Nefropatia diabetica incipiente en niños y adolescentes diabeticos. Relacion con algunas variables clinicas y bioquimicas
Autor: Dra. Modesta Munguía Hernández | Publicado:  16/08/2011 | Nefrologia , Pediatria y Neonatologia , Articulos | |
Nefropatia diabetica incipiente niños y adolescentes diabeticos. Variables clinicas y bioquimicas .6

En relación al comportamiento de las variables bioquímicas se constató alteraciones en el metabolismo de los lípidos en menos del 15% del total de los casos. Las alteraciones lipídicas predominaron en los pacientes en los que apareció Nefropatía Diabética. El Aclaramiento de creatinina fue normal en todos los pacientes, mientras que, el filtrado glomerular fue patológico en 8 pacientes en los que se constató hiperfiltración; de ellos 3 con manifestaciones de Nefropatía diabética incipiente. (Tabla 8)

TABLA 8: RELACIÓN VARIABLES BIOQUÍMICAS Y APARICIÓN DE EXCRECIÓN URINARIA DE ALBUMINA. 

diabetes_nefropatia_diabetica/hipercolesterolemia_hipertrigliceridemia_creatinina

Origen: Formulario N=13 N=29 N=42

DISCUSIÓN

La Nefropatía diabética incipiente presenta una frecuencia variable según los resultados de estudios realizados en Cuba y otras regiones. (4, 8,12,23-27)

La historia natural de la nefropatía diabética es compleja, ya que el proceso puede detenerse en un estadio particular o incluso regresar, progresar rápidamente tras períodos relativamente largos de estabilidad o finalizar por muerte precoz del paciente de causa generalmente cardiovascular. (22)

Al estudiar el comportamiento de esta complicación crónica en los niños y adolescentes diabéticos de Cienfuegos observamos que el 31% de los casos presentaba microalbuminuria. (Tabla Nº 1).

Comportamiento similar al observado en nuestros pacientes fue el detectado por Licea y colaboradores en estudio realizado en el año 2006 (4).

Diferentes a estos resultados son los de Gallardo y colaboradores, en un estudio realizado en Chile en el 2005, en el cual la frecuencia de esta complicación de la diabetes fue 18.2%.(33)

Otro estudio realizado por Carlos Hernández y colaboradores, en el año 2007 muestra que de 110 pacientes, sólo 20 presentaban Nefropatía diabética incipiente, frecuencia menor a la observado en este estudio. Resultados semejantes a estos fueron los de Gallardo y González (33, 34,38)

Varios estudios (1, 14) señalan entre los factores de riesgo no modificable para el desarrollo de complicaciones crónicas como la Nefropatía diabética al sexo masculino.

Cuando analizamos el comportamiento de esta variable clínica (sexo) con la presencia de Nefropatía diabética incipiente en los pacientes estudiados observamos que el sexo femenino se asocio de forma importante a esta complicación (76.9% de ellos eran del sexo femenino); no coincidiendo nuestros resultados con los estudios de Licea (4), Dolan V(11) y Prieto Veiga(18) quienes encontraron un predominio para el sexo masculino (Tabla Nº 2).

González y colaboradores (8), en un estudio realizado sobre la presencia de microalbuminuria en niños y adolescentes diabéticos, no observaron diferencias significativas en el sexo, lo cual se diferencia a estos resultados.

Sin embargo, en un estudio realizado en Chile por Gallardo y colaboradores (6) constataron predominio de microalbuminuria en pacientes femeninas, similar a los resultados de esta investigación.

En el 69.2% de los niños y adolescentes con presencia de microalbuminuria se observó que el tiempo de evolución de la diabetes era de 5-10 años. (Tabla Nº 3)

Partiendo de los resultados anteriores podemos plantear que en nuestros pacientes el tiempo de evolución de la diabetes superior entre 5-10 años se comporta como un factor de riesgo que puede inducir a los cambios fisiopatológicos a nivel renal que dan inicio al desarrollo de esta complicación crónica.

