Hipertension arterial. Estudio clinico-epidemiologico
Autor: Dr. Cándido Otero Arcis | Publicado:  27/12/2010 | Cardiologia , Medicina Preventiva y Salud Publica , Medicina Familiar y Atencion Primaria | |
Hipertension arterial. Estudio clinico-epidemiologico .1

Hipertensión arterial. Estudio clínico-epidemiológico. Urbanización La Chamarreta. Maracaibo Julio 2009-Agosto 2010.

Autor: Dr. Cándido Otero Arcis. Especialista de Primer Grado de Medicina General Integral. Residente II Año de Gastroenterología. Profesor Instructor.
Tutor: Dra. Rosalba Alfonso Mendoza. Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral. Profesor Instructor.

RESUMEN:

Se realizó un estudio descriptivo, transversal en pacientes hipertensos pertenecientes a tres consultorios médicos de la Misión Barrio Adentro de la Urbanización La Chamarreta, Municipio Maracaibo, Estado Zulia. Con el objetivo de Caracterizar algunos aspectos clínicos y epidemiológicos de la Hipertensión Arterial en esta área de salud en el período comprendido entre Julio del 2009 hasta Agosto del 2010. El universo estuvo constituido por 522 pacientes mayores de 15 años que representaron la totalidad de los casos atendidos por esta enfermedad y la muestra la constituyeron 454 pacientes a quienes se les realizó una encuesta estructurada previo conocimiento de ellos.

La muestra fue agrupada según las variables empleadas para esta investigación, cumpliendo los criterios de inclusión para la misma. Entre los resultados encontrados tenemos que el grupo etáreo de 55 a 64 años resultó el de mayor número de hipertensos, predominando en el sexo masculino. Los antecedentes patológicos familiares y los malos hábitos dietéticos se encontraron dentro de los principales factores de riesgo en la población estudiada a pesar de que la mayoría de los pacientes tuvo más de un factor de riesgo asociado. La Hipertensión Arterial moderada predominó en el sexo femenino. Las complicaciones presentadas con mayor frecuencia fueron las cardiopatías isquémicas. Se recomendó en vistas a los resultados obtenidos, explotar todos los espacios creados por la Misión Barrio Adentro para aumentar la pesquisa, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) dentro de ellas la Hipertensión Arterial con el objetivo de disminuir su frecuencia y sus complicaciones.

INTRODUCCIÓN.

Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en países desarrollados y en muchos países del tercer mundo. La hipertensión arterial (HTA) constituye en la actualidad la enfermedad crónica más frecuente en la humanidad. Está identificada como un problema de salud a escala mundial por ser una de las primeras causas básicas de morbilidad y mortalidad en la población mayor de 15 años de edad, así como por su papel principal como factor de riesgo para el accidente cerebro vascular y la enfermedad coronaria. (1,2)

La Hipertensión Arterial (HTA) fue considerada por muchos, antes del descubrimiento del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, como la gran epidemia del siglo XX y en la actualidad es considerada como síndrome, enfermedad y factor de riesgo vascular. (1)

Nadie puede afirmar con absoluta certeza cuando aparece por primera vez la hipertensión arterial en la historia de la humanidad, en opiniones generalizadas se trata de una enfermedad relativamente moderna de la civilización. El más fuerte apoyo de su origen radica posiblemente en interrelaciones genético-ambientales en los que están involucrados los genes de nuestro antiguo genoma adaptado de cazadores recolectores y al ambiente de nuestro nuevo mundo creado por el ser humano, la hipertensión es una respuesta a la novedad ambiental. (1, 2, 3,4)

La Hipertensión Arterial (HTA) avanza en el mundo y cada vez es mayor el número de personas que resultan dañadas en su calidad de vida por este síndrome que es considerado como la enfermedad crónica más frecuente en el adulto, además se considera la entidad cardiovascular mas entendida y principal responsable de los estimados 12.000 000 de accidentes cardiacos y vasculares diagnosticadas cada año en el mundo. (3, 5, 6,7)

La importancia de la hipertensión arterial (HTA) está determinada por su elevada prevalencia, por constituir un reconocido factor de riesgo cardiovascular y por el enorme impacto negativo que para la salud de la comunidad esto representa. (8,9)

Varios son los estudios realizados sobre esta terrible enfermedad que azota al mundo y muchos los investigadores que han incursionado en esta materia. William Harvey, en su libro de texto "De motu cordis", fue el primero en describir correctamente la circulación sanguínea sistémica bombeada alrededor del cuerpo por el corazón. (10)

El primer registro directo de presión fue hecho por Carl Ludwig en un quirófano en 1847. Posteriormente Samuel Von Basch, después de una serie de tentativas, logró fabricar un manguito que se inflaba con agua, el que comprimía gradualmente la arteria radial hasta obliterarla. Potain, en 1889, sustituyó el agua por aire y empleó un bulbo de goma para comprimir la onda del pulso. La presión era medida por un manómetro aneroide. (10)

