Crecimientos auriculares y ventriculares en imagenes
Autor: Dr. Marco J. Albert Cabrera | Publicado:  25/09/2009 | Imagenes de Cardiologia , Cardiologia | |
Crecimientos auriculares y ventriculares en imagenes.1

Crecimientos auriculares y ventriculares en imágenes.

 

Albert Cabrera, Marco J. a; Pino Peña, Yaima C. b; Rodríguez García, Marcos A. c; Flórez Prieto, Armado M. Gil Jiménez, Yilenae d; Ferras Menéndez, Greisa M. e; Martínez Hernández, Laura e.

 

Policlínico Universitario Vedado. Plaza de la Revolución, Ciudad de la Habana. Cuba

 

(a)   Master en Ciencias en Investigación en Aterosclerosis. Especialista de Primer y Segundo Grados en Medicina Interna. Especialista de Segundo Grado en Medicina General Integral. Profesor Auxiliar del ISCM-Habana.

(b)   Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral.

(c)   Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Residente de 3er año de Cardiología del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de Cuba (ICCCV)

(d)   Estudiante de 2º año de Ciencias Médicas.

(e)   Estudiantes de 3er año de Ciencias Médicas.

 

Resumen

 

El crecimiento de las cavidades cardiacas se hace cada vez más frecuente en nuestro medio, particularmente la hipertrofia ventricular izquierda debido a la elevada prevalencia de hipertensión arterial. El crecimiento auricular se refleja según la morfología que adopte la onda P, mientras que las hipertrofias ventriculares desvían el eje eléctrico e incrementan el voltaje del complejo QRS. El conocimiento de la electrocardiografía resulta vital al sospechar y acercarse al diagnóstico de las hipertrofias tanto auriculares como ventriculares, siendo este un método de bajo costo, accesibilidad, inocuidad y gran especificidad al respecto, contribuyendo con una mayor calidad de vida del paciente. Se presentan en este trabajo imágenes inéditas típicas de estos procesos.

 

Palabras clave: crecimientos auriculares, crecimientos ventriculares, sobrecarga sistólica, diastólica, electrocardiografía.

 

El corazón promedio pesa alrededor de 275 g y bombea aproximadamente de 60 a 80 ml de sangre en cada latido, con un gasto cardiaco de 3,5 a 5 L. Cuando esta mecánica circulatoria sufre alteraciones por un incremento en la resistencia al vaciamiento sanguíneo en el lecho vascular o del volumen sanguíneo que llega al órgano, se produce un crecimiento del mismo como mecanismo compensatorio. 1

 

El concepto electrocardiográfico de crecimiento de una cavidad engloba la hipertrofia de la pared, la dilatación de la misma o la asociación de ambas. Cuando estas estructuras cardiacas están aumentadas de volumen, su vector de activación invertirá más tiempo en recorrerlas, originando alteraciones en la morfología del grafoelemento que representa la despolarización, las cuales se analizarán partiendo de las 3 dimensiones fundamentales de las ondas P y complejo QRS: duración, voltaje y morfología. 1- 4

 

 

A. CRECIMIENTOS AURICULARES:

 

El electrocardiograma (ECG) no es muy preciso para el diagnóstico de las hipertrofias auriculares, sobre todo cuando esta es izquierda, en la cual es aconsejable la ecocardiografía. Vale recordar que la onda P representa la despolarización auricular y sus dimensiones normales oscilan entre 0.06 y 0.10 segundos de anchura y de 0.5 mm a 2.5 mm de altura. 1- 5

 

Crecimiento auricular derecho (CAD):

 

Al dilatarse e hipertrofiarse la aurícula derecha, su vector de despolarización aumenta de magnitud, dirigiéndose pero un poco más hacia la derecha en el plano frontal, con un vector resultante desviado a la derecha, más allá de 60º. Esto se expresa con una P superior a 2.5 mm de altura, picuda o acuminada, en las derivaciones DII, DIII y aVF, conocida con el nombre de “P pulmonale”, pues las enfermedades que la originan generalmente cursan con hipertensión pulmonar. Por su parte las precordiales V1 y V2 muestran un incremento en la amplitud del primer modo de la onda P, que supera en duración y voltaje al componente negativo que le sigue. Existe una variante denominada ¨P congenitale¨ caracterizada por una P en DIII de voltaje mucho menor que en DI y DII y alta en V1, no necesariamente bifásica.

