Trastornos de la alimentacion. Anorexia y Bulimia nerviosa
Autor: Dr. Hernán Klijnjan | Publicado:  25/03/2010 | Psicologia , Psiquiatria , Endocrinologia y Nutricion | |
Trastornos de la alimentacion. Anorexia y Bulimia nerviosa .1

Trastornos de la alimentación. Anorexia y Bulimia nerviosa.

 

Dr. Hernán Klijnjan. Médico graduado de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina). Médico del servicio de guardia clínica del Sanatorio Los Arroyos (Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina). Médico del servicio de guardia clínica del Sanatorio Nuestra Señora del Rosario ¨Centro médico IPAM” (Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina). Médico del servicio de emergencias médicas ambulatorias EMCOR (Villa Constitución, Provincia de Santa Fe, Argentina)

 

Dr. Adrián Abel Pérez. Médico graduado de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina). Médico del servicio de emergencias medicas ambulatoria PANAMEDIC (Capital federal, Provincia de BS AS, Argentina). Médico del servicio de guardia clínica del Sanatorio de la Unión Obrera Metalúrgica (Villa Constitución, Provincia de Santa Fe, Argentina)

 

Dr. Federico E. Buscaglia. Médico graduado de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina). Médico Residente de 1er año del servicio de Clínica Médica del Hospital Intendente Carrasco de Rosario (Provincia de Santa Fe, Argentina). Médico del servicio de emergencias médicas ambulatorias EMCOR (Villa Constitución, Provincia de Santa Fe, Argentina)

 

Trastornos de la alimentación: Anorexia y Bulimia Nerviosa

 

Resumen

 

Los trastornos alimenticios son enfermedades crónicas y progresivas que, a pesar de que se manifiestan a través de la conducta alimentaria, en realidad consisten en una gama muy compleja de síntomas.

 

La anorexia nerviosa está determinada por una pérdida de peso relevante generalmente decidida voluntariamente.

 

La bulimia nerviosa se caracteriza fundamentalmente por ingesta alimentarias excesivas y descontroladas, junto con actividades compensatorias de tales excesos, determinadas por miedo a engordar.

 

Son cuadros que, generalmente, cuando llegan al psiquiatra ya son crónicos, después de dar muchas vueltas consultando a varios especialistas (endocrinólogos, clínicos), hoy en día su detección es más precoz.

 

Las fronteras entre conductas alimentarias normales y anormales no siempre son nítidas y, por otra parte, tanto la anorexia y la bulimia pueden ser un síntoma, un síndrome o una enfermedad.

 

En los últimos años se evidencia una aumento de la incidencia de estos trastornos, esto se debe a que en la década del 60 se inicia el culto a la delgadez, que luego progresó a la hiperdelgadez y también a la participación de los medios audiovisuales que promueven la “imagen” sobre la personalidad y la relación de la belleza al éxito.

 

Epidemiología

 

Estos trastornos aparecen fundamentalmente en jóvenes entre 12 y 25 años, siendo infrecuente por encima de los 25 años, aunque la bulimia puede aparecer más tarde. En la actualidad la bulimia nerviosa parece ser más frecuente.

 

El 85-95% de los casos son mujeres, también se han identificado grupo de personas o profesionales más vulnerables a estos trastornos, tales como gimnastas, modelos, bailarines o azafatas.

 

Etiología

 

La conducta alimentaria es un acto complejo en el que intervienen factores biológicos, psicológicos y socioculturales.

 

Dentro de los factores biológicos se incluyen las necesidades nutricionales, los mecanismos centrales y periféricos de regulación de la ingesta que se manifiestan en el hambre y la saciación.

 

Dentro de los factores psicológicos encontramos los rasgos de personalidad, la dinámica familiar y la manera en la que se establecen familiarmente con la comida y con la imagen corporal.

 

Finalmente, los factores socioculturales como la disponibilidad de alimentos, hábitos alimenticios y los modelos vigentes de belleza constituyen el tercer pilar determinante de la conducta alimentaria.

 

Cuando la conducta alimentaria se encuentra alterada bajo la forma de un trastorno de la alimentación, sea anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, u obesidad, su causa puede apoyarse en los tres factores por igual o puede estar originada más en uno que en otro.

 

Respecto a los rasgos de personalidad se destacan el histrionismo y la obsesividad, determinada por el temor a ganar peso y perder el control. Frecuentemente se asocian la inestabilidad afectiva y la baja autoestima que conducen a la evitación e inseguridad social, lo que lleva a la introversión.

 

Con respecto a la familia, podemos decir que hay sobreprotección, rigidez y ausencia de resolución de conflictos. Las madres suelen ser exigentes y dominantes, en tanto que el padre es pasivo.

 

Mecanismos reguladores de la ingesta

 

El comer es un proceso discontinuo con un ritmo biológico propio, regulado por mediadores:

 

Centrales: neurotransmisores, péptidos, neurohormonas y neuroesteroides.

Periférico: péptidos y hormonas gastrointestinales.

 

Mecanismos centrales

 

La noradrenalina es el neurotransmisor que regula la ingesta en forma positiva, aumentando la necesidad de comer en cantidad y en frecuencia, predominando su acción sobre los carbohidratos. El efecto anorexígeno de las anfetaminas, fenilpropanolamina y otros estimulantes es por inhibición competitiva de esta acción.

 

La noradrenalina se interrelaciona con función compartida con los neuropéptidos Y e YY y con las dinorfinas.

 

El neuropéptido Y es el orexígeno más potente que se conoce, aumenta el apetito también a expensas de los carbohidratos e inhibiendo las leptinas.

 

Las dinorfinas derivadas de la lipotropina, ejercen su acción orexígena fundamentalmente actuando sobre la ingesta lipídica.

 

El neurotransmisor que regula negativamente la ingesta es la serotonina (5-HT), esta acción la ejerce por la estimulación directa sobre el factor hipotalámico estimulante de corticotrofina (CRH) y por inhibición gabaérgica.

 

Proveniente de la periferia y de acción central, las leptinas producen saciedad y colaboran en el mantenimiento del equilibrio de la ingesta calórica. Las leptinas son producidas por el tejido adiposo y se las considera adipohormonas, es secretada proporcionalmente al volumen de masa adiposa, probablemente debido a la distensión del adipocito, se encuentra aumentada en todas las formas de obesidad y está en relación directa con el índice de masa corporal.

 

En los obesos la leptinas están aumentadas en forma proporcional al volumen de adipocitos, esto puede ser paradojal ya que deberían evitar el aumento de peso. En realidad en los obesos hay un estado de leptino-resistencia.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924