Prevalencia de infeccion cervicovaginal en pacientes con amenaza de parto pretermino e identificacion del microorganismo mas frecuente
Autor: Dr. José Luis Moctezuma Flores | Publicado:  13/03/2012 | Microbiologia y Parasitologia , Enfermedades Infecciosas , Ginecologia y Obstetricia , Articulos | |
Prevalencia infeccion cervicovaginal pacientes amenaza de parto pretermino microorganismo .1

Prevalencia de infección cervicovaginal en pacientes con amenaza de parto pretérmino e identificación del microorganismo más frecuente.

Dr. José Luis Moctezuma Flores. Residente cuarto año especialidad Ginecología y Obstetricia. Servicio de Ginecología y Obstetricia. Centro Hospitalario Nuevo Sanatorio Durango. México D.F.

Dr. José Antonio Reséndiz Matamoros. Residente cuarto año especialidad Ginecología y Obstetricia. Servicio de Ginecología y Obstetricia. Centro Hospitalario Nuevo Sanatorio Durango. México D.F.

Dr. Alfonso Martínez Uribe. Médico Ginecólogo adscrito. Servicio de Ginecología y Obstetricia. Centro Hospitalario Nuevo Sanatorio Durango. México D.F.

Dr. José Gerardo Zertuche Zuani. Médico Ginecólogo adscrito. Servicio de Ginecología y Obstetricia. Centro Hospitalario Nuevo Sanatorio Durango. México D.F.

Resumen

El parto pretérmino se define como el nacimiento espontáneo o provocado que se presenta después de la semana vigésima de edad gestacional y antes de la trigésimo séptima, a pesar de la agresiva terapia tocolítica y las múltiples investigaciones en la etiopatogenia, los programas para prevención han tenido poco impacto institucional Tomando en cuenta la frecuencia de la relación de la amenaza de parto pretérmino con las infecciones cervicovaginales y sus posibles complicaciones neonatales secundarias a la prematurez, debemos de investigar este tipo de patología en toda paciente, ya que diversos autores han demostrado la relación de infección cervicovaginal con amenaza de parto pretérmino.

De las 42 pacientes embarazadas con amenaza de parto pretérmino, en 14 (33.3%) se identifico algún tipo de microorganismo. Estas mujeres se consideraron como positivas para infección cervicovaginal. Las 28 pacientes restantes (66.7%), quienes tuvieron cultivos negativos, fueron consideradas como sin infección cervicovaginal. Por otro lado, 32 (76.2%) gestantes habían manifestado sintomatología asociada a infección cervicovaginal, cuyo dato más frecuente fue la colporrea (secreción, fétida, con prurito y ardor genital). En las 10 pacientes restantes (23.8%) no se evidenció sintomatología alguna de sospecha de infección cervicovaginal. Observamos en este estudio que la mayoría de las paciente en quien se encontró algún agente patógeno era sintomática para vaginosis por lo tanto las mujeres asintomáticas y mujeres sin identificar factores de riesgo de parto prematuro no deben ser sometidos a la rutina detección o el tratamiento de la vaginosis bacteriana. La prevalencia de chlamydia trachomatis fue muy por debajo de lo reportado en la literatura mundial.

Abstract

Preterm birth is defined as birth or miscarriage that occurs after the twentieth weekof gestation and before the thirty-seventh, despite aggressive tocolytic therapy and multiple investigations into the pathogenesis, prevention programs have had littleinstitutional impact Given the frequency of the relationship between preterm laborwith cervicovaginal infections and neonatal complications secondary to prematurity, we need to investigate this type of pathology in all patients, as several authors havedemonstrated the relationship cervicovaginal infection with preterm labor. Of the 42 pregnant patients with preterm labor, 14 (33.3%) had some type of microorganism. These women were considered as positive for cervicovaginal infection. The remaining 28 patients (66.7%) who had negative cultures were considered uninfected smear. On the other hand, 32 (76.2%) pregnant women had shown symptoms associated with cervicovaginal infection, which was the most frequent data colporrea (secretion, fetid, genital itching and burning). In the remaining 10 patients (23.8%) did not reveal any symptoms cervicovaginal infection is suspected. Observed in this study that most patients in whom a pathogen was found to symptomatic vaginosis therefore asymptomatic women and women without identified risk factors for preterm delivery should not be subjected to routine screening or treatment bacterial vaginosis. The prevalence of chlamydia trachomatis was well below that reported in the literature

Palabras clave: vaginosis, amenaza de parto pretérmino, flujo vaginal, cultivo vaginal, embarazo.

Keywords: vaginosis, preterm labor, vaginal discharge, vaginal culture, pregnancy.

