Influencia del ejercicio fisico en una poblacion senil
Autor: MsC. Dra. Dunia Reyes Hernández | Publicado:  8/02/2012 | Medicina Familiar y Atencion Primaria , Geriatria y Gerontologia , Articulos | |
Influencia del ejercicio fisico en una poblacion senil .1

Influencia del ejercicio físico en una población senil del Consultorio Médico Popular de San Bosco. Estado Falcón. Venezuela.

MsC. Dra. Dunia Reyes Hernández. Especialista de Segundo Grado en Histología. Máster en Educación Médica. Profesora Auxiliar.
Dr. José Antonio Acosta Soriano. Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral.
MsC. Dr. Luis Javier Gómez Moya. Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Máster en Longevidad Satisfactoria.
MsC. Dra. Edeltes Cuenca Doimeadiós. Especialista de Segundo Grado en Psiquiatría Infantil. Máster en Axiología y Ciencias Sociales. Profesora Auxiliar.
Ingeniero Alexander Quesada Pacheco. Ingeniero en Ciencias Informáticas. Profesor Instructor.
MsC. Dra. Liany Romero Navarro. Especialista de Segundo Grado en Anatomía Humana. Máster en Medicina Bioenergética y Natural. Profesora Auxiliar.

RESUMEN

Se realizó un estudio de intervención en una población senil de un Consultorio Médico Popular de San Bosco perteneciente al ASIC Dr. Secundino Urbina durante los años 2008-2009 para precisar la influencia del ejercicio físico en estas personas, y buscar calidad de vida ante el creciente envejecimiento poblacional. Se evaluaron antes y después de la realización de ejercicios físicos las variables sobre capacidad funcional, algunas enfermedades crónicas no transmisibles y el estado emocional. Se demostró que las actividades básicas de la vida diaria mejoraron, de once evaluadas de regular antes a cuatro después, y las instrumentadas, de diez evaluadas regular y dos de mal al principio, se redujeron a seis y una, respectivamente.

El 44% de los hipertensos estaba descompensado y luego se redujo al 10%. Los asmáticos mejoraron de un 66 a un 9%. Los diabéticos mejoraron en su control discretamente, de un 33 a un 16%. Del 57% de los pacientes con cardiopatías isquémicas descontrolados, la cifra se redujo a cero al final del estudio. Los cuadros depresivos leves pasaron del 36 al 8% y los severos del 16 al 4% al concluir este trabajo.

Palabras clave: población senil; enfermedades crónicas; depresión; ejercicios físicos.

ABSTRACT

Was performed an intervention study in an elderly population of the People's Medical Clinic San Bosco belonging to Dr. Secundino Urbina ASIC, during 2008-2009, to clarify the influence of exercise on these people, looking at the quality of life growing aging population. Were evaluated before and after physical exercise performance variables on functional capacity, non-communicable chronic diseases and emotional state. It was shown that the basic activities of daily living improved, eleven regular assessed prior to four then implemented and evaluated ten regular and two bad at first, were reduced to six and one respectively. 44% of hypertensive patients was unbalanced and then reduced to 10%. Asthmatics improved from 66% to 9%. The improved diabetic control discreetly, from 33% to 16%. 57% of patients with ischemic heart disease out of control it was reduced to zero at the end of the study. The mild depressive went from 36% to 8% and 16% severe to 4% at the conclusion of this work.

Keywords: elderly population; chronic disease; depression; exercise.

INTRODUCCIÓN

En la actualidad, América Latina y el Caribe tienen cerca de cincuenta millones de personas de sesenta años y más, y se espera que para el 2025 esta población aumente a más de cien millones (1). Según las proyecciones, para el año 2050 uno de cada cuatro latinoamericanos será una persona mayor, y en seis países de la región un 30% de sus habitantes tendrá más de 60 años. Ese fenómeno implica en sí mismo un aumento de las afecciones propias del adulto mayor que obliga al personal de la salud a encontrarse preparado para afrontar la situación y mejorar así la calidad de vida del anciano. (2)

Para el año 2050, la proporción de personas mayores superará el 30% en Cuba -que será el país más envejecido de la región-, Guyana, Martinica, Guadalupe, Trinidad y Tobago y Barbados, y muy de cerca les seguirán Chile (28,2%), Costa Rica (26,4%), Uruguay (25,4%) y México (25,1%). Cuba junto a Uruguay y Argentina tienen la población más envejecida de América Latina. Aproximadamente, el 15,8% de sus ciudadanos supera ya los 60 años de edad y para dentro de dos décadas se espera que el 25% de los cubanos sean ancianos. (3)

Venezuela también se encuentra entre los países que verán su población envejecer a partir de la puesta en marcha del programa de salud propuesto por Hugo Rafael Chávez Frías, el cual ha dado en 10 años un cambio palpable en este sector de la población al recibir una atención médica completa y de calidad.

Tres factores parecen incidir en esta realidad venezolana: una reducción de la natalidad con la consiguiente disminución de la mortalidad infantil, un mejor control de las enfermedades no transmisibles y disminución de las transmisibles y un cúmulo de programas sociales que mejoran la calidad de vida, aumentan la expectativa de esta. (4)

Sobrepasar los 60 años y acercarnos a los 80 no es el único objetivo. Alcanzar esa meta con calidad de vida es lo más importante y para ello debemos llevar una vida sana, libre de hábitos tóxicos, alimentación balanceada y práctica sistemática de ejercicios físicos.

El ciclo vital está constituido por una serie de eras divididas por etapas. Cada una de ellas tiene objetivos importantes para la vida. Cuando hablamos de adulto, se hace referencia a un organismo que ha abandonado las maravillosas edades de la infancia y adolescencia.

El período adulto comprende la etapa entre 40 y 60 años. A partir de los 60 años comienza el ciclo de adulto mayor, en la cual el proceso fisiológico de envejecimiento se establece plenamente. Sin embargo, estas etapas no son rígidas. Sus delimitaciones y particularidades dependen de la constitución biológica y de los hábitos de vida establecidos a través del tiempo. Es por ello que la edad cronológica no siempre se corresponde con la edad biológica.

Es cierto que durante el proceso de envejecimiento ocurren con más frecuencia algunas afecciones que contribuyen a la aparición del sentimiento de soledad. Pero el envejecer no es sinónimo de enfermedad, sino una etapa de la vida, a la cual se puede llegar saludable, física y mentalmente. Además, ¿cuándo se llega a viejo?

Antes se consideraba a una persona de 50 años como vieja, en cambio, ahora es otra la realidad, porque la esperanza de vida es mucho mayor y las condiciones han mejorado para mantener la salud humana. El envejecer es obligatorio, comienza desde el mismo momento en que nace el individuo y solo se detiene con la muerte, pero no acontece en cada uno de la misma manera.

Honorato de Balzac (1799-1850), escritor francés, autor de la Comedia Humana, en sus novelas describe a la mujer de treinta años como una persona madura, hoy esa señora es, sin dudas, una joven dama, porque actualmente la edad media femenina es de 40 años. Así que la edad es una cuestión muy relativa.

Cuando las personas envejecen, deben tomar conciencia de que entran a una nueva etapa en su existencia, y lo importante es mantener la calidad de esa vida. Hay que devolverse el sentimiento de ser útil y necesario, participar en la vida social de manera plena para que si por un instante existió la impresión de soledad, se elimine de su pensamiento.

En el aspecto sociopsicológico, el adulto mayor se enfrenta a nuevas condiciones de vida por la pérdida de roles familiares y sociales que se agregan a un trasfondo de enfermedades y a una disminución de sus capacidades de adaptación. Resultan frecuentes los problemas de autoestima, depresión, distracción (diversión) y relaciones sociales. (5)

El ejercicio físico contribuye a disminuir los efectos del envejecimiento y proporcionar beneficios en diferentes funciones (6,7). Mejora el estado de ánimo, disminuye la depresión y la ansiedad, eleva el vigor, la autoestima y la imagen corporal, ofrece oportunidades de distracción e interacción social y ayuda a mejorar el enfrentamiento al estrés de la vida cotidiana. El ejercicio, al mejorar el estado funcional, permite mantener la independencia personal y conduce a una reducción de las demandas de servicios médicos crónicos o agudos. En síntesis, mejora la calidad de vida del adulto mayor. (8)

Los efectos que el ejercicio físico produce sobre los diversos órganos y sistemas del cuerpo son muy variados y se hallan en estrecha dependencia con el tipo, la intensidad y duración del ejercicio. Prácticamente, ninguno de los sistemas del organismo escapa a su influencia, aunque en algunos esta sea muy notoria.

El aumento de la duración de la vida hace que las personas lleguen a ser adultos mayores y, por ende, se produce el proceso del envejecimiento. Este trae como uno de los problemas por solucionar el autovalidismo. El ejercicio físico adecuado desde edades anteriores o en ese momento tiene una función importante al alcanzar y mantener un estilo de vida que permita disfrutar esos años libres de los problemas y enfermedades propios de esa etapa de la vida.

El ejercicio es una necesidad corporal básica. El cuerpo humano está hecho para ser usado, de lo contrario, se deteriora; si se renuncia al ejercicio, el organismo funciona por debajo de sus posibilidades físicas, por tanto, se abandona de la vida. Un cuerpo que no se ejercita utiliza solo el 27% de la energía posible de que dispone, pero este bajo nivel de rendimiento puede incrementarse hasta el 56% si se practica regularmente ejercicios. Este aumento de crecimiento orgánico podrá ser apreciado en todos los ámbitos de la vida. (9-11)



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924