Analisis de la Tendencia de las Infecciones de Transmision Sexual - ITS - en Cuba y el Mundo
Autor: Roberto Estevez Solano | Publicado:  24/10/2007 | Dermatologia y Venereologia , Medicina Preventiva y Salud Publica , Informatica Medica | |
Analisis de la Tendencia de las Infecciones de Transmision Sexual en Cuba y el Mundo.1

Capítulo incluido en “Proyecto de Software Educativo en Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) para la Atención Primaria de Salud (APS)”. Tesis presentada en opción al Título Académico de Master en Nuevas Tecnologías para la Educación. Universidad Central “Marta Abreu” de las Villas. Facultad de Ciencias de la Información y de la Educación.

 

Autor: Roberto Estévez Solano. Centro de procedencia: ISCM Dr. Serafín Ruíz de Zarate Ruíz

Tutores: Dra. Marta Bravo de las Casas.  MSc: Tomas Porta Aponte

Capítulo 1.

 

Análisis de la Tendencia de las Infecciones de Transmisión Sexual en Cuba y el Mundo. Consideraciones teóricas que fundamentan la utilización de las Nuevas Tecnologías de la Información y el Conocimiento para la enseñanza de las mismas.

 

 

1.1 Conceptos relacionados con la sexualidad y salud sexual

 

Para empezar se brindarán una serie de conceptos relacionados con la sexualidad brindados por la Organización Panamericana de la Salud (OPS). (Promoción de la salud sexual OPS, 2000)

 

Sexo. Se refiere al conjunto de características biológicas que definen al espectro de humanos como hembras y machos.

Sexualidad. El término se refiere a una dimensión fundamental del hecho de ser un ser humano: basada en el sexo, incluye al género, las identidades de sexo y género, la orientación sexual, el erotismo, la vinculación afectiva y el amor, y la reproducción. Experimenta o se expresa en forma de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, actividades, prácticas, roles y relaciones. La sexualidad es el resultado de la interacción de factores biológicos, psicológicos, socioeconómicos, culturales, éticos y religiosos o espirituales. Si bien la sexualidad puede abarcar todos estos aspectos, no es necesario que se experimenten ni se expresen todos. Sin embargo, en resumen, la sexualidad se experimenta y se expresa en todo lo que somos, sentimos, pensamos y hacemos.

 

Salud sexual. Es la experiencia del proceso permanente de consecución de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la sexualidad. La salud sexual se observa en las expresiones libres y responsables de las capacidades sexuales que propician un bienestar armonioso personal y social, enriqueciendo de esta manera la vida individual y social. No se trata simplemente de la ausencia de disfunción o enfermedad o de ambos. Para que la salud sexual se logre es necesario que los derechos sexuales de las personas se reconozcan y se garanticen.

 

Género. El género es la suma de valores, actitudes, papeles, prácticas o características culturales basadas en el sexo. El género, tal como ha existido de manera histórica, transculturalmente, y en las sociedades contemporáneas, refleja y perpetúa las relaciones particulares de poder entre el hombre y la mujer.

 

Identidad de género. Define el grado en que cada persona se identifica como masculina o femenina o alguna combinación de ambos. Es el marco de referencia interno, construido a través del tiempo, que permite a los individuos organizar un autoconcepto y a comportarse socialmente en relación a la percepción de su propio sexo y género. La identidad de género determina la forma en que las personas experimentan su género y contribuye al sentido de identidad, singularidad y pertenencia.

 

Orientación sexual. Es la organización específica del erotismo y/o el vínculo emocional de un individuo en relación al género de la pareja involucrada en la actividad sexual. La orientación sexual puede manifestarse en forma de comportamientos, pensamientos, fantasías o deseos sexuales, o en una combinación de estos elementos.

 

Identidad sexual. Incluye la manera como la persona se identifica como hombre o mujer, o como una combinación de ambos, y la orientación sexual de la persona. Es el marco de referencia interno que se forma con el correr de los años, que permite a un individuo formular un concepto de sí mismo sobre la base de su sexo, género y orientación sexual y desenvolverse socialmente conforme a la percepción que tiene de sus capacidades sexuales.

 

Erotismo. Es la capacidad humana de experimentar las respuestas subjetivas que evocan los fenómenos físicos percibidos como deseo sexual, excitación sexual y orgasmo, y, que por lo general, se identifican con placer sexual. El erotismo se construye tanto a nivel individual como social con significados simbólicos y concretos que lo vinculan a otros aspectos del ser humano.

 

Vinculo afectivo. Es la capacidad humana de establecer lazos con otros seres humanos que se construyen y mantienen mediante las emociones. El vínculo afectivo se establece tanto en el plano personal como en el de la sociedad mediante significados simbólicos y concretos que lo ligan a otros aspectos del ser humano. El amor representa una clase particularmente deseable de vínculo afectivo.

 

Actividad sexual. Es una expresión conductual de la sexualidad personal donde el componente erótico de la sexualidad es el más evidente. La actividad sexual se caracteriza por los comportamientos que buscan el erotismo y es sinónimo de comportamiento sexual.

 

Prácticas sexuales. Son patrones de actividad sexual presentados por individuos o comunidades con suficiente consistencia como para ser predecibles.

 

Relaciones seguras sin riesgo. La expresión se emplea para especificar las prácticas y comportamientos sexuales que reducen el riesgo de contraer y transmitir infecciones de transmisión sexual, en particular el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

 

Comportamiento sexual responsable. Se expresa en los planos personal, interpersonal y comunitario. Se caracteriza por autonomía, madurez, honestidad, respeto, consentimiento, protección, búsqueda de placer y bienestar. La persona que practica un comportamiento sexual responsable no pretende causar daño y se abstiene de la explotación, acoso, manipulación y discriminación. Una comunidad fomenta los comportamientos sexuales responsables al proporcionar la información, recursos y derechos que las personas necesitan para participar en dichas prácticas.

 

 

1.2 Algunas definiciones de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) o

Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)

 

En la década de 1970 se produce un vuelco al clásico concepto de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) debido al incremento de las relaciones sexuales a nivel mundial al ser introducido por la medicina numerosos anticonceptivos. Se puede afirma que dentro de la población se usa indistintamente las terminologías de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) pero en el ambiente de los profesionales de la Salud el término correcto es el segundo, ya que se puede estar infectado y no enfermo.

 

De manera que "el control de las infecciones o Enfermedades de Transmisión Sexual es fundamental para mejorar la salud sexual y reproductiva de la población. Entre las estrategias de intervención que han demostrado ser eficaces para su control es básica la búsqueda, detección, el manejo precoz y eficaz de los casos, al permitir no solo la prevención secundaria a nivel individual, sino también la prevención primaria a nivel colectivo; adicionalmente, el tratamiento precoz y eficaz de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) previene la propagación del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)". (Col, Artículo: Guía de atención ETS, 2000)

 

“Las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) son todas aquellas infecciones que se transmiten principalmente a través del contacto sexual, fundamentalmente durante las relaciones sexuales penetrativas de pene o lengua a vagina, ano, o cavidad oral. Algunas también son transmitidas de madre a hijo, durante la gestación, el parto, o la lactancia, y/o a través del contacto sanguíneo. Su transmisión sexual ocurre cuando se presenta un comportamiento sexual de riesgo, el cual puede definirse como el antecedente de por lo menos UN contacto sexual penetrativo sin protección (sin uso de condón) con una persona de la cual se ignora si tiene o no una enfermedad de transmisión sexual (ETS), o se conoce que la tiene". (Col, Articulo: Guía de atención ETS, 2000)

 

“Se denomina enfermedad de transmisión sexual (ETS) a aquellas que se propagan principalmente, aunque no de forma exclusiva, durante las relaciones sexuales. Son producidas por una serie de agentes patógenos que sólo tienen en común:

 

1. Forma de transmisión: siempre a través de otra persona infectada (afectan exclusivamente a la especie humana)

2. Labilidad al medio ambiente: no sobreviven a los cambios bruscos de temperatura y humedad.

3. La mayoría de los tratamientos médicos permiten la curación, pero no garantizan la inmunidad (se puede volver a contraer la enfermedad).

4. Las personas con enfermedades de transmisión sexual (ETS) suelen minimizar la importancia de su enfermedad, por lo que es difícil que cumplan tratamientos largos.

5. Es necesario diagnosticar y tratar simultáneamente a las parejas sexuales para evitar nuevas infecciones y transmisiones de la enfermedad“. (Prevención de las Enfermedades de Transmisión Sexual, 2000)

 

 

Este tipo de enfermedades aparte de acabar con la vida propia de una persona termina con la de otros que pudieron ser contagiados inconscientemente, la familia que vive al lado del enfermo sus últimos días, quienes en última instancia son las verdaderas víctimas.

 

“Conocer las formas de contagio (sexualmente) evitará que se den más casos de jóvenes que ni siquiera alcanzan la edad adulta porque mueren antes de llegar a ella y mejor aún saber cuáles son las formas de prevenirlas. Por lo tanto los jóvenes cubanos de hoy deben educarse bien en lo relativo a este tema ya que las enfermedades con el correr de los años se han proliferado y se necesita que haya más personas entendidas en el tema para poderlo combatir de forma eficaz“.(Henry Colindres F,1997)

 

Antes también se llamaban enfermedades venéreas. La denominación de venérea le viene de Venus, la diosa griega del amor, y su antigüedad y origen constituyen una de las controversias clásicas en la historia de la medicina. “Contraer una enfermedad venérea no es un motivo para avergonzarse y ocultarlo. Todo lo contrario: conviene ir cuanto antes al médico especialista cuando se manifiestan los primeros síntomas. Algunas enfermedades pueden tener consecuencias irreversibles si no se atajan a tiempo”. (Informe de la Comisión sobre Tráfico de Mujeres y niños, 2002)

 

Se puede decir que las infecciones de transmisión sexual (ITS) constituyen un gran grupo de infecciones en los humanos producidas por diferentes agentes etiológicos que tienen en común que su principal vía de transmisión son las relaciones sexuales. Este hecho le confiere especial connotación de que para su control se necesita conocer y actuar sobre las relaciones y conductas sexuales del ser humano, aspecto de la vida en que muchas personas no están de acuerdo que se inmiscuyan.

 

 

1.3 Antecedentes históricos y análisis de las infecciones de transmisión sexual (ITS) en el mundo

 

Se debe señalar que el sexo surge con el surgimiento del propio hombre como la forma de placer y de reproducción de la especie. Desde la comunidad primitiva el hombre practicaba el sexo como forma de placer con prostitutas, luego en la sociedad esclavista, etc., por lo que siempre existió promiscuidad, y por lo tanto desde la más remota antigüedad han existido enfermedades relacionadas con la sexualidad. En la Edad Media, la sífilis causó estragos semejantes a los de la peste, y devastó pueblos y ciudades enteras. Pero no es el objetivo de este trabajo realizar una historia referente al sexo a nivel mundial por lo solo se tratarán los problemas actuales de la sexualidad.

 

”Si bien la sexualidad puede abarcar el erotismo, los vínculos afectivos, el amor, el sexo, el género y la reproducción, no todas estas dimensiones tienen que expresarse. La sexualidad se encuentra presente en toda la vida, aunque es posible que las expresiones e influencias que repercuten en la sexualidad difieran con el correr de los años. La sexualidad está circunscrita por un contexto histórico y cultural concreto y, por ende, está determinada por costumbres, tradiciones y valores y ella, a su vez, repercute en estos. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de las necesidades fundamentales del ser humano, tales como el deseo de contacto, intimidad, expresión emocional, placer, ternura y amor.” (Promoción de la salud sexual OPS, 2000)

 

“En la Actualidad aproximadamente dos millones de mujeres y niños son sometidos a la servidumbre sexual en el mundo, la mitad de los cuales se calcula son traficados por la fuerza, el engaño o la coerción económica. Además, las fuentes sugieren que entre 100 000 y 200 000 mujeres y niños, algunos de apenas seis años de edad, son traficados anualmente a través de las fronteras, con fines de explotación sexual. Muchas de estas personas no llegan a la edad de 30 años. Mueren de síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y de otras enfermedades de transmisión sexual, de falta de salud, de abuso físico y psicológico, de violencia y de uso indebido de drogas. El tráfico de personas es uno de los problemas de derechos humanos más angustiante de nuestro tiempo. Sin embargo, esta situación trágica ha despertado una respuesta mínima de parte de la mayoría de los gobiernos del mundo.” (Piédrola Gil, 1988)

 

”La década de 1970 marca un momento nuevo en relación con las enfermedades ligadas al sexo, de forma que se produce un vuelco en el clásico concepto de enfermedades venéreas, al de enfermedades de transmisión sexual (ETS); dado por un incremento en cierto tipo de prácticas sexuales que ocasionó variedad en agentes etiológicos anteriormente no implicados en ellas.” (Promoción de la salud sexual OPS, 2000)

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) convocó en 1974 a una Reunión sobre Capacitación y Tratamiento en cuestiones de sexualidad humana: la Formación de profesionales de la salud (“Meeting on Education and Treatment of Human Sexuality: The Training of Health Professionals”). Dicha reunión tuvo lugar del 6 al 12 de febrero de 1974. En la misma participaron profesionales de diversos países, seleccionados de acuerdo a su experiencia y conocimientos especializados en la enseñanza, la investigación o la clínica en el campo de la sexualidad humana. Se pidió a los asistentes a la reunión que efectuaran un examen crítico de los puntos que se mencionan a continuación y formularan recomendaciones al respecto.

 

• Papel de la sexología en los programas de salud, en especial en las actividades de planificación familiar;

• Contenido y metodología de la enseñanza relacionada con la sexualidad humana en las profesiones de la salud;

• Identificación de modelos de tratamiento y consejería que satisfagan las necesidades prioritarias en diversos contextos socioculturales y que puedan ser adoptados por los trabajadores de la salud en general;

• Desarrollo de programas de enseñanza y tratamiento en sexualidad humana;

• Servicios internacionales de referencia y coordinación en el campo de la sexología”.

(DERECHOS HUMANOS EN CUBA, 1999)


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924