Cistoadenocarcinoma mucinoso de ovario
Autor: Dr. Carlos Manuel Corral Marzo | Publicado:  8/11/2006 | Ginecologia y Obstetricia , Oncologia | |
Cistoadenocarcinoma mucinoso de ovario 2.

Signos y exámenes

El examen físico puede revelar un aumento del diámetro abdominal y ascitis (líquido dentro de la cavidad abdominal). Al examen de la pelvis puede encontrarse una masa abdominal o en el ovario. 4

Así mismo, estos tumores diseminan células malignas que por lo general se implantan en el útero, en la vejiga, en el intestino y en el revestimiento de la pared intestinal. Estas células pueden comenzar a formar un nuevo tumor, aún antes de que se sospeche la presencia de cáncer.

No existe un examen de tamizaje para el cáncer de ovario de costo favorable; por lo que más del 50% de las mujeres con este tipo de cáncer se hallan en los períodos avanzados de la enfermedad al momento de hacer el diagnóstico. 3

Análisis de sangre

Ciertos análisis de sangre son útiles para evaluar el cáncer del ovario. El más sencillo es un recuento sanguíneo completo (CBC, por sus siglas en inglés). Esta prueba detecta la anemia (debido a la poca cantidad de glóbulos rojos), que pudiera ser resultado de sangrado interno. También detecta si está produciendo una cantidad normal de glóbulos blancos que combaten infecciones, así como de plaquetas (partículas sanguíneas que ayudan a evitar el sangrado). Una segunda prueba es un análisis bioquímico general de la sangre. Esta prueba provee información sobre el funcionamiento del hígado y los riñones y el balance mineral de la sangre.

Su médico también le ordenará una prueba de sangre del CA-125. El CA-125 es un marcador tumoral, una sustancia que se encuentra en cantidades elevadas en la sangre de muchas mujeres que tienen cáncer del ovario. Muchas veces es muy alta cuando el cáncer está avanzado. Después del tratamiento, regresará a su nivel normal si el cáncer pasa a estar en remisión o si se extirpa completamente mediante cirugía.

Estudios por imágenes

Las técnicas de estudios por imágenes, como la tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés), las imágenes por resonancia magnética (MRI) y los estudios por ecografía pueden confirmar si hay alguna masa pélvica. Aunque estos estudios no pueden confirmar si la masa es cáncer, son útiles para ver si el cáncer del ovario se ha propagado a otros tejidos y órganos.

Ecografía: la ecografía (MRI) y los estudios por ecografía pueden confirmar si hay alguna masa pélvica. Aunque estos estudios no pueden confirmar si la masa es cáncer, son útiles para ver si el cáncer del ovario se ha propagado a otros tejidos y órganos.

tumores_ovario2

Ecografía: la ecografía o ultrasonido usa ondas sonoras para crear una imagen en una pantalla de vídeo. Una pequeña sonda colocada en la vagina o en la superficie del abdomen de la mujer emite las ondas sonoras. Estas ondas sonoras crean ecos a medida que van entrando a los ovarios y a otros órganos. La misma sonda detecta los ecos que rebotan, y una computadora traduce el patrón de ecos y lo convierte en una imagen. Debido a que los tumores del ovario y el tejido ovárico normal a menudo reflejan las ondas sonoras en formas distintas, esta prueba puede ser útil para detectar tumores y determinar si una masa es sólida quiste lleno de líquido.

Tomografía computarizada (CT): es un procedimiento radiológico que produce imágenes transversales detalladas de su cuerpo. En vez de tomar una fotografía, como lo hace la radiografía convencional, la máquina (escáner) de tomografía computarizada toma muchas fotografías al tiempo que rota a su alrededor. Luego, una computadora combina estas fotografías en una imagen
de una sección de su cuerpo. La máquina creará múltiples imágenes de la parte de su cuerpo bajo estudio.

Después de tomar el primer grupo de imágenes, es posible que usted reciba una inyección intravenosa de un “tinte”, o agente de contraste, que ayuda a delinear mejor las estructuras en su cuerpo. Luego se toma un segundo grupo de imágenes. Después de administrar el tinte, algunas personas pueden presentar una erupción cutánea o, en raras ocasiones, reacciones alérgicas
más graves como dificultad para respirar y baja presión arterial. Asegúrese de decirle al médico si alguna vez ha tenido una reacción a cualquier material de contraste usado para las radiografías. La tomografía computarizada proporciona información precisa sobre el tamaño, forma y posición de un tumor y puede ayudar a detectar inflamación de los ganglios linfáticos que pudieran contener cáncer que se haya propagado desde los ovarios. Aunque los ganglios linfáticos inflamados que se observan en las tomografías computarizadas de una mujer que tiene cáncer del ovario usualmente contienen células cancerosas, también es cierto que pudieran estar inflamados
debido a otras causas.

Las tomografías computarizadas también se usan durante una biopsia para guiar con precisión una biopsia por aguja a un tumor sospechoso. Para este procedimiento, llamado biopsia por aguja guiada por tomografía computarizada, la paciente permanece en la mesa de la CT, mientras un radiólogo mueve una aguja de biopsia hacia la localización de la masa. Se repite la tomografía hasta que los médicos están seguros de que la aguja se encuentra dentro de la masa. Se extrae una muestra mediante una biopsia con aguja fina (un fragmento diminuto de tejido) o una biopsia de núcleo (un cilindro delgado de tejido de 1/2 pulgada de largo y menos de 1/8 de pulgada de diámetro) y se examina bajo el microscopio.

Imágenes por resonancia magnética (MRI): en esta prueba se usan ondas radiales e imanes potentes en vez de rayos X. Se absorbe la energía de las ondas radiales y luego se libera en un patrón formado por el tipo de tejido y ciertas enfermedades. Una computadora traduce el patrón de ondas radiales emitido por los tejidos en una imagen transversal muy detallada de las partes del cuerpo. Se puede inyectar un material de contraste, de la misma forma que en la tomografía computarizada.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924