Consumo de pescado y exposicion al metilmercurio. Riesgos y beneficios durante el embarazo
Autor: Dr. Luis Caballero | Publicado:  11/05/2010 | Ginecologia y Obstetricia , Endocrinologia y Nutricion | |
Consumo de pescado y exposicion al metilmercurio. Riesgos y beneficios durante el embarazo .1

Consumo de pescado y exposición al metilmercurio. Riesgos y beneficios durante el embarazo.

Fish consumption and methylmercury exposure. Risks and benefits during pregnancy

Dr. Luis A. Caballero. Instituto Nacional de Nutrición, División de Salud Pública


RESUMEN

Actualmente el consumo de pescado es ampliamente reconocido por sus grandes beneficios, ya que constituye una importante fuente de nutrientes esenciales como los ácidos grasos poliinsaturados. Numerosas organizaciones de salud recomiendan a la población general ingerir pescado dos veces a la semana. Por otro lado, el pescado puede también contener mercurio, la mayor parte en forma de metilmercurio. Generalmente los peces y la vida silvestre, están expuestos principalmente al metilmercurio, más que a otras formas químicas del mismo elemento, y la vía más importante es a través de la dieta. Los peces que concentran mercurio, también contienen ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, que pueden beneficiar tanto a la embarazada como a su bebé. Las recomendaciones para el consumo de pescado durante la gestación, deben tomar en cuenta las bondades nutricionales del pescado, así como los potenciales daños por la exposición al mercurio.

Palabras clave: Consumo de pescado, mercurio, metilmercurio, ácidos grasos n-3, embarazadas

ABSTRACT

Fish consumption today is widely recognized as highly beneficial since it constitutes a good source of several essential nutrients such as polyunsaturated fatty acid (n-3 PUFA). Several health organizations recommend eating fish twice a week for the general population. On the other hand, fish may also carry a certain load of mercury, most of which occurs in the form of methylmercury (MeHg). Under most conditions, fish and wildlife are exposed primarily to MeHg rather than to other chemical forms of Hg, and the route of exposure is primarily through the diet. The same fish that concentrate mercury contain long-chain polyunsaturated fatty acids that may benefit both the pregnant women and her infant. Recommendations for fish consumption during pregnancy should take into account the nutritional benefits of fish as well as the potential harms from mercury exposure.

Key words: Fish consumption, mercury, methylmercury, n-3 fatty acids, pregnant women


INTRODUCCIÓN

Algunos nutrientes presentes en el pescado y otros productos del mar, proveen efectos beneficiosos en el desarrollo cerebral, entre ellos, el hierro, yodo, selenio y ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga n-3, principalmente eicosapentanoico y docosahexanoico. Sin embargo el metilmercurio, un contaminante hallado en alimentos del mar y pescado de agua dulce, tiene un efecto tóxico a nivel neurológico [Choi, 2008].

El daño causado por el metilmercurio en la etapa fetal tanto en animales como en el hombre, se caracteriza por un decrecimiento celular (hipoplasia) y microcefalia, donde el peso cerebral se puede reducir a la mitad o a dos tercios del normal; alteración en la migración celular que resulta en displasia y alteración de la citoarquitectura cerebral; gliosis. Se ha demostrado en el ciclo celular, la inhibición mitótica tanto in vivo como in vitro [Faustman, 2002].

El mecanismo por el cual el mercurio entra en la cadena alimentaria es desconocido en su exactitud y puede variar en los diferentes ecosistemas. Las bacterias que procesan sulfato en el ambiente juegan un importante rol, ya que convierten el mercurio inorgánico en metilmercurio, una sustancia altamente tóxica. El metilmercurio contenido en las bacterias puede ser consumido por el siguiente eslabón en la cadena, o ser excretado al agua donde puede ser fácilmente absorbido por el plancton, que a la vez puede ser alimento para otras especies. Entre los ambientes que favorecen la producción de metilmercurio en Estados Unidos se encuentran ciertos pantanos, lagos con bajo pH del centro norte y noreste, parte de los Everglades en Florida, costas pantanosas a lo largo del Golfo de México, Bahía de San Francisco y Océano Atlántico [USGS, 2000].

