Carta Abierta a la Doctora Debora Spar, PhD. ¿Es Necesaria una Metafisica, para Enrumbar la Investigacion Cientifica? Clonacion Humana Solucion: Bioetica, Metabioetica o Metafisica.
Autor: Dr. Juan Herrera Salazar | Publicado:  4/12/2007 | Genetica , Etica, Bioetica. Etica medica. Etica en Enfermeria | |
¿Es Necesaria una Metafisica, para Enrumbar la Investigacion Cientifica?

Carta Abierta a la Doctora Debora Spar, PhD. ¿Es Necesaria una Metafísica, para Enrumbar la Investigación Científica? Clonación Humana Solución: Bioética, Metabioética o Metafísica.

 

Dr. Juan Herrera Salazar, Neumólogo. Appointed Director del Proyecto: Centro de Bioética de la Universidad Juan Pablo II, Managua, Nicaragua.

 

Resumen

 

El autor reflexiona en relación a la clonación humana y expresa su preocupación por sus implicaciones filosóficas y morales. Aprovecha el artículo publicado por la Dra. Debora Spar, el 29 de marzo del 2007 para hacer ulteriores consideraciones. No acepta denominar a los oocitas humanos o considerar a los embriones como simples material de investigación, pertenecientes al investigador y que sean parte de un nicho de mercado como lo considera la Dra. Spar: “precioso material de investigación", material propicio para alimentar la bolsa de valores en la floreciente industria High Tech de los Estados Unidos. El autor hace un llamado a los científicos y los exhorta a utilizar las herramientas de la metafísica para que consideren al ser humano y lo respeten por su valor intrínseco, por su dignidad y trascendencia. Hace un vehemente llamado a sus colegas a evitar el reduccionismo científico, que niega el origen valor ontológico del ser humano y hace que el científico de un estatuto epistemológico a la ciencia que no le pertenece, esta no puede ser jamás simplemente el arte de lo posible. La ciencia debe estar siempre al servicio del hombre, respetar a la persona humana, su dignidad y trascendencia.

 

Abstract

 

The authors reflects on  the bioethical implication of human cloning, and human experimentation .He  does not agree, with Doctor Debora Spar, that considered human oocytes as part of florescent  niche market in the USA. He called the scientist to review the human traditional values, not to accept the provocative argumentation of Dr Debora Spar, that does not behave as a scientist but as trade agent, and with this particular interest disregard important moral issues, a shame for the Harvard School   that she represents. He called the scientists to be faithful to the epistemology of science, has to serve the human been and respect the human person for its dignity and trascendency.

 

Palabras Clave: Células madre, cuerpo embrioide, epistemología de la ciencia, embriones excedentarios, reduccionismo científico, Industria High Tech, eugenesia, eutanasia social, células madre, principio de no contradicción, (gnoseología, lógico, ontológico), valor ontológico, oocitas.

 

Key Words: Stem cells, embryoid body, epistemology,  IVF  embryos, scientific reductionism, High tech industry, eugenics, social euthanasia, oocytes,  Metaphysics, gnoseology, ontology, logic, non contradiction principle.

 

Introducción

 

Hoy 29 de marzo al iniciar a escribir estas reflexiones recibí en mi correo un artículo sobre mercadeo de oocitos (ovocitas u ovocitos) humanos en los Estados Unidos, por eso decidí incluir estas anotaciones antes de entrar en la discusión bioética o metabioética que es el motivo de mi artículo:

http://content.nejm.org/cgi/content/full/356/13/1289

 

The Egg Trade — Making Sense of the Market for Human Oocytes. Debora Spar, Ph.D.

New England Journal of Medicine. Volumen 356:1289-1291, March20, 2007, Number 13.

Con el contenido del artículo de la doctora Debora Spar mi reflexión se actualizó. Se refiere a los oocitas humanos y a los embriones, como un simple material de investigación, o de mercadeo.

 

Ella sostiene que este “material “tiene un valor en el mercado, su posición moral aparentemente sólo tiene en cuenta el valor metálico del material biológico y la metodología de obtención del mismo. Está de acuerdo que se debe compensar de "manera justa" a las donadoras de óvulos sin tomar en cuenta si se van utilizar para IVF (Fertilización en Vitro o para obtener a partir de embriones humanos líneas de células madre inmortales). 

 

Ella con sus propias palabras anuncia su posición moral y dice: “no veo ningún problema… no hay que ser hipócritas…”

 

Les causará asombro que los autores y la periodista no se interroguen sobre las consecuencias de este comercio, se limitan a destacar algunas características especiales de las donadoras de oocitas, que preferiblemente deben ser caucásicas y con ciertas características genéticas, atléticas y por tal virtud a estas donadoras se les podría premiar por sus características hereditarias hasta con US$ 80,000, en vez de US$ 20,000 como a las donadoras comunes o de menor categoría.

 

La Dra. Debora Spar llamó a los no caucásicos seres Non dignum selectione. ¿No cree  Dra. que Ud. abraza más bien una ideología que una ciencia ?.

 

Ya vivimos la II Guerra Mundial, se practicó la “eugenesia positiva “en ese período, se quería crear una raza superior, actualmente a ese no lo llamamos ciencia, eso es una ideología, que se impuso durante el conflicto bélico extermino a los más débiles y a los indefensos de la Alemania del Führer; esta ideología condujo a la eutanasia social, en ese período se experimentó ampliamente con seres humanos. Estos actos fueron condenados por la Asociación Médica Mundial. Las ideologías como estas antes mencionada son consideradas por la mayoría de las asociaciones o foros Non dignum selectione.