En un estudio realizado por Carvajal y colaboradores, (23) la media de evolución de la diabetes en los pacientes con microalbuminuria fue entre 5 a 10 años, similar a estos resultados y a los encontrados por Orduño (27), y Serna (26) quien declara además la asociación con otros factores de riesgo.

En otro estudio realizado por Hernández y colaboradores, (38) el 85% de los pacientes tenían entre 5 a 10 años de evolución; por ciento superior al detectado en esta investigación.

Por su parte, Rabkin (25) plantea que la Nefropatía suele hacerse evidente luego de 15 a 25 años de diabetes lo que casi inevitablemente lleva a la enfermedad renal crónica.

Otros estudios revisados coinciden en que esta complicación tiende a presentarse fundamentalmente en pacientes diabéticos con tiempo de evolución superior a los 10 años (4, 17, 24, 35), con los que no coincidimos, pues en los pacientes estudiados se presentó con menor tiempo de evolución, lo cual pudiera estar relacionado con el debut de Diabetes Mellitus (DM) en edades más temprana.

Existen evidencias de que el mal control metabólico favorece al desarrollo de complicaciones crónicas de la diabetes como la nefropatía diabética (38), y se señala que:

a) La hiperglucemia sostenida lleva a un daño vascular y renal importante.
b) La glucosilación de las proteínas tisulares produce un engrosamiento de la membrana basal glomerular.

Relacionado con el control metabólico y el desarrollo de Nefropatía diabética incipiente observamos que de los 15 pacientes con mal control, 10 (76.9%) presentaron microalbuminuria, lo que nos permite plantear que se comporta como un factor de riesgo en el desarrollo de esta complicación en los pacientes estudiados (Tabla Nº 4).

Burton y colaboradores (40), a partir de los resultados de un estudio realizado, plantean que el riesgo de desarrollar nefropatía diabética aumenta abruptamente al aparecer mal control metabólico, y señalan que esos resultados son compatibles con la importante función del control glucémico.

J. Luño en su artículo ¨Estrategias en la prevención, desarrollo y progresión de la Nefropatía Diabética¨ plantea que está demostrado que un control intensivo de las cifras de glucosa sanguínea con frecuentes administraciones de insulina consigue reducir el riesgo de proteinuria a un 50%, también confirma a la hiperglicemia mantenida como un potente factor de riesgo en el desarrollo de nefropatía sobre todo en los enfermos de menor edad (41, 42, 43, 44)

Cuando analizamos la asociación del estado nutricional con la aparición de microalbuminuria, encontramos que el 95.2% de los pacientes eran eutróficos. Partiendo de estos resultados podemos plantear que las alteraciones en el estado nutricional del tipo obesidad/sobrepeso en los pacientes estudiados no constituyeron un factor de importancia en el desarrollo de la Nefropatía diabética incipiente en los pacientes estudiados.

En estudio realizado por gallardo en Chile en el 2007 (33), exhibió en sus resultados que el 59% de los pacientes eran eutróficos, el 4.6% bajo peso, 15.9% sobrepeso y 2.5% obesos, resultados diferentes a los observados en esta investigación.

En un estudio control realizado por Sara Pons(45) en el año 2008 en un grupo de niños y adolescentes con Nefropatía Diabética (NDI) en un hospital de Valencia no encontró diferencias significativas entre el grupo control y el grupo de pacientes enfermos con relación al estado nutricional.

Aun cuando se señala que el estado nutricional (fundamentalmente la obesidad/sobrepeso), favorece al desarrollo de complicaciones crónicas como la Nefropatía diabética, no encontramos en la literatura revisada otros estudios en diabetes mellitus tipo 1 en la infancia que establezcan comportamiento de esta variable y su relación con la presencia de manifestaciones de esta complicación como la microalbuminuria.

Habitualmente el incremento de la presión arterial sigue al desarrollo de la microalbuminuria en 2 a 5 años en los pacientes con Diabetes Mellitus tipo 1, lo que permite establecer un mayor riesgo de progresión de la Nefropatía diabética (19, 28-30, 41, 42,45).



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado