Esclerosis multiple. Diagnostico genetico
Autor: Juan Carlos Zuil Escobar | Publicado:  8/03/2008 | Rehabilitacion y Fisioterapia , Genetica , Neurologia | |
Esclerosis multiple. Diagnostico genetico.1

Esclerosis múltiple: diagnóstico genético.

 

Multiple sclerosis: genetic diagnosis.

 

 

Zuil Escobar J.C. Diplomado en fisioterapia y licenciado en Humanidades. Profesor colaborador. Facultad de Medicina. Universidad CEU-San Pablo. Doctorando en el Programa “Biología y Patología Perinatal”. Universidad CEU-San Pablo.

 

Martínez Cepa C.B. Diplomada en fisioterapia y licenciada en Humanidades. Profesor titular de escuela universitaria. Facultad de Medicina. Universidad CEU-San Pablo. Doctorando en el Programa “Biología y Patología Perinatal”. Universidad CEU-San Pablo.

 

 

Resumen

 

Objetivo: Estudiar los genes implicados en  la esclerosis múltiple, enfermedad degenerativa del sistema nervioso central de origen multifactorial.

 

Material y métodos: Se ha realizado una revisión bibliográfica en las bases Medline, Genetests y Omim y se han incluido artículos relacionados con genes implicados en la aparición de la esclerosis múltiple o a métodos de diagnóstico genético empleados en la misma.

 

Resultados: Se seleccionaron 30 referencias que cumplan los criterios de la revisión. Hay que destacar que, pese a las mejoras en los elementos de diagnóstico molecular y genético, no existe una unanimidad en la literatura sobre los genes implicados en la misma, existiendo una variación importante según el grupo población de estudio.

 

Conclusiones: De todos los genes encontrados en los diversos estudios, solo existe una clara implicación del gen 6p21, el cual es el responsable del complejo de histocompatibilidad mayor, participando en la respuesta inmune.

 

Palabras clave: Esclerosis múltiple, gen, diagnóstico, revisión bibliográfica.

 

 

Abstract

 

Objective: To study the genes related to the multiple sclerosis, a degenerative disease of the nervous central system of multifactorial origin.

 

Material and methods: A bibliographical review has been made in Medline, Genetests and Omim databases. Articles related to the involved genes responsible for the development of multiple sclerosis, as well as genetic diagnosis used for its identification have been included.

 

Results: Thirty references fulfill the review criteria. The results point out that in spite of the improvements in molecular and genetics diagnosis, there is no consensus about the damaged genes in the literature, which vary according to the group of population studied.

 

Conclusions: Of all the implied genes, only one of them is clearly related to this illness. Gene 6p21 which is responsible of the major hystocompatibility complex takes part in the immune response.

 

Key Words: Multiple sclerosis, gene, diagnosis, bibliographical review.

 

Introducción

 

La esclerosis múltiple es una enfermedad desmielinizante del sistema nervioso central, crónica, caracterizada por la aparición de lesiones de carácter inflamatorio, así como por la pérdida de mielina; en las zonas donde ésta desaparece, se encuentran placas de tejido endurecido, que van a provocar una interrupción en los impulsos nerviosos (1). Estas placas suelen tener un tamaño menor a 1,5 centímetros, aunque pueden encontrarse próximas entre sí, dando lugar a placas de mayor tamaño. Este daño también afecta a los axones, pudiendo aparecer el mismo en los primeros episodios (2).

 

A nivel histológico (3), se encuentra un infiltrado inflamatorio perivascular formado por células T CD4, junto a macrófagos y astrocitos. Esto se traduce en una desmielinización, con formación de placas de tejido endurecido, que van a alterar la conducción nerviosas. Actualmente, se ha observado que también se producen lesiones en el axón. Las lesiones pueden tener una localización múltiple, a lo largo de todo el sistema nervioso central, siendo los lugares de localización más frecuentes las estructuras periventiculares, el nervio y quiasma óptico, el tronco cerebral, los pedúnculos cerebelosos y la médula. Esto hace que entre los signos y síntomas más típicos de esta enfermedad se encuentren trastornos de visión, diplopía, alteraciones sensitivas (parestesias e hipoestesias) y motoras de las extremidades (puede llegar a impedir la marcha), alteraciones en la coordinación, fatiga, incontinencia urinaria, espasticidad, temblor, problemas en la memoria e intolerancia al calor (que puede aumentar el resto de los síntomas) (4). Los signos y síntomas se encuentran espaciados en el tiempo; además, se pueden presentar de forma aislada o conjunta, aumentando tanto su presencia como su intensidad a medida que la enfermedad va evolucionando.

 

La edad de presentación de esta patología se sitúa entre los 20 y los 40 años (5,6), siendo la enfermedad neurológica más frecuente en el adulto joven en Europa y Norteamérica. También puede presentarse en la infancia (7) y en personas por encima de los 60 años. Además, afecta el doble a las mujeres que a los hombres (8,9). Respecto a la prevalencia de la enfermedad (10), se calcula que a nivel mundial se sitúa entre 1,1 y 2,5 millones. Destaca la latitud geográfica como factor a tener en cuenta en su aparición. Así, hay una mayor prevalencia entre los 40º y los 60º de latitud norte y sur.

 

Las áreas geográficas con mayor prevalencia, de 50-120/100.000 serán: Europa del norte y del oeste, Canadá, Rusia, Israel, Estados Unidos, Nueva Zelanda y el sur de Australia. Con una prevalencia menor, de 5/100.000 se encontrarían Asía y el África subsahariana. 

 

La evolución clínica de la esclerosis múltiple suele seguir una de las siguientes formas:

  • Remitente-recurrente: Se caracteriza por la presencia de brotes, con posterior recuperación total o parcial. En el espacio entre brotes, no existe progresión en la misma. Se presenta en el 85% de los casos.
  • Primaria-progresiva: Se presenta de forma progresiva desde el inicio, aunque puede estacionarse en algún momento. Se presenta en el 10% de los casos (11).
  • Secundaria-progresiva: Se trata de la forma remitente-recurrente que, llegado un momento, presenta progresión. El 50% de las formas remitente-recurrentes, a los 10 años, pasan a esta forma (12).
  • Progresiva-recurrente: Enfermedad progresiva desde el inicio con recaídas, con o sin mejoría. En los periodos entre brotes se caracterizan por presentar una progresión de la enfermedad (12).


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924