Emergencia hipertensiva. Entorno medico
Autor: Dra. María de Lourdes Vargas Torrealba | Publicado:  10/10/2009 | Medicina de Urgencias , Cardiologia | |
Emergencia hipertensiva. Entorno medico.1

Emergencia hipertensiva. Entorno médico.

 

Dra. María de Lourdes Vargas T *

Dr. Amilcar Fernández**

Dra. Eucaris Vargas ***

 

* Especialista en Medicina Interna. Docente Contratado de la Asignatura Clínica Médica y Terapéutica I, Universidad de Carabobo. Valencia Carabobo.

** Especialista en Traumatología y Ortopedia. Docente Fijo de la Asignatura Medicina comunitaria, Universidad de Carabobo. Valencia Carabobo.

*** Especialista en Traumatología y Ortopedia. Médico Adjunto I, Hospital Universitario Ángel Larralde. Valencia, Carabobo

 

República Bolivariana de Venezuela. Universidad de Carabobo. Facultad de Ciencias de la Salud. Departamento Clínico del Norte.

 

Resumen

 

La hipertensión arterial es un problema clínico frecuente, que afecta a aproximadamente 50 millones de personas en los EE.UU. y alrededor de 1 mil millones de personas en todo el mundo. Aproximadamente el 1% de estos pacientes desarrollará aguda elevaciones en la presión sanguínea en algún momento de su vida. Una serie de términos se han aplicado a hipertensión grave, incluyendo las crisis hipertensivas, emergencias y urgencias. Por definición, las elevaciones de la presión arterial aguda que se asocian con deterioro de los órganos diana se llaman crisis hipertensiva. La inmediata reducción de la presión arterial sólo se requiere en pacientes con gran deterioro de los órganos diana.

 

En Venezuela en los actuales momentos, continúan representando un problema de salud pública debido que desde el año 1950 representa la primera causa de mortalidad reportada.

 

Se considera Emergencia Hipertensiva a la elevación severa de las cifras de tensión arterial que se acompaña de daño agudo de órgano blanco ó de evidencia de deterioro progresivo del sistema nervioso central, hematológico, renal ó miocardio. Por convención se ha considerado que las emergencias se presentan cuando la tensión arterial diastólica es mayor de 120 mmHg. Sin embargo, la mayoría de los autores coinciden que no es el nivel absoluto de la tensión arterial lo que es peligroso sino mas bien la velocidad de elevación de la tensión arterial, debido a que los pacientes hipertensos crónicos pueden tolerar cifras de tensión arterial mucho más altas que las personas normotensas. Esta elevación rápida de la tensión arterial pone en riesgo la vida del paciente y necesita ser disminuida de manera inmediata (minutos a pocas horas) con un agente antihipertensivo intravenoso en medio intrahospitalario.

 

La Urgencia Hipertensiva en cambio, es una elevación significativa de la tensión arterial sin evidencia de daño agudo o progresivo de órgano blanco y la cual usualmente puede ser manejada con medicación oral a nivel ambulatorio. La reducción gradual de la tensión arterial en 24-48 horas es suficiente en la mayoría de los pacientes.

 

Intentar abarcar el manejo de todas las emergencias hipertensivas escapa a los objetivos de este manual, por lo que enfocaremos el desarrollo de este tema analizando específicamente las Emergencias Hipertensivas Cardiovasculares, definidas como aquellas emergencias hipertensivas que involucran daño agudo al corazón o la aorta y que pueden presentarse en pacientes con ó sin enfermedad cardiaca previa. Este último punto es de crucial importancia ya que un paciente con reserva cardiaca ó coronaria disminuida (ejemplo: disfunción sistólica previa, enfermedad coronaria estable), al presentar elevaciones moderadas de las cifras de tensión arterial pueden presentar descompensación cardiovascular que pone en riesgo su vida y por lo tanto requiriendo tratamiento intravenoso inmediato. Ejemplo de esto es un paciente con miocardiopatía dilatada y elevación de tensión arterial: 170/110 mmHg el cual desarrolla edema agudo del pulmón ó un paciente con angina crónica estable y tensión arterial: 180/100 mmHg,presentándose con angina en reposo.