En 1896 Riva-Rocci perfeccionó el registro de la tensión arterial a través del manguito inextensible conectado a una columna de mercurio y la presión se registraba por palpación: la presión sistólica coincidía con la aparición del latido y la diastólica con su brusco descenso. En 1904 Nicolai Korotkoff, informó del método auscultatorio que permite medir la presión arterial con mejor exactitud. (11)

En 1934 Goldblatt y colaboradores demostraron que al contraer la Arteria Renal se producía liberación de Renina. En 1950 se reconocieron dos tipos de angiotensina: angiotensina I (decapéptido) y angiotensina II (octapéptido) formada a partir de la angiotensina I por la enzima convertidora. Posteriormente se descubre la angiotensina III que es un fuerte vasoconstrictor activo que estimula la médula suprarrenal liberando aldosterona, el Sistema Renina Angiotensina (SRA) es un elemento importante de los mecanismos interrelacionados que regulan la Hemodinámica y el equilibrio de agua y electrolitos (2).Definiendo un nuevo concepto de presión arterial como la fuerza ejercida por la sangre contra cualquier área de la pared arterial. (11,12)

En 1948 Framinghan determinó la prevalencia y la incidencia de la morbi-mortalidad de las enfermedades cardiovasculares asociadas a factores de riesgos como (Hipertensión Arterial, Tabaquismo, Obesidad, Sedentarismo, Diabetes Mellitas e Hipercolesterolemia), constituyendo el pilar básico para tomar decisiones terapéuticas en base a la estimación del riesgo, dicho estudio muestra el aumento de probabilidad de un trastorno vascular en los siguientes 10 años, para varones y mujeres de varias edades conforme se asocian los riesgos. (13,14)

La Hipertensión Arterial ha sido conceptualizada por varios autores. Según bibliografía revisada es considerada como un síndrome de anormalidades metabólicas y estructurales, ambas genéticas o adquiridas, en el cual uno de los elementos más importantes es la elevación de la tensión arterial. (1)

Otros plantean que se trata de una enfermedad crónica caracterizada por un incremento continuo de las cifras de presión sanguínea en las arterias, asociada a tasas de morbilidad y mortalidad considerablemente elevadas. (10)

Algunos sin embargo simplemente la definen como una elevación crónica o persistente de la presión arterial sistólica (PSA) y/o diastólica (PAD), por encima de los límites considerados como normales (140/90 mmHg), o bien que el individuo esté bajo tratamiento antihipertensivo. (7)

Todos coinciden en que se trata de una enfermedad frecuente, fácil de detectar y de tratar, asintomática en ocasiones; pero que sin embargo, cursa con complicaciones graves y potencialmente mortales si no se corrigen a tiempo las cifras normalmente elevadas de presión arterial. Ha sido reconocida como el marcador de riesgo cardiovascular mayor o más nocivo, y existe la evidencia de que la elevación de la PA incrementa la probabilidad de enfermedad isquémica del corazón, de apoplejías, de aterosclerosis y de mortalidad total. Es considerada un problema de salud comunitaria por su elevada trascendencia sanitaria, económica y social (1,3).

Constituye la tercera parte de los motivos de consulta en la atención primaria, el primero entre todas las afecciones crónicas y además, origina un alto número de personas con incapacidad laboral. 3,15

Aunque no hay un umbral estricto que permita definir el límite entre el riesgo y la seguridad, de acuerdo con consensos internacionales, En los últimos tiempos se ha demostrado que las cifras de presión arterial que representan riesgo de daño orgánico son aquellas por encima de 140 Milímetros de Mercurio (mmHg) para la presión sistólica y de 90 Milímetros de Mercurio (mmHg) para la presión diastólica, cuando éstas se mantienen en forma sostenida. (9, 16, 17,18)

Estas cifras están asociadas con un aumento medible del riesgo de aterosclerosis y por tanto, se considera como una hipertensión clínicamente significativa. (19)

El diagnóstico se hace en base a la toma de valores patológicos en horas diferentes, en condiciones óptimas o una sola toma con valores tensiónales mayores de 160 /100 mmHg (6,7).

Sin duda en los últimos veinte años se ha esclarecido mucho acerca de la enfermedad vascular, y se han identificado con bastante claridad factores que de manera independiente o concurrente aumentan en forma directa la probabilidad de padecer esta enfermedad y de sufrir uno de sus desenlaces clínicos; ellos son los bien llamados factores de riesgo, de los cuales el más importante es la Hipertensión arterial (HTA). De la cual sabemos hoy mucho más de sus aspectos epidemiológicos y fisiopatológicos. (6, 12, 20)


A continuación, presentamos una selección de los vídeos que ya pueden ver en la sección Vídeos de Medicina y Enfermería

>>ENTRAR EN VÍDEOS DE MEDICINA Y ENFERMERÍA

Categorías

Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924