Mecanismos de adaptacion que usan las madres de niños con edades comprendidas entre tres a seis años de edad que presentan deficit de atencion e hiperactividad - TDAH
Autor: Gallardo Yenireé | Publicado:  30/01/2012 | Pediatria y Neonatologia , Neurologia , Articulos | |
Mecanismos de adaptacion madres de niños con deficit de atencion e hiperactividad - TDAH .1

Mecanismos de adaptación que usan las madres de niños con edades comprendidas entre tres a seis años de edad que presentan déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Consulta de Neuropediatría Hospital Pediátrico Dr. “Agustín Zubillaga”.

Gallardo Yenireé
Durán Elizabeth
Guédez Pedro
Vargas Elsa

RESUMEN

El presente estudio corresponde a una investigación de tipo descriptivo, de corte transversal, con un enfoque positivista, apoyada en un diseño de campo. Tuvo como objetivo analizar los mecanismos de adaptación que usan las madres de niños con edades comprendidas entre tres a seis años de edad que presentan trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Los sujetos de estudio fueron doce madres que acudieron a la consulta de neuropediatría del Hospital Pediátrico “Dr. Agustín Zubillaga”. El instrumento utilizado para recabar la información fue: una encuesta basada en un cuestionario estructurado con una escala tipo Likert, constituido por 18 ítems.

En cuanto al procesamiento de los datos se calcularon las estadísticas de frecuencia y porcentaje, para llegar entre otras a las siguientes conclusiones: a través del instrumento se evidencio que las madres investigadas ponen en práctica tanto mecanismos de adaptación físicos, afectivos como sociales, de acuerdo a la conducta que presenten sus hijos. Entre los mecanismos de adaptación físicos utilizan la televisión para tranquilizar a sus hijos.

En lo que respecta a los afectivos aplican la compensación cuando sus hijos realizan una buena acción, si por el contrario sus conductas son inadecuadas utilizan el maltrato verbal. De igual forma las madres encuestadas coincidieron en buscar apoyo profesional como psicólogos, psicopedagogos para controlar a sus hijos y manejar mejor la situación. Igualmente la presente investigación permitió demostrar que el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un trastorno común en niños con edades comprendidas entre tres a seis años de edad, tratados en la consulta de neuropediatría del Hospital Pediátrico “Dr. Agustín Zubillaga”.

Palabras claves: Hiperactividad, déficit, atención, madres, niño

INTRODUCCIÓN

Actualmente son innumerables los problemas de salud a los cuales se enfrenta la sociedad, siendo los niños en edad preescolar muy vulnerables a trastornos y afecciones que ponen en riesgo su salud, las cuales no pueden ser abordadas sin la ayuda de los profesionales de la salud. Por ende, el profesional de enfermería cumple un rol protagónico al ser los encargados de prestar, a los infantes, la atención adecuada mediante la aplicación de las funciones básicas de la enfermería escolar.

En tal sentido, los profesionales de la salud son una figura esencial en el sistema escolar para tratar problemas que muchas veces no pueden ser atendidos por los docentes, tal es el caso del trastorno de déficit de atención e hiperactividad el cual es un problema muy importante dentro del ámbito de los trastornos de la conducta del niño, afectando su proceso de aprendizaje, manifestando las maestras que existe un número significativo de niños que presentar problemas de atención, distraídos, no copian, les cuesta mantenerse atraídos por las actividades del aula, por consiguiente esta circunstancia contribuye a una alta demanda de consulta de neuropediatría por padres y educadores.

En este orden de ideas, el déficit de atención e hiperactividad es un trastorno neuroconductual que puede presentarse en cualquier etapa de la vida del ser humano, aunque con mayor frecuencia en la población preescolar. Este se manifiesta a través de ciertas conductas como la inatención, hiperactividad, impulsividad, actividad motora excesiva, agresividad entre otras. Por ende, ante tales conductas las madres ponen en práctica diversos mecanismos de adaptación que le permiten hacer frente a esta situación y actuar de acuerdo a la actitud que presenten sus hijos.

Por tal motivo, el propósito fundamental del presente estudio consiste en analizar los mecanismos de adaptación que usan las madres de niños con edades comprendidas entre tres a seis años de edad que presentan déficit de atención e hiperactividad (TD/AH). Consulta de neuropediatría Hospital Pediátrico Dr. “Agustín Zubillaga”.

En efecto, su aporte consiste en ampliar y afianzar conocimientos en cuanto a la temática abordada, y de igual forma proporcionar un material de apoyo para posteriores estudios, y a profesionales especialistas en el área, con la consiguiente contribución significativa al conocimiento. Igualmente, resaltar la importancia de emprender estudios sobre los problemas más cotidianos en materia de salud, confirmando el compromiso del cuidado humano.

CAPITULO I

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

El Problema

Los seres humanos desde su nacimiento transitan por una serie de etapas durante las cuales se van desarrollando paulatinamente, adquiriendo rasgos y particularidades en cada fase de la vida, entre ellas la etapa preescolar, la cual es de gran importancia para su proceso de maduración tanto intelectual como afectivo comprendida desde los tres años hasta los seis años de vida. (3).

En este sentido los niños en edad preescolar crecen a su propio ritmo o velocidad dado a su potencial genético y las posibilidades que le proporciona su medio físico, social y afectivo, experimentando grandes cambios que lo capaciten enfrentar y explorar nuevas situaciones, desarrollando habilidades indispensables para su continuo crecimiento. Tal como lo afirma Leal, Q. (2002) “Existen múltiples factores etiológicos relacionados con datos contundentes que explican una predisposición genética que interactúan dinámicamente con el entorno para producir las características clínicas.” que presentan los niños con déficit de atención e hiperactividad.

Siguiendo la misma línea, a lo largo de la edad preescolar se generan cambios personales y contextuales produciendo importantes progresos en la comprensión y regulación emocional, de tal forma que los niños aprendan y expresen interés en el mundo que los rodea a través de la experimentación y de las acciones, por lo tanto buscan tocar, probar, oler, oír y experimentar por su cuenta, estableciéndose como individuos independientes de sus padres.

De esta manera las destrezas que el niño va adquiriendo a partir de los tres años de edad le permiten desempeñar un papel mucho más activo en el ambiente en el cual se desenvuelven con el surgimiento de la marcha y el lenguaje, así como también dominio de las habilidades neuromusculares, logro de la autonomía temprana e inicio de la socialización y de la tipificación sexual, debido a que el niño en edad preescolar “tiene un gran avance en su motricidad gruesa y fina, buen desarrollo del pensamiento y del lenguaje y amplía sus relaciones extrafamiliares, lo que le facilita su desarrollo integral”. (14).

Resulta claro que, los niños en esta etapa suelen ser independientes debido a que pueden expresar sus necesidades y pensamientos a través del lenguaje, lo cual le permite emprender, planear y llevar a cabo sus actividades y lo que desee hacer. Por ende, los niños absorben valores y actitudes de la cultura en la cual son educados, viviendo un proceso de identificación con otras personas lo que representa un aprendizaje emocional y profundo que va más allá de la observación y la imitación de un modelo, generalmente con el padre del mismo sexo.

En consecuencia, “El período preescolar es particularmente propicio para incorporar muchas normas de convivencia social; el amor y comprensión de los adultos significativos son indispensables para el cumplimiento de estos logros, sin ambivalencias y con serena firmeza. Para esto debe existir un acuerdo entre los padres y los adultos significativos”. (14)

En este orden de ideas los niños con edades preescolares de hoy en día están sumergidos en un mundo de continuos cambios que influyen en su desarrollo de acuerdo al ambiente en el cual se desenvuelven, por consiguiente la familia y no menos importante la escuela, son parte fundamental de dicho proceso y responsable de su formación integral. De tal modo, la familia a efecto del desarrollo infantil es “Aquel grupo humano que interactúa positiva o negativamente con el niño de manera compleja y multifactorial, lo que hace que cada niño tenga una familia permanentemente cambiante y con características de desarrollo que determinan lo que el niño es y las herramientas con las que ha de enfrentarse a las etapas de desarrollo venideras”. (14)

Igualmente, la salud escolar en conjunto con la familia y el personal de enfermería, juegan un importante rol en la adquisición de hábitos que favorezcan una mejor calidad de vida y capacitación de cada individuo y a todo el colectivo para mejorar su salud y aumentar el control de esta; donde la enfermera escolar es la figura vital y la persona capacitada en la promoción de la salud escolar, imprescindible en el quehacer educativo, y más importante aún, necesaria para los niños en edades comprendidas de tres a seis años para impulsarlo a conquistar espacios en su propio entorno familiar, educativo y social en óptima salud. (11).

“La etapa de la niñez y la adolescencia es delicada y vulnerable, pues la población se encuentra en proceso de formación de hábitos, creencias y competencias, que permitirán desarrollar el propio concepto como persona y ciudadano. Para el logro de este propósito es necesario un trabajo dinámico y permanente, a nivel interinstitucional y transdisciplinario, donde profesionales de la salud y la educación, familias, organizaciones comunitarias,… y otros sectores de la sociedad trabajen unidos para ofrecer la mejor atención y cuidado a la población escolar”.



Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado