Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Novena parte
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  9/10/2009 | Psicologia , Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas. | |
Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Novena parte.1

Hipnosis terapéutica. Teoría, métodos y técnicas aplicadas. Novena parte

 

Dr. Alberto Ochoa Govin.

 

Doctor en Medicina. Especialista en Neurocirugía. Servicio de neurología, neurocirugía y terapia del dolor. Fundación medico preventiva. Clínica médico quirúrgica de Cúcuta. Centro Integral de especialistas de Cúcuta. Colombia. Profesor Universidad de Pamplona. Norte de Santander. Colombia.

 

Colaboradora:

Dra Ana Teresa Govin Cid. Doctora en Medicina. Especialista en Hematología. Master en Ciencias en Medicina Tradicional y Natural. Profesora del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba. Cuba.

 

  • Fenómenos corporales durante el proceso de hipnosis
  • El establecimiento del signo señal
  • El despertar y el signo señal
  • La catalepsia braquial
  • Los movimientos automáticos
  • Sueño hipnótico
  • Abrir los ojos
  • Sueño hipnótico profundo
  • Bloqueo del receptor auditivo
  • Anestesia superficial
  • Sonambulismo
  • Sueño sonambúlico

 

FENÓMENOS CORPORALES DURANTE EL PROCESO DE HIPNOSIS.

 

Este paso puede considerarse como una profundización y reforzamiento de la etapa anterior. No se puede comenzar con sugestiones complejas, sino que las indicaciones deben ir de lo sencillo a lo difícil, pero siempre después de haber conseguido catalepsia palpebral o, lo que es lo mismo, la imposibilidad total de que el sujeto pueda abrir los ojos voluntariamente.

 

La preparación para lograr los fenómenos corporales en el sujeto puede realizarse en la misma posición en que fue logrado el primer paso.

 

Lo primero que es necesario conseguir es la caída de la cabeza. Esto se alcanza reafirmando la posición anterior mediante sugestiones que indiquen relajamiento profundo, pesadez del cuerpo, cansancio, agotamiento, imposibilidad de abrir los ojos. Posteriormente a este reforzamiento se comienza otro ciclo de sugestiones.

 

Todo su cuerpo... está relajado... completamente relajado... su cuello... Está flojo... sus hombros relajados... Sus brazos pesados...relajados... Sus piernas... sus músculos... todo su cuerpo... está flojo... Flojo y relajado... Completamente relajado…

 

Es importante señalar que el hipnotizador debe tocar cada parte del cuerpo a medida que la va mencionando y comprobar si efectivamente está relajada. Cuando se constata que existe alguna contracción, se insiste, tratando de ayudar al sujeto para que suelte la contracción muscular, pues es necesario que aparezca un relajamiento total para continuar avanzando.

 

Hay que recordar que la hipnosis se basa en el establecimiento de reflejos condicionados. Esto implica no olvidar nunca los pasos anteriores que hemos logrado y para conseguirlo hay que tener presente el reforzamiento de la catalepsia palpebral, mediante sugestiones que la mantengan en activo y no permitan que desaparezca por extinción de la señal.

 

Una vez reforzada la etapa anterior se sugiere: Todo su cuerpo….relajado... Completamente relajado... su cabeza... Está floja... y comienza a descolgarse... poco a poco... se descuelga... sus párpados pesados... imposible separar... Imposible separar...

 

Hemos comprobado experimentalmente que muchas veces, a pesar de haberse cumplido el objetivo de la primera etapa, no se logra que el paciente descuelgue la cabeza. Si esto sucede, se debe continuar reforzando la relajación y la catalepsia palpebral y al poco rato se le indica: Fíjese bien... ponga atención….a todo lo que yo diga... Repita mentalmente lo que yo diga... todo lo que yo le diga... Ponga atención sólo a mi voz... cuando yo cuente hasta tres... su cabeza... se va a ir descolgando... cuando yo cuente hasta tres... no tenga miedo... su cuerpo está relajado abandonado... cansado... agotado... sus párpados pegados... muy pegados... imposible separarlos... cuando yo cuente hasta tres... su cabeza se descolgará... poco a poco...uno... se afloja... dos…comienza a inclinarse... tres... se cae lentamente.

 

Muchos pacientes que cuando se les da la sugestión de que aflojen la cabeza no ofrecen una respuesta positiva espontáneamente, lo hacen de forma adecuada con este procedimiento y a veces la cabeza se desploma totalmente de un solo movimiento cuando se menciona el número tres.

 

Otra variable es utilizar una maniobra que provoque que la cabeza se descuelgue. Por ejemplo: se pone una mano sobre la frente del sujeto y la otra en la nuca, continuando las indicaciones de la misma forma:

 

Su cabeza….se va descolgando... se va aflojando... poco a poco…

 

Se aplica una pequeña fuerza con la mano que está sobre la nuca y se afloja la mano que está en la frente, haciendo así que la cabeza se descuelgue.

 

Si la cabeza del paciente queda inclinada hacia adelante y se observa que está descolgada, se debe seguir reafirmando la catalepsia palpebral.

 

Es importante comprobar el grado de relajación que posee el sujeto y para esto existe una maniobra que lo permite. Se levanta el brazo del paciente aguantándolo por la muñeca como si se fuera a tomar el pulso y después se suelta. La respuesta correcta que indica relajación es que el brazo caiga completamente desplomado y que forme un movimiento de péndulo; si el brazo baja lentamente o se demora unos segundos en caer, indica que hay un control voluntario, por lo que se debe insistir en el relajamiento. Para conseguirlo se indica: Su cuerpo relajado... totalmente relajado... yo levanto su brazo... y él debe caer totalmente relajado.... abandonado... pesado... completamente desplomado...

 

Si esta maniobra tiene un resultado positivo, es decir, que el brazo cae completamente relajado con un movimiento oscilatorio, no es necesario continuar; de lo contrario, no se puede seguir avanzando en los pasos sucesivos de la hipnosis hasta conseguir el relajamiento. Insistimos en que se debe seguir reafirmando la imposibilidad de abrir los ojos.

 

Otra respuesta negativa es que cuando se le coja el brazo y se suba, el sujeto lo levante; esto indica que está fingiendo. Una forma de neutralizar esa respuesta es la aplicación de pequeños golpes en los brazos, buscando que se elimine la contracción muscular. También se pueden aplicar las siguientes sugestiones: Su cuerpo se relaja cada vez más relajado... cada vez que yo le doy un golpe... su cuerpo se relajado…. sus brazos se ponen flojos... muy flojos.....

 

Se debe continuar hasta lograr la caída pesada e involuntaria de los brazos. Debe recordarse que la inhibición cortical provocada por la hipnosis comienza por las zonas motoras y premotoras. Por lo tanto, en la medida en que no existan estimulaciones en estas áreas la inhibición inducida será más fuerte.


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924