Manejo integral de la ascaridiasis en niños. Caso clinico
Autor: Dr. W. Armando Briz Lopez | Publicado:  25/01/2008 | Imagenes de Microbiologia y Parasitologia , Imagenes de Gastroenterologia , Imagenes de Pediatria y Neonatologia , Casos Clinicos de Microbiologia y Parasitologia , Casos Clinicos de Gastroenterologia , Casos Clinicos de Pediatria y Neonatologia , Gastroenterologia , Pediatria y Neonatologia , Microbiologia y Parasitologia | |
Manejo integral de la ascaridiasis en niños. Casos clinicos.1

Manejo integral de la ascaridiasis en niños. Casos clínicos.

 

 

W. Armando Briz López. Cirujano-pediatra. Medico tratante 15 t.p. Hospital Del Niño “Dr. Francisco Icaza Bustamante” Guayaquil-Ecuador.

 

 

Resumen

 

Objetivo: Se presenta el manejo quirúrgico convencional, sumado a las otras alternativas de solución para las complicaciones de la ascaridiasis a nivel de las vías billares y pancreática, como son el abordaje laparoscópico y endoscópico. Se muestra la etiopatogenia, diagnóstico, tratamientos alternativos

 

Materiales y métodos: Se exponen los casos quirúrgicos manejados por el autor en forma convencional, sin análisis estadístico. Los casos manejados por endoscopía y laparoscopia por otros autores. Se incluyeron 30 referencias relacionadas con el tema y materias afines.

 

Conclusión: El manejo quirúrgico de las complicaciones secundarias al áscaris lumbricoides podrá ser convencional, endoscópico o laparoscópico, todo dependerá de las condiciones clínicas del paciente, de la tecnología y experiencia con la que cuente la institución que lo maneje.

 

Palabras clave: Ascaridiasis, obstrucción intestinal, vólvulos, vías biliares y pancreática, cirugía convencional, endoscópica y laparoscópica.

 

 

Introducción

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha estimado que en el mundo existen 3,5 billones de personas afectadas por helmintos, de las cuales 450 millones desarrollaran enfermedad 19  La ascaridiasis es una de las parasitosis más comunes del hombre y se calcula que la cuarta parte de la población mundial está infectada. Se encuentra íntimamente relacionada con la desnutrición y con ella comparten la distribución geográfica con mayor predominio en países tropicales. La ascaridiasis es una helmintiasis, perteneciente a los nematodos redondos. La enfermedad se presenta sobre todo en la niñez, entre los 2 y 9 años, excepcionalmente en niños mayores de 16 años. Se localiza en el intestino delgado, donde puede producir desde alteraciones digestivas inespecíficas hasta complicaciones graves con riesgo vital. 1, 15, 25 En el Ecuador el 30% de la población puede estar infectada, 1,23,26 sobre todo las poblaciones especialmente rurales y urbanos marginales, que carecen de servicios básicos de agua potable y eliminación correcta de excretas.

 

La mayoría de los casos tienen un curso benigno y responden bien al tratamiento, pero se han descrito serias complicaciones con desenlaces fatales 5,6. La complicación quirúrgica más frecuente es la obstrucción intestinal con vólvulos y gangrena intestinal, pero también puede ocurrir invaginación y perforación intestinal. 12,19, Los áscaris adultos residen más frecuentemente en el yeyuno y pueden invadir el conducto biliar, el pancreático o ambos y ser la causa de complicaciones como obstrucción del conducto biliar, colecistitis, colangitis, pancreatitis aguda y los abscesos hepáticos.17,20,21 Revisaremos el papel y la importancia que tiene el ultrasonido en el diagnostico de la ascaridiasis biliar y pancreática; el uso del laparoscopio 15, 26, 30 y la colangiopancreatografía endoscópica retrógrada (CPER), para el diagnostico y tratamiento de las complicaciones que provoca el áscaris lumbricoide 8. En los casos de obstrucción intestinal complicada, el manejo de la cirugía convencional, con resección intestinal o enterostomía. Asimismo en la ascaridiasis biliar o pancreática cuando ha fallado o no es factible la laparoscopia o endoscopia, se deberá usar la cirugía convencional como solución.12,17,18,22,24,28

 

Etiopatogenia

 

