Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Sexta parte
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  9/10/2009 | Psicologia , Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas. | |
Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Sexta parte.3

Si la caída es hacia atrás, el hipnotizador se coloca detrás, pone sus manos en la espalda del paciente y hace que el cuerpo del mismo se apoye ligeramente sobre la mano, dando la sensación de sostén, el paciente debe mantener los ojos cerrados Inmediatamente se comienza con las sugestiones verbales: Su cuerpo debe estar relajado, descansando sobre las manos... no tenga miedo…deje todo su cuerpo relajado... los ojos cerrados…. No trate de abrirlos... los brazos flojos, piense ahora que lo están empujando hacia atrás... su cuerpo relajado... no tenga miedo...

 

Cuando se entienda que efectivamente el sujeto se encuentra apoyado sobre las manos y que el mismo las ha establecido como punto de equilibrio, se comienza a aflojar la presión que se tenía sobre la espalda y se continúa diciendo: Su cuerpo se inclina hacia atrás se inclina hacia atrás... No tenga miedo... Los ojos cerrados...

 

Siempre debe existir entre cada sugestión un intervalo de aproximadamente tres a cinco segundos y es necesario que la voz siga con la misma entonación y en forma imperativa.

 

Si nos encontramos con un sujeto sugestionable y, por ende, susceptible a la hipnosis, se podrá observar que cae hacia atrás. Esta prueba es efectiva para los sujetos que presentan un alto grado de impresionabilidad.

 

Si el sujeto es sugestionable, inclinará fácilmente su cuerpo en la dirección sugerida.

 

Puede ser que mientras siente su caída, despierte abruptamente por temor a dañarse, y será nuestro deber tomarlo y calmarle de inmediato.

 

PRUEBA DEL CUERPO OSCILANDO O DE OSCILACIÓN LATERAL.

 

Se coloca al paciente de pie con las piernas bien unidas, los brazos al lado del cuerpo, totalmente relajados. Es muy importante comprobar este último aspecto. Se le indica que no tenga miedo y se le da confianza, sugiriéndole que cierre los ojos y repitiendo que mantenga los pies bien unidos y el cuerpo relajado.

 

El hipnotizador debe situarse frente al sujeto, ponerle una mano en cada brazo y comenzar a hacer un movimiento oscilatorio. Se le indica que piense en una sábana en blanco o en la pantalla de un cine donde no estén proyectando ninguna película.

 

Posteriormente se comienza con las sugestiones verbales siguientes:..Sus brazos relajados... Los ojos cerrados... no tenga miedo... No se va a caer... los pies bien pegados... El cuerpo muy relajado... Cada vez más floja... Todos sus músculos sin ninguna contracción...

 

Cuando, se ha comprobado que el movimiento tiene cierta estereotipia, que las manos del hipnotizador no tienen que hacer mucha presión para que se produzca el movimiento, se le indica: Ahora piense que esta sobre un barco. Un barco que se mueve... que se mueve... usted se mueve como si estuviera en el barco... Para un lado y para otro se mueve... Se mueve...

 

Se retiran las manos de los hombros del sujeto y se le dan las siguientes sugestiones: Está muy bien. Continúe... el barco sigue su movimiento... usted se mueve... de la misma forma... de un lado para otro... de un lado para otro... ya su cuerpo se mueve y se balancea...para la derecha y para la izquierda...

 

Esto debe coincidir con los movimientos que el sujeto está experimentando.

 

Cuando en él existe cierto mareo, las oscilaciones tienden a ser circulares; entonces se indica: Ya es imposible parar, esos movimientos son automáticos... imposible parar....imposible parar....aunque usted quiera... no puede parar ese movimiento... imposible parar…imposible parar. Intente... no puede... imposible parar... imposible parar.

 

Estando de pie el sujeto, se le pide que una bien sus pies totalmente y que cierre sus ojos, aclarándole que sentirá como a partir de ese momento su cuerpo oscilará cada vez más y que nada malo habrá de sucederle. Cuando el cuerpo esté oscilando, se detiene el movimiento a través de una orden verbal o sujetándolo suavemente. Este es también un elemento o ejercicio demostrativo de sugestibilidad.

 

El porcentaje positivo que se obtiene con esta prueba en personas sugestionables es alto, pues el movimiento estereotipado con los ojos cerrados provoca cierto mareo, que al unirse con las sugestiones verbales producen cierta tendencia a que los movimientos se hagan involuntarios y respondan a las indicaciones verbales del hipnotizador.

 

PRUEBA DE LA CAÍDA POR PÉRDIDA DE LAS FUERZAS DEL CUERPO.

 

Puesto de pie, nos colocamos frente al sujeto, le pedimos que cierre sus ojos y decimos: "Ejerceré una presión sobre tu cabeza que cuando sea muy fuerte para ti significará que tus fuerzas te abandonan y caerás pero nada te pasará, pues te sostendremos".

 

Procedemos a oprimir con nuestras dos manos, aumentando la fuerza y será fácil observar cómo las personas se doblan o caen rápidamente porque no hay fuerza que los sostenga.

 

Para evitar caídas y daños físicos debemos contar con un auxiliar que pueda ayudarnos a sostener el cuerpo cuando éste caiga.

 

PRUEBA DE LOS BRAZOS EXTENDIDOS.

 

Se puede sentar al paciente o mantenerlo parado, pero los pies deben estar fuertemente unidos y los ojos abiertos, los brazos extendidos paralela y horizontalmente, de modo que las palmas de las manos estén vueltas hacia adentro y a una distancia de 15 a 18 cm entre sí. Inmediatamente después se comienza con las sugestiones verbales siguientes: Su cuerpo debe estar firme. Los pies unidos... las manos extendidas... cada vez más extendidas... sus manos comienzan a aproximarse.

 

.. Se aproximan poco a poco... las manos se pegan... se pegan….se unen... están firmemente unidas... apretadas... duras... pegadas... Muy pegadas. Imposible separarlas. Imposible separarlas. Están pegadas.

 

El hipnotizador debe tocar con un dedo ambos brazos y continuar diciendo: A medida que yo toco sus brazos... Se ponen cada vez más duros... Duros y extendidos... cada vez más duros y extendidos... Se pegan cada vez están más pegados... más pegados... más pegados..., imposible separarlos... imposible separarlos... están pegados.

 

Esta prueba mide también el grado de sugestionabilidad del sujeto, pero hemos comprobado que tiene menos efectividad que las otras pruebas.

 

Si se obtiene un resultado positivo con alguna de las pruebas aplicadas, es decir, si el sujeto se ha visto incapacitado para desobedecer la sugestión del hipnotizador, se debe comenzar con la aplicación de sugestiones que eliminen el fenómeno provocado y llevar al sujeto a su estado natural. Para esto se le indica relajamiento y se le debe felicitar por su cooperación con vistas a formar un reforzamiento de la conducta del mismo.

 

Por lo general, los pacientes que han respondido afirmativamente a estos ejercicios quedan condicionados para la aplicación de la hipnosis.

 

Es importante conocer que el hecho de que no se responda en forma afirmativa a las pruebas no implica necesariamente que el sujeto no pueda ser hipnotizado, sino que es poco susceptible a la hipnosis mediante los métodos habituales de inducción.


Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado