Revision bibliografica. Disfuncion orgasmica femenina y ansiedad
Autor: Lic. Diana C. Wharwood L.  | Publicado:  11/10/2010 | Psicologia , Psiquiatria | |
Revision bibliografica. Disfuncion orgasmica femenina y ansiedad .5

De esta forma, se distinguen entre las emociones inapropiadas en contraposición con las apropiadas, como puede ser: tristeza versus depresión, inquietud versus ansiedad, dolor versus culpa, disgusto versus ira. Es evidente, como la inquietud es una emoción apropiada que se vuelve inapropiada al ser manifestada en forma ansiedad (Echeburúa y Salaberría, 1991).

Básicamente, Ellis estructuró su teoría en lo que se denominó como el "ABC" recordando que "entre A y C siempre está B". Partiendo de que "A" (por "Activating Event") representa el acontecimiento activador, suceso o situación. Que puede ser tanto interno como externo, entre ellos: pensamiento, imagen, fantasía, conducta, sensación, emoción, etc. Asimismo, "B" (por "Belief System") consiste en el sistema de creencias, traducido en: pensamientos, recuerdos, imágenes, supuestos, inferencias, actitudes, atribuciones, normas, valores, esquemas, filosofía de vida, etc. Seguidamente, la "C" (por "Consequence") representa la consecuencia o reacción ante "A". Cabe destacar, que las "C" pueden ser de tipo emotivo (emociones), cognitivo (pensamientos) o conductual (acciones). Este concepto se grafica de la siguiente manera: A  B  C (Ellis y col., 1981).

En esta medida, Ellis en su terapia racional emotiva plantea tres focos del cambio, que se definen como: a) Aspectos situacionales o ambientales implicados en el trastorno emocional, que obedece a un cambio en el punto A del modelo A-B-C. b) Consecuencias emocionales, conductuales y cognitivas o sintomáticas del trastorno emocional y c) Se encuentra las evaluaciones cognitivas del sujeto que conllevan a una emoción como tal. Lo que corresponde a cambios en el punto B del modelo A-B-C. Para el citado autor, los tres focos se suelen trabajar conjuntamente en una terapia racional emotiva, aún cuando el elemento principal es el punto B del modelo A-B-C, puesto que el mismo se somete a cambio para la modificación de creencias irracionales. (Ellis y col., 1981).

Además de los focos de cambio, se manejan las técnicas cognitivas, dentro de las cuales se puede mencionar: la refutación de creencias irracionales, la refutación con cintas magnéticas, técnicas cognitivas para casa, biblioterapia, métodos semánticos, imaginación racional emotiva, proyección en el tiempo. Igualmente, se integran técnicas emotivas, que pueden ser: la aceptación incondicional, métodos humorísticos, inversión del rol racional, ejercicios de ataque a la vergüenza, ejercicios de riesgo calculado, repetición de frases racionales fuerte y apasionadamente. Por último, se encuentran las técnicas conductuales, como son: la implosión, las técnicas de condicionamiento operante y contratos conductuales y el entrenamiento de habilidades sociales y aserción. (MacInnes, 2004; Spörrle y col., 2006).

En este orden de ideas, es conveniente señalar que la mayéutica forma parte del estudio de las creencias y su fin es fortalecer e incrementar las herramientas de los terapeutas de directriz cognitiva. El terapeuta hace uso de la mayéutica a través del dialogo con el paciente con el objeto de que este llegue a las creencias racionales productivas que le permitan una conducta operativa, adaptativa y funcional. La mayéutica es un método apropiado en momentos en que el solicitante de ayuda psicológica experimenta confusión y el terapeuta se dispone a realizar una investigación que le permita encontrar definiciones más precisas dentro de la problemática del paciente (Leichsenring y col., 2006).

Es preciso dejar claro que, con respecto a la Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) los problemas sexuales se originan esencialmente por el mantenimiento de ideologías exigentes y dogmáticas acerca de si mismo, los demás y la sexualidad, razón por la cual los especialistas en esta área deben apuntar a identificar y cambiar dichas ideologías por otras más racionales que le permitan a la persona lograr una sexualidad satisfactoria.

