Cistoadenocarcinoma mucinoso de ovario
Autor: Dr. Carlos Manuel Corral Marzo | Publicado:  8/11/2006 | Ginecologia y Obstetricia , Oncologia | |
Cistoadenocarcinoma mucinoso de ovario 3.

Radiografía de tórax: se puede tomar una radiografía de tórax para determinar si el cáncer del ovario se ha propagado (hecho metástasis) a los pulmones. Esta propagación puede causar tumores en los pulmones y a menudo hace que se acumule líquido alrededor de los pulmones. Esta acumulación de líquido, llamada derrame pleural, se puede observar en una radiografía de tórax.

Enema de bario por rayos X: esta prueba tiene el propósito de determinar si el cáncer ha invadido el colon (intestino grueso) o el recto (también se usa para detectar el cáncer colorrectal). Después de tomar laxantes el día antes de la prueba, el técnico de radiología introduce sulfato de bario, una sustancia caliza, en el recto y el colon. Debido a que el bario es impermeable a los rayos X, detalla las estructuras del colon y el recto en los rayos X del abdomen. Colonoscopia: una colonoscopia también se hace después que haya limpiado su intestino grueso con laxantes. Un médico inserta un tubo de fibra óptica en el recto hasta que pasa por todo el colon. Esto le permite a su médico ver el interior y detectar el crecimiento de cualquier cáncer. También se usa para detectar cáncer colorrectal. Usted recibirá un sedante debido a que esta prueba causa molestias.

Otras pruebas

Laparoscopia:
este procedimiento usa un tubo delgado e iluminado a través del cual un médico puede ver los ovarios, otros órganos de la pelvis, y el tejido en el área que rodea las vías biliares. El tubo se inserta a través de una pequeña incisión en el abdomen inferior. La laparoscopia provee una vista de los órganos que puede ayudar a planear la cirugía u otros tratamientos y puede ayudar a los médicos a confirmar la etapa (cuánto se ha propagado el tumor) del cáncer. Además, los médicos pueden manipular los instrumentos pequeños por la incisión laparoscópica para extirpar las pequeñas muestras de tejido que luego serán examinadas con un microscopio.

Muestras de tejidos (biopsia): la única forma en que puede determinarse con seguridad si un crecimiento en la región pélvica es canceroso es extrayendo una muestra de tejido del área sospechosa y examinándola bajo un microscopio. Este procedimiento se llama biopsia.

tumores_ovario3

Un patólogo, que es un médico especializado en las pruebas de laboratorio para diagnosticar enfermedades como el cáncer, examina las muestras. Si tiene alguna pregunta sobre sus resultados patológicos, o sobre cualquier otro aspecto del proceso de diagnóstico, no dude en hacérsela a su médico. Para obtener una segunda opinión de sus muestras, lo que se conoce como evaluación patológica, se le puede enviar a un patólogo consultor en algún centro de la NCCN, o a otro laboratorio que le recomiende su médico, las laminillas que contengan una pequeña porción de su muestra de cáncer.

Aunque para muchos tipos de cáncer la biopsia se hace usualmente antes de la cirugía, para las mujeres con cáncer del ovario la extracción de la muestra de cáncer generalmente ocurre durante la cirugía. Durante la operación, el médico no sólo extirpará el ovario completo para examinarlo, sino que extirpará cualquier otro cáncer visible que se pueda extirpar y también realizará otras biopsias. El cáncer del ovario tiende a “implantarse” por todo el abdomen y en la superficie de otros órganos como el hígado. Muchas veces el cirujano no puede determinar que esto ha sucedido sin hacer una biopsia. El cirujano tratará de descubrir si el cáncer se ha propagado y, de ser así, hasta dónde, por medio de la extracción de pequeñas cantidades de tejido que parezca normal en muchas secciones del abdomen. Luego, el patólogo examinará estas muestras bajo un microscopio. Esto forma parte del proceso de clasificación por etapas del cáncer del ovario. Algunas veces, en las pacientes con ascitis (acumulación de líquido dentro del abdomen), también se pueden usar las muestras de líquido para diagnosticar el cáncer.

Hay 3 tipos principales de tumores de ovario: 

- Tumores de ovario epiteliales se derivan de las células de la superficie del ovario. Esta es la forma más común de cáncer de ovario y ocurre especialmente en adultos. 
- Tumores de ovario de células embrionarias tumores de ovario que se forman de las células que producen el huevo dentro del ovario. Ocurre principalmente en niñas o adolescentes y es raro en comparación a la frecuencia de los tumores de ovario epiteliales. 
- Tumores de ovario del estroma tumores de ovario también raros en comparación a la frecuencia de los tumores de ovario epiteliales. Este tipo de tumor frecuentemente produce esteroides.

También existen tumores derivados de otros órganos también se pueden propagar a los ovarios llamados Metastáticos.

El tratamiento del cáncer de ovario depende del diagnóstico histológico (patología). Este diagnóstico histológico lo hace un patólogo examinando el tejido que se extrajo del tumor de ovario en el momento de la cirugía. El diagnóstico toma como base la clasificación histológica de los tumores de ovario, lo que es sumamente complejo porque el ovario tiene más diversos tipos de tumores que los otros órganos del cuerpo. Hasta ahora se han identificado más de 100 tipos de tumores de ovario. El tratamiento y control de los diferentes tipos de tumores difiere bastante, recalcando la importancia de un diagnóstico histológico correcto. Como los tumores de ovario son relativamente raros y como hay tantos tipos diferentes, la mayoría de los patólogos no tiene mucha experiencia con ellos y el diagnóstico histológico puede estar equivocado. Por lo tanto, es prudente que el patólogo que revise el tejido tenga experiencia específica en patología ginecológica, preferiblemente alguien que tenga experiencia con tumores de ovario. Los tumores de ovario se pueden clasificar ampliamente en tres categorías: los derivados de la superficie del epitelio, los de células embrionarias y los de estroma especializados.

Los tumores derivados de la superficie del ovario comprenden la gran mayoría de tumores de ovario (aproximadamente 80%) y se los refiere como tumores de la superficie del epitelio. Son estos tumores los que constituyen lo que generalmente se considera como “cáncer de ovario”.

Los tumores de la superficie del epitelio se subdividen en tres categorías: benignos, intermediarios o dudosos (poco potencial de malignidad [LMP] o prolíferos atípicos) y carcinoma invasivo.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924