Evaluacion anatomo-funcional de defectos oseos en fracturas de tibia
Autor: Dr. Yovanny Ferrer Lozano | Publicado:  10/07/2008 | Imagenes de Traumatologia , Traumatologia | |
Evaluacion anatomo-funcional de defectos oseos en fracturas de tibia

Evaluación anatomo-funcional de defectos óseos en fracturas de tibia.

 

Dr. Yovanny Ferrer Lozano. Especialista Segundo Grado Ortopedia y Traumatología. Profesor FCM Matanzas: Profesor Adjunto Universidad de Matanzas. Investigador agregado.

 

Dr. Raúl Braulio López. Especialista Primer Grado Ortopedia y Traumatología

 

Hospital Fousseyni Daou de Kayes. República de Mali

 

Introducción

 

Hace 500 años la Era Paleozoica fue testigo de uno de los acontecimientos más relevantes en la evolución: la aparición del esqueleto. Marcando esto un nuevo punto en la supervivencia.

 

Para llevar a cabo esta función las células óseas (mesenquimales y hematopoyéticas) se especializan según su morfología, función y localización característica. Debemos recordar que la matriz orgánica está compuesta por colágeno (tipo I, V y XII), glicoproteínas no colagenasas (osteocalcina, osteonectina, sialoproteína ósea y pequeños proteoglicanos) que intervienen en el proceso de mineralización, factores de crecimiento (factor-1 y factor-2 de proteínas morfogénicas óseas), interleukina, y factores de estimulación de colonia. La matriz inorgánica, o fase mineral, sirve como reserva de iones y proporciona al hueso más flexibilidad y fuerza. (1)

 

En 1978 Mc Kibbin definió la osteogénesis reparadora como un proceso actuado en la naturaleza por el sinergismo de múltiples factores anatomofuncionales, locales y generales, solicitados y condicionados por los estímulos intrínsecos y extrínsecos adecuados. Según B. Moyen y J.J. Comtet, existe una ley fundamental bien evidenciada: la osteogénesis está determinada por la condición local de los planos biológico y mecánico (2).

 

El plano mecánico dado por la estabilidad del foco fracturario. El biológico por la condición local del pH, el oxígeno y la vascularización local. El tiempo de consolidación de una fractura depende de la proporción y tipo de trauma, de la extensión del mismo, la presencia de una patología previa, y de la edad del paciente. Lo anterior nos obliga a estudiar a cada fractura en forma individual para indicar el tratamiento adecuado. Se ha estimado que hay 492,000 nuevas fracturas cada año (3) con una prevalencia de 100,000 casos sin consolidar. A pesar de las controversias que genera cada tratamiento la mayoría de ellas son por injurias de baja energía y con un grado relativamente menor de lesión en los tejidos blandos. Las fracturas severas son relativamente raras.

 


Material y Método

 

Se hace un estudio descriptivo prospectivo, de corte longitudinal, en 50 pacientes atendidos en nuestro Servicio en el período de tiempo comprendido entre Junio del 2003 y Enero del 2007, que presentaron una fractura cerrada de tibia con defecto óseo.

 

Se incluyeron:

 

  • Pacientes mayores de 20 años, de ambos sexos, con una Fractura cerrada con defecto óseo con indicación de tratamiento quirúrgico según los criterios de Müller
  • Paciente sin antecedentes de enfermedad sistémica, sepsis o daño importante de partes blandas, que comprometiesen la vitalidad del hueso y pudiesen afectar el resultado final del tratamiento.

 

Clasificación de la lesión

 

Realizamos una radiografía, en los planos anteroposterior y lateral, con tracción manual de la pierna afectada, que incluyera las articulaciones proximal y distal.

 

Tomamos como referencia los criterios propuestos por la Orthopaedic Trauma Association (4) de conocimiento universal, y prácticos, a los que se añadieron modificaciones del autor para tener en cuenta la localización anatómica y vascularización de los fragmentos (figura 1), así como evitar errores de apreciación en la medición del defecto óseo.

 


Figura 1: Localización anatómica

 

evaluacion_anatomofuncional_tibia/localizacion_anatomica

 

Epífisis: extremos o terminaciones del hueso

Diáfisis: parte alargada del hueso

Metáfisis: unión de la diáfisis con las epífisis. En el hueso adulto esta parte es ósea, siendo cartilaginosa en la fase del desarrollo del mismo.

 

Denominamos lesiones mixtas a todas aquellas fracturas que se extendieran a más de una región anatómica del hueso.

 


Mensuración del defecto óseo

 

Se trazó una línea media a la tibia en ambas vistas radiográficas en sentido cefalocaudal (figura 2), tomando como referencia la espina tibial anterointerna en la vista anteroposterior.

 

evaluacion_anatomofuncional_tibia/mensuracion_defecto_oseo

 

Figura 2: Mensuración del defecto óseo.

 


Defectos óseos que sobrepasasen en una y otro vista esta línea se consideraran mayores del 50%. Estos resultados se relacionaron con el mecanismo de producción y el número de fragmentos de la lesión, clasificados estos según los criterios de Álvarez Cambras (5).

 



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924