La Universidad de Padua, forjadora del pensamiento medico y cientifico moderno. Capitulo 3. Siglos XIII y XIV
Autor: Dr. Julio C. Potenziani Bigelli | Publicado:  21/05/2010 | La Universidad de Padua, forjadora del pensamiento , Historia de la Medicina y la Enfermeria | |
Universidad de Padua forjadora pensamiento medico cientifico moderno. Capitulo 3. Siglos XIII XIV .1

La Universidad de Padua, forjadora del pensamiento médico y científico moderno. Capítulo 3. Siglos XIII y XIV.

Siglo Trece (XIII)

Pietro D'abano o Aponensis, Petrus De Apono o Peter De Abano o Peter Of Apona
Alberto Magno o San Alberto El Grande, o Alberto De Colonia, o Alberto Magno De Bollstadt, o Doctor Universalis o Doctor Expertus

Siglo Catorce (XIV)

Jacopo Dondi Dall'orologio
Giovanni Dondi Dall'orologio
Jacopo Da Forlí, o Giacomo Da Forlí, o Giacomo Dalla Torre o Iacobus Foroliviensis
Paolo Veneto o Paolo Di Venezia o Paulus Venetus o Paolo Nicoletti o Paul Of Venice

Breve descripción de personalidades medicas y de otras ramas de las ciencias, que enseñaron y estudiaron en la Universidad de Padua.

SIGLO TRECE (XIII)

PIETRO D'ABANO o APONENSIS, PETRUS DE APONO o PETER DE ABANO o PETER OF APONA (1250?,1257?-1316)

Filósofo y Médico. Fue profesor de Medicina, Filosofía y Astrología en la Universidad de Paris y desde 1306 en la Universidad de Padua.
Primer representante del aristotelismo paduano. Amigo personal de Marco Polo (1254-1324), vivió muchos años en Constantinopla para aprender el griego estudiando los textos originales de Galeno, Averroes y Avicena.

Escribió ‘Conciliator Differentiarum, quoe inter Philosophos et Médicos Versantur’, para tratar de unificar la medicina árabe con la filosofía especulativa griega lo que le valió fama. Refieren que fue Abano quien inspiró y motivó al gran pintor Giotto a que decorara con frescos el ‘Palazzo Della Ragione’ en Padua con el conjunto pictórico de los ciclos astrológicos con gran apego cientifico, que luego se perdió en un incendio y fue pintado de nuevo en 1420 siguiendo el mismo ordenamiento del original.

Fue juzgado dos veces por la Inquisición por acusaciones de herejía y nigromancia. Se le absolvió en el primer juicio, pero se le declaró culpable en el segundo después de su muerte, en prisión. Sus inquisidores, sin embargo, jamás pudieron dar con sus restos, pues sus leales amigos le dieron justa sepultura secreta. Escribió el ‘Heptameron’ un libro de rituales mágicos referentes a la conjuración de ángeles específicos para los siete días de la semana

Universidad_Padua_Medicina/pietro_D-Abano_foto

Universidad_Padua_Medicina/cronicas_de_nuremberg

ALBERTO MAGNO o SAN ALBERTO EL GRANDE, o ALBERTO DE COLONIA, o ALBERTO MAGNO DE BOLLSTADT, o DOCTOR UNIVERSALIS o DOCTOR EXPERTUS (1200?,1206?–1280)

Obisp dominico considerado el filósofo-teólogo alemán más importante del medioevo.

Su importancia está basada en su erudición así como en su objetivo lógico-filosófico de hacer coexistir la fe con la razón, aplicando la filosofía aristotélica al pensamiento cristiano-católico. Fue el maestro de Santo Tomás De Aquino. La iglesia católica lo venera como Santo Protector de los científicos y como Doctor de la Iglesia.

De joven fue enviado a continuar sus estudios superiores en la Universidad de Padua, debido a que tenía un tío viviendo en dicha ciudad y también al hecho de que la Universidad tenía renombre de poseer una cultura de artes liberales bastante desarrollada y emancipada, y ésta era la materia preferida del joven Alberto. Allí encontró en 1222, al Beato Jordán de Sajonia, segundo maestro general de la orden de Santo Domingo, quién lo dirigió en la vida religiosa y escribió desde Padua a la Beata Diana de Andelo, que estaba en Bolonia, anunciándole que había admitido en la orden a diez postulantes, "y dos de ellos son hijos de condes alemanes". Uno era Alberto. Cuando el conde de Bollstädt se enteró de que su hijo vestía el hábito de los frailes mendicantes, se enfureció sobremanera y quiso sacarlo por la fuerza de la orden. Los superiores de Alberto, advertidos de esto, lo enviaron a otro convento, probablemente el de Colonia-Alemania donde estaba la escuela más importante de la orden.

Alberto posteriormente enseñaría en Colonia por dos años (1228-1229) vistiendo el hábito de los frailes predicadores. Más tarde, fue prefecto de estudios y profesor en Hildesheim, Friburgo de Brisgovia y Estrasburgo. Cuando volvió a Colonia, su fama se extendía por toda la provincia alemana.

Después de haber completado sus estudios en Padua y otros sitios como Bolonia, Paris y Colonia, enseñó Teología en Friburgo, Ratisbona, Estrasburgo, Hildesheim y Colonia. En París se gradúa de Teología y aquí conoce a Tomás de Aquino. El año 1248 regresan juntos al ‘Studium Generale’ de Colonia donde Alberto Magno fue nombrado Rector y Tomás se convirtió en segundo profesor y ‘Magister Studentium’. Alcanzó los máximos puestos en su escalafón clerical pero su amor por la enseñanza hizo que presentara su dimisión el año de 1257 y retomó su papel de profesor en el ‘Studium’ de Colonia en 1262. Tomas de Aquino tenía problemas con Sigiero de Brabante y los averroístas y él envió por escrito argumentos de ayuda para su amigo, que se encontraba en Paris.

Cuando el año 1274 fue invitado por el papa Gregorio X (Teobaldo Visconti 1272-1276) a participar en el segundo Concilio de Lyon se enteró de la muerte de Tomás de Aquino que también se estaba dirigiendo al Concilio de Lyon, lo que lo consternó comentando: `La luz de la iglesia se ha extinguido´. Los propios contemporáneos de Alberto, fueron quienes le dieron el título de "Magno". Por la profundidad y amplitud de sus conocimientos, solían llamarle también "Doctor Universal" pues sus conocimientos en todos los campos eran extraordinarios. El monje Rogelio Bacon le consideraba como "una autoridad" y calificaba sus obras de "fuentes originales".

Tres años después, Alberto Magno recuperó su antiguo vigor y espíritu de diatriba y discusión filosófica cuando el arzobispo de Paris, Etienne Templier, quiso atacar los escritos de su leal amigo y discípulo Tomás de Aquino, por considerarlos poco ortodoxos.

Pocos años después en el año de 1280 muere en la iglesia parroquial de San Andrea en Colonia. El valor de Alberto Magno radica en la influencia que tuvo en sus contemporáneos y en las generaciones posteriores ya que sus escritos podrían conformar una verdadera enciclopedia del saber humano. Escribió tratados científicos sobre muchísimos argumentos del saber humano, mostrando un conocimiento de la naturaleza y de la teología que fueron la base de la formación de numerosos intelectuales en su generación y en las posteriores. Fue sin duda uno de las figuras de su tiempo, y uno de las mentes más geniales que ha tenido la humanidad. 


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924