Actualizacion y revision de la brucelosis en nuestro pais
Autor: Damián Muñoz Simarro | Publicado:  14/08/2012 | Enfermedades Infecciosas , Medicina Preventiva y Salud Publica , Articulos | |
Actualizacion y revision de la brucelosis en nuestro pais .1

Actualización y revisión de la brucelosis en nuestro país

Damián Muñoz Simarro. Especialista en Enfermería del Trabajo. Distrito Sanitario Sevilla
Agustín Míguez Burgos.
Susana Tello Pérez.

INTRODUCCIÓN Y JUSTIFICACIÓN

La Brucelosis vuelve a ser de nuevo una enfermedad olvidada en el siglo XXI, donde las tecnologías, las grandes urbes, se impone a los medios rurales y no podemos bajar la guardia ante ella pues afecta a medio millón de personas al año, con especial incidencia en países de la zona mediterránea, península de Arabia, subcontinente indio, México, América Central y Sudamérica. La epidemiología de la brucelosis humana ha cambiado notablemente durante la última década debido a motivos sanitarios, socioeconómicos y políticos. Zonas tradicionalmente endémicas han logrado el control de la enfermedad, surgiendo nuevos focos de brucelosis humana, sobretodo en Asia Central, y empeoran la situación en algunos países del cercano oriente. La globalización del momento que vivimos nos hace pensar que no debemos bajar la guardia ante esta enfermedad.

La brucelosis ocupa un lugar importante entre las enfermedades profesionales reconocidas y registradas en España, siempre detrás de las Dermatopatías de origen profesional que siguen en una destacadísima primera posición, pero no debiendo menospreciar la brucelosis que ha tenido repuntes en los últimos años.

En España ha experimentado una tendencia anual progresiva a la disminución a partir de 1990, coincidiendo con campañas de vacunación e intervención sobre la brucelosis animal en muchas regiones españolas.

La tenemos catalogada como Enfermedad de Declaración Obligatoria y enfermedad profesional desde 1978.
Según los datos obtenidos de M.V. López de Luz y H. Ortiz Marrón, podemos decir que España presenta una de las tasa de prevalencia de brucelosis más alta de nuestro entorno más próximo, junto con Grecia.

Realizando un análisis más profundo y por décadas observamos que en general existe una tendencia a la disminución y el control de la misma en todo el territorio europeo, podemos destacar el descenso de Italia como modelo a seguir, pues España aunque en tendencia decreciente sobretodo, está lejos aún de los datos que presentan nuestros vecinos italianos.

Esta enfermedad infecciosa afecta principalmente al ganado bovino, ovino y caprino, y se puede transmitir a las personas que se encuentran en contacto con sus secreciones y los excrementos de estos animales o ingieren leche no pasteurizada o pasteurizada de forma inadecuada.

En los humano, la brucelosis se conoce más como "Fiebre de Malta". Según uno de los investigadores de la Unidad de Sanidad Animal del Servicio de Investigación Agraria de Aragón, "desde hace aproximadamente una década, en España se dan unos 1.500 casos anuales oficialmente declarados de brucelosis humana. En las ovejas y cabras no hemos conseguido controlar la enfermedad, y la prevalencia sigue siendo muy elevada, lo que explica que todavía se detecten muchos casos de brucelosis humana. Por otro lado la brucelosis bovina si bien se habían logrado progresos significativos, nos encontramos con un rebrote de la enfermedad, que está afectando a parte de las comunidades autónomas que habían conseguido erradicarlas". Es probable que la sensación de falsa seguridad de tener la enfermedad controlada haya sido causa de estos rebrotes, juntos con diferentes políticas adoptadas que prohibían la comercialización de ganado tanto enfermo como vacunado, pudiendo obligar o presionar a muchos ganaderos a no vacunar a causa de la pérdida comercial.

Todo esto nos hace incidir en esta cuestión para que a través de la formación, información y difusión de la misma mejoremos los datos para años posteriores.

DEFINICIÓN Y MARCO HISTÓRICO

La brucelosis, más conocida como fiebre malta o fiebre ondulante, es una enfermedad bacteriana (infecciosa) que ataca a varias especies de mamíferos dentro de los cuales se encuentra el hombre, causando la brucelosis humana. También infecta a otros mamíferos como pueden ser los ganados bovino, equino, porcino, ovino y caprino y a otras especies silvestres. Por tanto decimos que la brucelosis es una zoonosis producida por distintas especies del Género Brucella, cuyas fuentes de infección y organismo responsable varían en función de la zona geográfica.