 

Las Enfermedades Pulmonares Obstructivas Crónicas, el tabaquismo de larga evolución, las valvulopatías derechas sobre todo la insuficiencia tricuspídea y cardiopatías congénitas con hipertensión pulmonar asociada, representadas fundamentalmente por la Tetralogía de Fallot y la Estenosis Pulmonar, raras hoy en día, son una de las causas más frecuentes de CAD. 1,2,6

 

Crecimiento auricular izquierdo (CAI):

 

El vector de despolarización auricular aumenta de magnitud y se desvía a la izquierda hacia el 0º, con un incremento del tiempo de despolarización de la aurícula izquierda que determinará un incremento en la anchura de la onda sin afectar su voltaje. Consecuentemente, en las derivaciones DI y DII la onda P durará más de 0.12 segundos y su morfología típica será la bimodal (muesca en su cúspide) dando la impresión de 2 gibas en DI, aVL, V5 y V6. Se presenta bífida o bimodal en DII y pequeña en DIII. En V1 la onda se mostrará bifásica con predominio de la negatividad. Esta P anormalmente ancha o en meseta recibe el nombre de P mitral al ser descrita por primera vez en la estenosis mitral. 1,2,3,6

 

Dentro de las patologías que le dan origen al CAI deben nombrarse, en primer lugar, la Estenosis e Insuficiencia Mitral, aunque la Estenosis e Insuficiencia Aórtica Severa y cualquier causa de sobrecarga de cavidades izquierdas (miocardiopatías dilatadas, la cardiopatía hipertensiva y/o isquémica, las cardiopatías congénitas como la Comunicación Interventricular y Persistencia del Ductus Arterioso, etc.) también pueden originarla. 1,2

 

Crecimiento biauricular:

 

La onda P se presenta en DII, DIII y aVF más alta y ancha de lo normal. Además es alta y puntiaguda en V1 y V2 y ancha con empastamientos en V5 y V6, imbricando los patrones de ambos crecimientos. 1-4

 

La valvulopatía mitral, en especial la estenosis mitral, determina en su evolución una sobrecarga de ambas aurículas. Debido a la casi erradicación de la Fiebre Reumática, en la actualidad es una causa infrecuente de crecimiento biauricular. En la práctica clínica observamos este tipo de anomalía en pacientes con enfermedades que afecten todo el corazón, como las miocardiopatías dilatadas y en patologías que provoquen fallo cardiaco izquierdo, con hipertensión pulmonar y sobrecarga secundaria derecha (valvulopatías aórticas avanzadas y algunas cardiopatías congénitas). 1,4

 

B. CRECIMIENTOS VENTRICULARES:

 

Secundario a defectos congénitos o adquiridos donde las cámaras del corazón son forzadas a admitir un volumen superior de sangre, como por un incremento del régimen de presiones en que se desenvuelve el trabajo de dichas cámaras, el músculo cardiaco desarrolla una serie de mecanismos para mantener su función de bomba. Los aumentos de presión conllevan a un incremento de la masa muscular, siendo la hipertrofia el mecanismo compensatorio por excelencia, el cual mejorará la sístole ventricular. Si la perturbación se refiere a volúmenes sanguíneos, de poco servirá lo antes referido, y se producirá la dilatación que incrementará el llenado ventricular. De ahí surge la designación de sobrecarga de presión o sistólica para la hipertrofia concéntrica y la de sobrecarga diastólica o de volumen para el estiramiento de las fibras miocárdicas. 1


 



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924