 

Dra. Debora Spar, tenga la amabilidad de escribir una carta al New England Journal of Medicine, para que podamos entender mejor lo que pretende su escrito y el fundamento mismo de su análisis filosófico y moral. Veo en el escrito de la doctora Spar el interés particular de una científica, que hace que su ciencia se enrumbe sin rumbo, mejor dicho con un rumbo de ciencia particular que habla el lenguaje del mercado.

 

A propósito de la biotecnología, vengo al foro-debate a invitarlos, a exhortarlos a reflexionar sobre los avances en materia de técnicas e interventos sobre la vida, animal y humana. Existe actualmente un verdadero peligro de dar a la opinión pública elementos para formar juicios fragmentarios, emotivos, apoyados en noticias incompletas, a veces debido a que el periodismo da una cobertura insuficiente y las revistas científicas especializadas parecen sostener de manera irresponsable que hay una neutralidad de la ciencia, circulan así muchas noticias no bien entendidas, difundidas fácilmente con cierto aire sensacionalista, que muchas veces no miden el verdadero caudal, la portada cultural o sus consecuencias para la humanidad .

 

La manera triunfalista en que la Dra. Spar habla de la investigación con células madres, la seguridad con que afirma que no hay problemas con este tipo de tecnología, se refiere al “material de investigación“, como propiedad, o valor de mercado, crea confusión en la opinión pública… Hemos iniciado un nuevo siglo. El siglo XX fue definido como el “siglo de la biotecnología“; el siglo XXI lo podríamos convertir en el siglo de la esperanza, el siglo de la “Reflexión de la Biotecnología " sólo si lo hacemos realidad nosotros mismos.

 

Iniciemos una reflexión, pongamos nuestros actos valientes en acción, transformemos la potencia en acción, hagamos que la biotecnología sea capaz de reflexionar: cada uno de nosotros desde su microscopio, desde su pipeta, desde su potencia y hagamos que la técnica y la ciencia sea capaz de ir y volver sobre sus pasos, comprenderse, formarse, aplicarse e interrogarse y orientar el derrotero de su quehacer mismo, de su propia investigación.

 

Nuestro quehacer médico nos lleva a diario a relacionarnos con nuestros pacientes. La consulta clínica se vuelve una oportunidad para que se encuentren dos conciencias, la del paciente y la del médico, el pretexto el cuerpo: a veces un cuerpo enfermo o un cuerpo sano, una mente que busca, o una angustia que se expresa, lo cierto es que la mediación corpórea propicia el diálogo y el encuentro (la conciencia del paciente se encuentra con la conciencia del médico) y con la conciencia social de nuestra cultura.

 

En nuestra consulta debe surgir una síntesis de ese conocimiento que emerge del encuentro. Por eso justamente repito a los médicos y a los clínicos especialistas que recordemos la etimología de nuestro quehacer, klinei inclinarse, hacer una reverencia al ser humano que vamos a tratar, a ese ser que el encuentro diario nos prepara. Colegas estamos inmersos en el inmenso laboratorio de la vida, captamos su esencia sin microscopio, también captamos el fin de nuestro quehacer y la idoneidad de los medios a utilizar en nuestra investigación mediante la reflexión. Esa verdad la captamos y se nos hace evidente solo si buscamos la verdad, el verum et bonum, sino dejamos que los intereses particulares la eclipsen.


Por eso el artículo de la doctora Debora Spar y la entrevista de la Dra Emily Galpern (Project Director on Reproductive Health and Human Rights for the Center for Genetics and Society in Oakland, California), parecen una buena introducción a mi reflexión. Algo les impide a estas investigadoras captar la realidad, la ideología las hace aplicar un método científico reduccionista, sólo son capaces de ver un mercado y el horizonte de su expansión, ni siquiera piensan en las consecuencias de sus actos, y no ven que existe un problema ético, que es necesaria una normativa para conducir la investigación científica, que no se puede proponer simplemente en la bolsa la investigación biotecnológica y utilizar los embriones para impulsar la floreciente industria “High Tech“.

 

Nosotros estamos claros, que el oocita fertilizado no es un material de investigación. El embrión y las células madre no son sólo valores para poner a la disposición en la bolsa del US Market. Ud. Sra. Emily Galpern también debería ampliar sus reflexiones para que no haya malentendidos de parte del público sobre lo que su centro de investigación pretende. La biotecnología, si la dejamos que se gobierne como una técnica o una ciencia particular, nos arrastra al precipicio, nos pone un velo, propongo que descubramos ese velo, para que contemplemos al hombre sujeto del encuentro, en el plano que le corresponde por su dignidad y trascendencia.

 

La Reflexión Biotecnológica es una esperanza, nuestro intelecto será capaz de captar al espíritu para guiar nuestra investigación científica. La Reflexión Biotecnológica captará el bien de su ciencia y de su técnica, esta reflexión y estos cambios son posibles, si la hacemos todos, conseguiremos su fin “verum et bonum“, si no nos perdemos en fines particulares, sino que buscamos la perfecta finalidad.

 

Apliquemos nuestras energías estimados colegas, juntos llamemos a los científicos que trabajan en los laboratorios donde se estudian los detalles íntimos de la vida, los procesos de la vida, a que iniciemos la reflexión, para que llevemos a la comunidad a una reflexión documentada, serena, objetiva, para ofrecerla a los no adeptos a los trabajos, como una contribución generosa, "deberosa", ya que tenemos el deber de hacerla conocer, para que progrese la sociedad en la toma de conciencia sobre los hechos científicos y biotecnológicos que señalan nuestro siglo.

 

Tenemos que volver a una ciencia que no niegue su verdadero estatuto epistemológico: la ciencia y la técnica deben estar al servicio del hombre. Queremos un progreso científico, no una biotecnología concebida como si fuera una ciencia política, que se preocupa del arte de lo posible y no mide las consecuencias culturales, sociales y el peligro al que expone a la raza humana y al planeta.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924