La vía común de infestación es la oral, la infección parasitaria se produce al ingerir con agua o verduras contaminadas, los jugos intestinales atacan la envoltura quitinosa del huevo y estimulan la actividad de las larvas que miden de 1 a 2 mm , las cuales, una vez liberadas, perforan la pared intestinal, se introducen por los linfáticos y las vénulas mesentéricas y llegan a la circulación hepática, migran a los pulmones donde maduran, pasan a la tráquea y finalmente al intestino delgado donde evolucionan al estado adulto y causan síndromes hipereosinofílicos por la migración larvaria; generalmente, pueden vivir un año sin causar síntomas y luego ser expulsados con las heces. En individuos infestados en forma intensa algunas larvas pueden pasar a través de los capilares pulmonares al corazón izquierdo y de allí a la circulación sistémica 16. Las lesiones pulmonares se producen por el paso de las larvas a los alvéolos, con la producción de pequeñas hemorragias, que causas hipersensibilidad a los componentes de las larvas o reacción inflamatoria, mas grave en casos de reinfecciones 5. Los gusanos adultos causan irritación de la mucosa del intestino, lo que provocan diarrea y obstrucción intestinal cuando se entrelazan. Se ha aislado un péptido proteolítico llamada ascarasa, que protegen al áscari contra la digestión enzimática intestinal 6, 29

 

El adulto de Áscaris lumbricoides, que tiene su asiento normal y habitual en el intestino delgado, puede presentar migración errática, es decir, la salida del parásito adulto a otros órganos y conductos, la cual está favorecida por múltiples factores como fiebre, diarrea, consumo de alimentos condimentados, anestesia y estrés 16. Pueden permanecer en el intestino delgado, ya como gusanos adultos, durante 7 años aproximadamente. Los áscaris pueden pasar al estómago y ser expulsados por el vómito o entrar a los bronquios y al pulmón. Por la faringe pueden entrar a la trompa de Eustaquio, a la nariz, al oído externo por perforación del tímpano, al canal lacrimal y a la tráquea 16. El parásito puede penetrar en el apéndice y causar apendicitis aguda o dolor transitorio que desaparece al salir el parásito adulto; también puede penetrar al colédoco y al conducto de Wirsung. La pancreatitis se produce por el paso del helminto al conducto pancreático, o por la obstrucción del conducto biliar común en la papila y además se puede causar la formación de pseudoquistes 22. En la ascaridiasis biliar lo más frecuente es que uno o dos áscaris invadan el sistema biliar pero hay registros de hallazgos hasta de 84 helmintos en el conducto biliar.14, 22 La irritación causada por el áscaris o sus excreciones producen el cólico biliar y espasmo del esfínter de Oddi con la obstrucción parcial biliar. La presencia del áscaris o de los residuos de la descomposición del gusano en el sistema biliar extrahepático puede producir la necrosis del conducto, calcificación, litiasis, estenosis, fibrosis y colangitis22 Por medio de la formación de abscesos o fístulas los áscaris pueden pasar a la cavidad peritoneal, a la pleura, al pulmón, a la vagina, a la vejiga, a la uretra y a los ganglios linfáticos superficiales 2,15. La leucocitosis eosinofílica es usualmente notoria durante la fase migratoria larvaria y la migración errática del parásito adulto, pero tiende a disminuir y, a veces, a desaparecer durante la fase intestinal crónica de la infección 6, 16.

 

La hembra parasitaria adulta elimina o deposita unos 200,000 huevos diarios, en promedio. Sin embargo, estos huevos no son infectivos hasta sufrir varias mudas y "maduración" en el medio ambiente entre los 8 hasta los 50 días y en consecuencia el paciente parasitado no representa foco de infección inmediata para el entorno familiar 16.

 

Pueden causar el síndrome de Löeffler (pulmón eosinofílico) simulando una granulia tuberculosa o una neumonía, que se produce cuando se ingieren los huevos de áscaris lumbricoides en algunos casos y más aún con los de áscaris del perro (toxocara canis) o del gato (toxocara cati). Un simple hemograma nos hará sospechar, sobre todo en niños de este síndrome de “larva migrans visceral” por presentar eosinofilia elevada 2.Cuando se observan más de 3 eosinófilos en sangre sugiere fuertemente obstrucción o suboclusión por áscaris. 24

 

(Ver imágenes en próximas páginas)


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924