Introducción

El parto pretérmino se define como el nacimiento espontáneo o provocado que se presenta después de la semana vigésima de edad gestacional y antes de la trigésimo séptima, a pesar de la agresiva terapia tocolítica y las múltiples investigaciones en la etiopatogenia, los programas para prevención han tenido poco impacto institucional (1). Esto acontece, aproximadamente en el 12.7% de todos los nacimientos y en los países subdesarrollados se presentan cifras superiores al 20% del total de partos. El límite inferior de edad gestacional que establece la separación entre parto prematuro y aborto, es de acuerdo con la OMS, 20 semanas de gestación, 500 gramos de peso, o 25cm. de la corona a la rabadilla (2). Generalmente el parto pretérmino tiene causa multifactorial y constituye una preocupación para todos, que se interesan en el estudio de esta afección, pues del conocimiento de los factores causales depende en gran parte la disminución de su frecuencia. Diferentes estudios señalan que un factor causal puede encontrarse de un 40 a 50 % de los casos de parto pretérmino y que no es posible encontrar causa definidas en el resto de los casos (3).

Como se describe en la literatura la prematurez continúa siendo la causa más frecuente de muerte neonatal y representa cerca de 75% de la mortalidad neonatal, cerca de la mitad de la morbilidad neurológica a largo plazo (en América Latina cada año nacen cerca de 12 millones de niños: 400,000 mueren antes de cumplir cinco años, 270,000 en el primer año de vida, 180,000 durante el primer mes de vida y 135,000 por prematurez). La situación es aún más grave en infantes con prematurez extrema (menos de 32 semanas de embarazo), entre quienes una quinta parte no sobrevive el primer año y hasta 60% de los supervivientes tiene discapacidades neurológicas (problemas de lenguaje y aprendizaje, trastorno por déficit de atención, dificultades socioemocionales, deterioro sensorial, visual y auditivo, retraso mental y parálisis cerebral). Por lo anterior, además de la pérdida de vidas, el nacimiento prematuro representa costos económicos y emocionales considerables para las familias y las comunidades (4).

El feto puede morir durante el tratamiento por inmadurez o presentar alguna complicación durante la etapa neonatal precoz tales como: síndrome de dificultad respiratoria (SDR), hemorragias intra o periventricular, retinopatía por fibroplasia retrolental, enterocolitis necrosante y sepsis (4). En los países desarrollados, tiene una tasa de mortalidad del 11% en Estados Unidos y de 5 a 7% en Europa, y es responsable de 60 a 80% de las muertes neonatales de recién nacidos sin malformaciones y de cerca del 50% de las discapacidades neurológicas congénitas (5).

La vaginosis bacteriana se ha definido como un desequilibrio en la flora vaginal normal, con una disminución de las especies de lactobacilos que predominan normalmente y la proliferación de otras bacterias anaerobias (6). La inflamación que se produce en el flujo vaginal parece incrementar el riesgo de parto pretérmino. El Factor de Necrosis Tumoral (TNF-α) parece ser un importante mecanismo de parto pretérmino asociado a la infección. 7

La patología vaginal infecciosa es causa frecuente de consulta para el especialista tanto como para el médico general, la gama de problemas que enfrentan las mujeres en diferentes etapas de su vida y condiciones es muy grande, viéndose modificadas por diversos factores como son: ciclo menstrual, hábitos higiénicos, actividad sexual, múltiples compañeros sexuales, estado inmunológico, embarazo, uso de antibióticos sistémicos, aseos íntimos favoreciendo la aparición de infecciones vaginales (7).

La microflora vaginal es un importante mecanismo de defensa del huésped, sin embargo se reconocen una serie de factores que alteran el equilibrio ecológico ahí presente, dando origen a las infecciones cérvico vaginales (8).

La flora vaginal normal está compuesta por bacterias aerobias y anaerobias. El lactobacillus es el microorganismo predominante en el 95% de la microflora vaginal (9). El lactobacillus como microorganismo predominante protege frente a otros agentes patógenos. Por ingerir el glicógeno de las secreciones vaginales, produce ácido láctico que mantiene el pH vaginal por debajo de 4.5 a este pH bajo, la adherencia de las bacterias al epitelio vaginal está disminuida y el crecimiento de los microorganismos como la G. vaginalis y anaerobios está suprimido. Frecuentemente se aíslan Staphilococcus epidermidis, streptococcus y G. vaginalis. Dentro de los microorganismos anaerobios se encuentran especies de bacteroides, Prevotella bivius y Peptostreptococcus. Además, pueden encontrarse entre un 20-50% de las ocasiones y entre el 50-70% de las mujeres sexualmente activas Micoplasma hominis y Ureaplasma urealyticum (10).

Las complicaciones médicas durante la gestación, como las infecciones del tracto genital, de las vías urinarias, la anemia, preeclampsia o la ruptura prematura de membranas, aumentan las probabilidades de terminar el embarazo antes de la semana 37 del nacimiento con un niño prematuro con bajo peso y consecuentemente, el incremento en la mortalidad neonatal por prematuridad, la identificación de los factores de riesgo asociados con agentes etiológicos es importante para orientar adecuadamente el diagnóstico y otorgar el tratamiento específico y así evitar complicaciones neonatales (11).



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924