Caracterizacion clínico-epidemiologica del parasitismo intestinal en menores de 18 años
Autor: Msc. Dr. Rafael Hipólito Domínguez de la Torre | Publicado:  13/09/2010 | Microbiologia y Parasitologia , Pediatria y Neonatologia , Gastroenterologia | |
Caracterizacion clínico-epidemiologica del parasitismo intestinal en menores de 18 años .3

De manera general, el daño que produce el parasitismo intestinal, es más bien sordo y se manifiesta mediante síntomas y signos inespecíficos que en ocasiones disminuyen la capacidad potencial, intelectual y laboral; condicionando a la vez el terreno para que se añadan otras enfermedades que puedan provocar daños mayores y la muerte (43).

En la reunión de la 54 Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebrada en el año 2001, se urgió a los estados miembros para garantizar a través de todos los niveles de atención de salud, y en específico como parte integral de los sistemas de atención primaria de salud, el acceso a los fármacos esenciales contra las geohelmintiasis, tanto para el tratamiento de casos clínicos como para el de los grupos de alto riesgo como los escolares; y emprender esfuerzos comunitarios sostenibles para mejorar las condiciones sanitarias, el suministro de agua apta para el consumo humano, y la educación para la salud. En esta misma asamblea se reconoció la significación para la salud pública de estas parasitosis, pues el retardo del crecimiento, la reducción de la actividad física y la afectación del desarrollo educacional son algunas de las manifestaciones serias de estas infecciones (23).

Después de 4 años brindando atención médica integral en la Comunidad “12 de Octubre” de la Parroquia Petare, Caracas, no se cuenta con una caracterización científicamente validada del comportamiento del parasitismo intestinal en las edades pediátricas.

Se propuso investigar este tema teniendo en cuenta como principales elementos su pertinencia al no ser ampliamente investigado en el país, la ciudad, y no existir estudios previos conocidos en la parroquia mencionada en las edades pediátricas. Igualmente, teniendo en cuenta la importancia de este problema de salud (por su frecuencia, gravedad, interés social, económico, etc.). Se han tenido en cuenta los beneficios que pueden derivarse del estudio en cuanto a sus aplicaciones prácticas y a su valor teórico.

Se considera que el problema científico y el diseño del estudio se ajustan a los principios éticos de la investigación y que los resultados obtenidos compensan los recursos utilizados.

El otro elemento que se ha tenido en cuenta para valorar la justificación de este trabajo es su viabilidad. Las variables fueron factibles de medir, el tiempo para la obtención de los resultados fue el apropiado, hubo disponibilidad de sujetos (tanto en número como en el tiempo necesario para su inclusión). Fue posible la colaboración con otros profesionales, servicios o centros de salud, así como disponer de sus instalaciones y equipamiento.

No fue necesario el uso de grandes recursos financieros. La experiencia del equipo investigador y el interés de los mismos fueron decisivos para la culminación de la investigación. Se tuvieron en cuenta en todo momento las consideraciones éticas.

Marco teórico

Durante el siglo XVIII y la primera parte del siglo XIX, el interés de los investigadores se centró en la descripción de especies parasitarias y su clasificación zoológica. En 1875, Losch, encontró Amebas en las heces de enfermos del intestino, protozoos que describió y señaló, como una especie nueva sin atreverse a identificarlas como agente específico de la enfermedad. Años más tarde, Kartulis y Koch, en Egipto le atribuyeron la causa de la disentería y del absceso hepático Amebiano. La Parasitología, al igual que otras disciplinas biológicas, surgió en el siglo pasado como resultado del proceso de las ciencias básicas, la aplicación del método científico y el auge de la doctrina microbiana, que indujo al estudio etiológico de muchas enfermedades de causa desconocidas o atribuidas a los agentes más extraños (44).

Se considera parásito todo ser vivo, animal o vegetal, que pasa una parte o toda su existencia en el interior de otro ser viva, a expensas del cual se nutre, y provoca daños aparentes o inaparentes (43).

Se llama parasitismo a la relación que se establece entre dos especies, ya sean vegetales o animales. En esta relación, se distinguen dos factores biológicos: el parásito y el huésped (45, 46).

El parásito vive a expensas de la otra especie, a la que se le denomina huésped, compite por el consumo de las sustancias alimentarías que ingiere este, o, como el caso del anquilostoma, éste se nutre de la sangre del mismo, adhiriéndose a las paredes del intestino (18,47)

Las parasitosis intestinales son un conjunto de enfermedades infecciosas transmisibles producidas por protozoos y helmintos, las cuales no han dejado de constituir un problema de salud y una amenaza permanente al bienestar de la población (19)

Las enfermedades parasitarias son responsables de una morbilidad considerable en el mundo entero; se presentan frecuentemente con síntomas no específicos y altas tasas de prevalencia. Las ascariasis, tricocefalosis, giardiosis y amebiasis se encuentran entre las diez infecciones más comunes observadas en el mundo. Actualmente los autores prefieren sustituir la terminología de parasitismo intestinal por el de enfermedades causadas por protozoarios y helmintos. En general tienen baja mortalidad, pero igualmente ocasionan importantes problemas sanitarios y sociales debido a su sintomatología y complicaciones (23)

Las infecciones parasitarias constituyen indicadores sensibles de los factores ecológicos, y en particular, de aquellos derivados del ambiente natural ó de las modificaciones producidas por el hombre. Las ciencias básicas y la tecnología progresan rápidamente, influyendo en el avance de los conocimientos científicos y biológicos y su aplicación en la medicina humana y animal, en la agronomía, en la ingeniería y en otras ramas de las ciencias y la tecnología. Estos mismos adelantos repercuten en el progreso de las comunicaciones, facilitando el intercambio entre los pueblos, acortando las distancias, favoreciendo el comercio y la difusión de infecciones. Paralelamente influyen en la vida humana, diversos fenómenos que se han venido acentuando durante el presente siglo; entre otros el crecimiento demográfico acelerado, el proceso de urbanización, o sea la migración de los campesinos hacia las grandes ciudades; la repercusión de otros factores como: represas, carreteras, basurales, deforestación, contaminación de aguas, suelos y atmósfera, etcétera (48,49).

A pesar de los progresos mencionados, extensos sectores de la población viven todavía al margen de ellos, y muchas veces en condiciones precarias y carentes de una infraestructura sanitaria, básica y adecuada. También se comprobó que en las grandes metrópolis del continente (Buenos Aires, San Pablo, Ciudad de México, Lima, etc.) hay un deterioro gradual de las condiciones de vida en extensos sectores, junto con el establecimiento (como consecuencia del rápido aumento demográfico y de la creciente urbanización) de poblaciones marginales, “Barriadas”, ”Favelas”, “Villas Miserias”, todas ellas caracterizadas por: Viviendas insalubres, desprovistas de agua potable, de red de alcantarillado y otros sistemas básicos de higiene urbana. El problema se ve agravado por la ignorancia de la mayoría de los individuos respecto a la higiene individual y familiar, por sus hábitos y actitudes perniciosas para la salud, tanto de su grupo familiar como de la comunidad. Estas circunstancias favorecen las condiciones ecológicas aptas para la prevalencia de infecciones producidas por agentes biológicos y de modo particular, por los parásitos (23,43, 50).

Estas infecciones presentan algunas características generales comunes que se pueden resumir (43):

a) Afectan a individuos de todas las edades

Especialmente a los infantes, a los niños y a los adultos jóvenes de ambos sexos en las etapas de mayor productividad en sus vidas. El desarrollo físico y mental de los niños se perturba, lo cual los marcará para toda su vida.

b) Tiene las características de infecciones familiares.

El caso clínico que consulta al médico, muchas veces representa el indicador de la infección en otros miembros del grupo familiar.


A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924