Terapia Cognitiva de Beck

Beck basa su terapia cognitiva como un procedimiento activo, directivo y estructurado que se utiliza en un tiempo definido para el tratamiento de diversos trastornos psiquiátricos, entre los cuales incluye la ansiedad. Básicamente, esta terapia tiene como supuesto teórico que los afectos y la conducta de un individuo están determinados en gran medida por la forma en que el sujeto estructura el mundo. Se debe señalar, que la procedencia de esta terapia aún cuando presenta conceptos teóricos que pudiesen parecer médicos, es cierto que su estilo tiende a ubicarse en el modelo educativo, donde prevalece la idea de aprendizaje de nuevas formas de conocimiento que permitan adquirir conductas más apropiadas para alcanzar las metas personales. En efecto, sus recursos se fundamentan esencialmente en las teorías del aprendizaje. (Beck, 2005).

Beck percibe a la personalidad como un reflejo de la organización y estructura cognoscitiva del individuo, las cuales son influidas tanto biológica como culturalmente. Los esquemas cognitivos son estructuras compuestas por creencias y supuestos centrales fundamentales del individuo acerca de la forma en que opera el mundo. Se desarrollan en edades tempranas de la vida a raíz de experiencias personales e identificación con otros significativos. Beck pone el énfasis en las experiencias tempranas para definir la forma en que la persona se ve en el mundo. Las personas adquieren conceptos respecto de sí mismos, los otros y el mundo. Los esquemas pueden ser adaptativos o desadaptativos, generales o específicos. (Knapp y Beck, 2008).

De una manera más específica, las creencias nucleares se definen como una representación a un nivel más general, profundo y rígido, que generalmente las personas no expresan ni siquiera a sí mismas. Los pensamientos automáticos que se representa en palabras e imágenes son relativos a las situaciones y son el nivel más superficial de las cogniciones. Entre ambos niveles esta las llamadas creencias intermedias, que son influidas por las nucleares y a su vez, afectan sobre los pensamientos automáticos. Dentro de este marco, el terapeuta tiene una doble función: como guía, ayudando al paciente a entender la manera en que las cogniciones influyen en sus emociones y conductas disfuncionales; y como catalizador, ayudando a promover experiencias correctivas o nuevos aprendizajes que promuevan a su vez pensamientos y habilidades más adaptativas. (Butler, 2006).

Una vez que se han determinado y definido los problemas del paciente, el siguiente paso consiste en generar un plan de tratamiento con el fin de modificar las distorsiones cognitivas y los supuestos personales. Para ello el terapeuta aplica técnicas tanto cognitivas como conductuales. Fundamentalmente, Beck propone que el terapeuta está en constante búsqueda de experiencias de aprendizaje altamente específicas, para enseñar a las pacientes operaciones como:

1) controlar los pensamientos (cogniciones) automáticos negativos,
2) identificar las relaciones entre cognición, afecto y conducta
3) examinar la evidencia a favor y en contra de los pensamientos distorsionados.

Tomando en cuenta que la modificación del contenido de las estructuras cognitivas de una persona influyen en el estado afectivo y en su conducta, se persigue que mediante esta terapia un paciente pueda llegar a darse cuenta de sus distorsiones cognitivas, y corregir los pensamientos erróneos (Beck, 2005).

Esencialmente, las técnicas cognitivo-conductuales buscan modificar las distorsiones cognitivas y supuestos personales. De una forma específica, la finalidad de las técnicas cognitivas, es facilitar la exploración y detección de los pensamientos automáticos, para comprobar su validez, así como a su vez, el objeto de las técnicas conductuales es proporcionar experiencias reales para desarrollar otras opciones de conductas más adaptativos o funcionales (Leichsenring y col., 2006).

Entre las técnicas cognitivas que se utilizan en el abordaje terapéutico se encuentran:



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924