¡Hola a todos!

Iniciar un proceso terapéutico no es fácil. Se necesita aceptación para reconocer que podemos tener creencias o pensamientos que no nos dejan avanzar, y buscar ayuda siempre es el primer paso. Pero ahora, una vez que ya estamos en nuestro proceso descubriremos cosas sobre nosotros mismos que pueden ser desagradables o dolorosas, y es ahí donde comienza el verdadero reto de tener un seguimiento en nuestras sesiones psicológicas y no abandonar la terapia.

Nos gustan las cosas fáciles y rápidas, y podríamos pensar que la terapia es algo mágico y que con una sesión se resolverán todos nuestros problemas; incluso, que solo es necesario cuando tenemos emociones fuertes como ansiedad, tristeza o enojo y que el psicólogo solo debe de fungir como un estabilizador emocional. Ambas situaciones continúan siendo un mito, la terapia va mucho más allá de solo sentirnos bien momentáneamente.

En la vida siempre tendremos problemas, sin embargo, es importante saber resolverlos para poder avanzar y lograr nuestros objetivos personales. El seguimiento de tu terapia te enseñará herramientas de manejo de conflictos, conocer y cambiar cómo reaccionas ante éstos y te ayudará a darles la importancia que realmente tienen.

Saludos.
_________________________
Terapia para ansiedad