Es Jeffrey Allen Marston quien en 1863 (Malta) define la fiebre mediterránea remitente y pasa a llamarse popularmente “Fiebre de Malta”

La relación causal entre el organismo y la enfermedad fue establecida por Dr. David Bruce (microbiólogo) en 1887.

Otra avance importante es el que en 1905, Zammit y Horrocks demostraron que el Micrococus melitensis era excretado en la leche de las cabras.

La brucelosis es producida por microorganismos del género Brucella spp. Son un grupo de pequeños cocos y cocobacilos gramnegativos de 0,5 a 1,5 micrómetros, aeróbicos, inmóviles y de crecimiento lento no formadores de esporas.

Se reconocían nueve especies distintas de Brucella, siete de ellas afectan a animales terrestres (Brucella abortus “bovinos”, Brucella melitensis ”ovejas y cabras”, Brucella suis ”porcinos, Brucella ovis ”ovejas”, Brucella canis ”caninos”, Brucella neotomae ”roedores” y Brucella microti ”zorros y roedores”) y dos a mamíferos marinos (Brucella ceti ”delfines, marsopas y ballenas” y Brucella pinnipedialis ”focas”), hasta que en 2009 se aisla en una infección en un implante mamario siendo está la decima especie (Brucella inopinata)

Las tres primeras especies se denominan “clásicas” y producen la brucelosis humana: Brucella mellitensis, que afecta fundamentalmente a cabras y ovejas, es la responsable de la gran mayoría de casos en España, ocasionando además los de mayor gravedad. Brucella abortus es el microorganismo implicado con mayor frecuencia en la brucelosis bovina y Brucella suis afecta primariamente al ganado porcino. Las restantes especies, o no revisten importancia en patología humana o no son patógenas para el hombre (Franco MP, 2007).

EPIDEMIOLOGÍA Y ETIOPATOGENIA

La Brucella, es un parásito intracelular obligado del sistema fagocítico mononuclear, sensible a la luz del sol, la radiación ionizante y al calor. Se destruye en su totalidad por la cocción y la pasteurización y con el uso de desinfectantes comunes, pero es resistente al frío y la desecación, lo que le permite mantenerse estable y facilitar la transmisión en forma de aerosol. Puede sobrevivir más de 2 meses en productos lácteos como el queso fresco y hasta 6 semanas en el polvo seco contaminado por orina infectada, secreciones vaginales o tejidos placentarios o fecales.

La brucelosis es una zoonosis con una distribución universal y su presentación está relacionada íntimamente con la enfermedad en animales domésticos. No encontramos datos reales de la prevalencia global de la brucelosis en el ser humano, debido en gran medida a la imprecisión del diagnóstico y a la inadecuada comunicación a los sistemas de vigilancia epidemiológica en muchos países.

La situación epidemiológica de la brucelosis en España disminuía muy discretamente durante los años 80 y a partir de 1990 sufrió una tendencia anual progresiva a la disminución que coincidía con campañas de vacunación e intervención sobre la brucelosis animal en muchas comunidades españolas. Es una zoonosis endémica en España catalogada no solo como Enfermedad de Declaración Obligatoria, sino que a partir de 1978 se incluye en la Lista de Enfermedades Profesionales.

Esta disminución en el número de casos dentro de España, no ha modificado para nada la distribución geográfica de la misma, siendo las comunidades del centro y sur de la península las que tienen las tasas mayores y las de Cantabria y las mediterráneas las menores. La distribución estacional de la brucelosis si se modifica en España, aumenta desde el mes de marzo hasta finales de junio (desde primavera a inicio de verano), relacionada con la biología de los óvidos. Con respecto al sexo y su distribución, podemos decir claramente que se asocia más frecuentemente al hombre que a la mujer y el rango de edad de máxima prevalencia seria entre los 31-40 años.

Vías de Transmisión

En cuanto a su contagio la Brucella se presenta como ya hemos indicado como una antropozoonosis, no existiendo contagio hombre-hombre (en la actualidad existe cierta discrepancia o duda sobre la posibilidad de la transmisión sexual), salvo el contagio que pueda surgir como consecuencia de la manipulación clínica de material humano infectado.
Las vías de transmisión las podemos resumir en la ingesta de productos lácteos sin higienizar (leches y derivados) o de carnes y embutidos provenientes de animales enfermos y, por otro lado, el contacto sangre, orina, secreciones vaginales,…. de ganado enfermo.

De una forma más exhaustiva nos encontramos con las siguientes vías de trasmisión:



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado