es un metal que podría presentar riesgos durante el embarazo. Se incorpora al medio ambiente a través de fuentes naturales (la erosión de las rocas y los incendios forestales) y fuentes artificiales (la actividad minera y la fabricación de componentes electrónicos).
Si bien el arsénico es un veneno muy conocido, es poco probable que las pequeñas cantidades que se encuentran normalmente en el medio ambiente sean nocivas para el feto.

No obstante, algunas mujeres podrían estar expuestas a altos niveles de influencia, y por tanto, mayor riesgo de afectación durante el embarazo, tales como: Aborto espontáneo y defectos congénitos. (2). La exposición prolongada en los niños puede dar como resultado una disminución del cociente intelectual. (2) Las mujeres que pueden estar expuestas a niveles más altos de arsénico son las siguientes:

• Trabajan o viven cerca de una fundición.
• Viven en zonas agrícolas en las que se utilizaron fertilizantes a base de arsénico (actualmente prohibidos) para los cultivos.
• Viven cerca de sitios donde se depositan o incineran desechos peligrosos.
• Beben agua de pozo que contiene altos niveles de arsénico. Esto puede ocurrir en los lugares antes mencionados o en ciertas partes del país que se caracterizan por tener niveles naturalmente elevados de arsénico en su entorno.

Las mujeres que viven en zonas con niveles de arsénico posiblemente altos pueden protegerse y proteger a sus hijos de la exposición:

• Limitando su contacto con el suelo.
• Haciendo analizar el agua de pozo para determinar su contenido de arsénico y asegurarse de que sea segura para el consumo, o bien bebiendo agua mineral. El suministro de agua en Cuba también se somete al análisis para determinar su contenido de arsénico, dando por resultado que las concentraciones de esta sustancia no resulta nociva.

El cadmio es otra sustancia que puede causar efectos nocivos. Este se encuentra presente en suelos contaminados, en algunas tuberías antiguas, en algunas pinturas (sobre todo de color rojo, amarillo y naranja) y en algunos plásticos. El cadmio puede ser absorbido mediante la ingestión de polvo contaminado por el uso de utensilios de plástico en la alimentación, por inhalar humo de tabaco y por ingerir agua contaminada. Es dañino en dosis muy pequeñas. El envenenamiento por cadmio produce osteoporosis, enfisema pulmonar, cáncer de pulmón, cáncer de próstata, hipertensión, diversas cardiopatías y retraso en la habilidad verbal de los niños.

Un elemento importante a tener en cuenta por la incidencia de su aplicación, se refiere a los insecticidas o pesticidas que generalmente son tóxicos y en relación a varios estudios se sugiere que los altos niveles de exposición a estas sustancias podrían contribuir a la ocurrencia de abortos espontáneos, partos prematuros, bajo peso al nacer, defectos congénitos y problemas de aprendizaje. Las mujeres que realizan tareas agrícolas o que viven en zonas agrícolas tienen más probabilidades de estar expuestas a altos niveles de pesticidas (4) que otras mujeres. No obstante, se recomienda a todas las mujeres embarazadas evitar los pesticidas siempre que sea posible.

Las mujeres embarazadas pueden reducir su exposición a los pesticidas utilizando productos menos tóxicos, por ejemplo, colocando trampas adhesivas para insectos en lugares a los que no tengan acceso los niños. En el caso de que la casa deba ser fumigada, se recomienda a las mujeres embarazadas:

• Pedir a otra persona que aplique los productos químicos. También es aconsejable que permanezca alejada del lugar la cantidad de tiempo indicada en las instrucciones del envase.
• Retirar alimentos, platos y utensilios del lugar antes de la aplicación del pesticida y pedir a alguien que luego abra las ventanas y lave todas las superficies utilizadas para preparar los alimentos.
• Cerrar todas las ventanas y apagar el aire acondicionado cuando se aplican pesticidas al aire libre, para que los gases no se introduzcan en la casa.
• Usar guantes de goma al realizar tareas de jardinería para evitar el contacto de los pesticidas con la piel.

Algunas mujeres embarazadas también se preocupan por la seguridad del uso de repelentes para insectos durante el embarazo. El repelente para insectos DEET (dietiltoluamida) es uno de los más eficaces para evitar las picaduras de insectos, como mosquitos y garrapatas. Es importante evitar las picaduras de insectos durante el embarazo ya que las infecciones causadas por los mosquitos y las garrapatas, como el virus del Nilo Occidental y la enfermedad de Lyme, pueden ser nocivas durante el embarazo. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) no recomiendan ninguna precaución especial a las mujeres embarazadas que utilizan productos a base de DEET si los utilizan según las indicaciones de la etiqueta (3). Las mujeres embarazadas pueden reducir el uso de DEET permaneciendo dentro de la casa al amanecer y al atardecer, cuando suelen picar los mosquitos y usando pantalones largos y prendas de mangas largas.

Los disolventes son productos químicos capaces de disolver otras sustancias. Algunos de los disolventes más comunes son los alcoholes, los desengrasantes, los diluyentes de pintura y los quitaesmaltes. Las lacas, tintas de serigrafía y pinturas también contienen estas sustancias químicas. Una serie de estudios sugiere que la exposición a disolventes en el lugar de trabajo puede aumentar el riesgo de defectos congénitos (4). Un estudio realizado en Canadá en 1999 comprobó que las mujeres que estaban expuestas a disolventes en su trabajo durante el primer trimestre del embarazo tenían una probabilidad 13 veces mayor que las mujeres no expuestas de tener un bebé con algún defecto congénito importante, como espina bífida (columna vertebral abierta), pie torcido, defectos cardiacos y sordera (5). En el estudio participaron mujeres que se desempeñaban como operarias en fábricas, técnicas de laboratorio, artistas, diseñadoras gráficas y mujeres que trabajaban en imprentas.

Otros estudios han comprobado que las mujeres que trabajan en plantas donde se fabrican semiconductores y que están expuestas a altos niveles de éteres de glicol, otro tipo de disolventes, tienen más probabilidades de sufrir un aborto espontáneo que las mujeres no expuestas (6). Los éteres de glicol también se utilizan en trabajos de fotografía, tinturas y serigrafía.

Se recomienda a las mujeres embarazadas que trabajan con disolventes y a las que realizan artesanías en su hogar reducir su exposición:



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924