 

Abstract

 

Hypertension is a common clinical problem, affecting approximately 50 million people in the U.S. and about 1 billion people around the world. Approximately 1% of these patients will develop acute elevations in blood pressure at some point in their lives. Certain terms have been applied to severe hypertension, including hypertensive crises, emergencies and urgencies. By definition, the elevations in blood pressure that are associated with acute organ damage are called hypertensive crisis. The immediate reduction of blood pressure is only required in patients with major organ damage.

 

In Venezuela at the present time, continue to represent a public health problem because since the year 1950 represents the first cause of death reported.

 

Hypertensive emergency is considered a severe elevation of BP that the figures are accompanied by acute target organ damage or evidence of progressive deterioration of central nervous system, hematological, or renal infarction. The convention is considered that emergencies occur when diastolic BP is greater than 120 mmHg. However, most authors agree that it is not the absolute level of the BP which is dangerous but rather the speed of elevation of the BP, because patients can tolerate chronic hypertensive BP figures much higher than normotensive individuals. This rapid rise in BP threatens the life of the patient and needs to be decreased immediately (minutes to hours) with an intravenous antihypertensive agent in intrahospital.

 

Hypertensive urgency in contrast, is a significant elevation in BP without evidence of acute injury or progressive target organ and which can usually be managed with oral medication at the clinic. The gradual reduction in BP within 24-48 hours is sufficient in most patients.

 

Try to cover the operation of all hypertensive emergencies beyond the objectives of this manual, which focuses on the development of this issue by analyzing specifically the cardiovascular hypertensive emergency, hypertensive emergencies, defined as those involving damage to the heart or acute aortic and can present in patients with or without previous heart disease. This last point is crucial because a patient with coronary or decreased cardiac reserve (eg systolic dysfunction prior stable coronary disease), presenting the figures of moderate elevations of BP cardiovascular decompensation that may jeopardize their lives and thus requiring immediate intravenous treatment. An example is a patient with dilated cardiomyopathy and elevated BP: 170/110 mmHg which develops acute pulmonary edema or a patient with chronic stable angina and BP: 180/100 mmHg, presenting with angina at rest.

 

 

Introducción

 

La hipertensión arterial es un problema clínico frecuente, que afecta a aproximadamente 50 millones de personas en los EE.UU. y alrededor de mil millones de personas en todo el mundo. Aproximadamente el 1% de estos pacientes desarrollará aguda elevaciones en la presión sanguínea en algún momento de su vida. Una serie de términos se han aplicado a hipertensión grave, incluyendo las crisis hipertensivas, emergencias y urgencias. Por definición, las elevaciones de la presión arterial aguda que se asocian con deterioro de los órganos diana se llaman crisis hipertensiva tipo Emergencia. La inmediata reducción de la presión arterial sólo se requiere en pacientes con gran deterioro de los órganos diana.

La hipertensión es un trastorno muy común en las sociedades occidentales, y, como tal, los profesionales clínicos de la mayoría de las especialidades es probable que encuentren pacientes con diagnóstico de crisis, hipertensiva. En particular, las situaciones de emergencia hipertensiva y urgencias hipertensivas, son comúnmente encontrados en el departamento de urgencias, quirófano, y las unidades de cuidados intensivos (1) -. El factor más importante que limita la morbilidad y la mortalidad de estos trastornos es considerar cuidadosamente la terapia más efectiva (2). De hecho, el reflejo de una rápida reducción de presión arterial se asocia a una significativa morbilidad y la muerte. Los médicos que se ocupan de las emergencias hipertensivas y urgencias deben estar familiarizado con la fisiopatología de la enfermedad y los principios de tratamiento.

 

En Venezuela en los actuales momentos, continúan representando un problema de salud pública debido que desde el año 1950 representa la primera causa de mortalidad reportada.

Se considera Emergencia Hipertensiva a la elevación severa de las cifras de tensión arterial que se acompaña de daño agudo de órgano blanco ó de evidencia de deterioro progresivo del sistema nervioso central, hematológico, renal ó miocardio. Por convención se ha considerado que las emergencias se presentan cuando la tensión arterial diastólica es mayor de 120 mmHg. Sin embargo, la mayoría de los autores coinciden que no es el nivel absoluto de la tensión arterial lo que es peligroso sino mas bien la velocidad de elevación de la tensión arterial, debido a que los pacientes hipertensos crónicos pueden tolerar cifras de tensión arterial mucho más altas que las personas normotensas.


A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924