La industria contribuye con emisiones de mercurio al ambiente, y entre las más contaminantes destacan las factorías de cloro con tecnologías anticuadas y dañinas del siglo XIX, como las de células de mercurio. Un 90% de las plantas de cloro en Estados Unidos emplean nueva tecnología libre de mercurio, sin embargo en Europa 60% de estas plantas aún trabajan con tecnología de células de este metal [Winalski, 2005].

El estudio de sedimentos provenientes de altos lagos ubicados cerca de Huancavelica, Perú, han revelado que la polución por mercurio ocurrió muchísimo antes de la revolución industrial, unos 1400 años antes de la era cristiana, en esta zona del Nuevo Mundo donde se hallan los mayores depósitos de este metal [Cooke, 2009].

El mercurio se localiza en los peces, muy unido a la proteína de los tejidos, incluido el muscular. No existe un método de cocción que reduzca su cantidad en la comida. Los primeros síntomas de envenenamiento son incoordinación motora y sensación de quemadura y hormigueo en dedos de manos y pies; al aumentar los niveles de mercurio, la habilidad para caminar, hablar, ver y oír pueden verse afectadas [Minnesota Department of Health, 2001].

En 2001 la FDA recomendó evitar el consumo de tiburón, blanquillo (familia Malacanthidae), caballa del Atlántico occidental (Scomberomorus cavalla) y pez espada (Xiphias gladius) debido a su alto contenido de mercurio, a mujeres embarazadas y en periodo de lactación así como a niños pequeños [FDA/EPA, 2004; FDA, 2006].

El 19 de Marzo de 2004, la FDA y EPA anunciaron conjuntamente, recomendaciones a los consumidores, para reducir la exposición a elevados niveles de mercurio en mujeres próximas a embarazarse, mujeres preñadas, en lactación y en niños pequeños. Se aconsejó no consumir tiburón, pez espada, caballa, blanquillo, por su alto contenido de mercurio; consumir 12 onzas -dos comidas en promedio- a la semana de pescados y mariscos bajos en mercurio como: atún light enlatado, salmón, abadejo, bagre y crustáceos como camarones y langostinos. Como el atún albacora contiene mayor cantidad de mercurio que el atún light enlatado, deben consumirse hasta 6 onzas a la semana, una comida en promedio. Invita además, a estar pendientes de las alertas locales sobre la seguridad del pescado proveniente de lagos, ríos y costas; si tal alerta no es conocida, no excederse de 6 onzas, una comida semanal, del pescado capturado por la familia o amigos en aguas locales y no consumir otro tipo de pescado esa semana [Saulo, 2004; FDA/EPA, 2004].

Al comienzo de 2005 fueron introducidos nuevos niveles máximos de la UE para mercurio total en alimentos para consumo humano y para animales. Los niveles máximos actuales de la UE para mercurio total en pescado aparecen en la Regulación de Comisión 78/2005, vigente desde el 9 de Febrero 2005. El Nivel Máximo de Mercurio (mg/kg peso húmedo) es de 0,50 sin embargo para las especies citadas a continuación ese valor es de 1 mg/kg peso húmedo: rape (Lophius sp.), pez gato del Atlántico (Anarhichas lupus), bonito del Atlántico (Sarda sarda), anguila (Anguilla anguilla), emperador, reloj anaranjado, candil (Hoplostethus sp.), granadero de roca (Coryphaenoides rupestris), fletan del Atlántico (Hippoglossus hippoglossus), aguja azul (Makaira sp.), gallo del norte (Lapidorhombus sp.), salmonete de fango (Mullus sp.), lucio (Esox lucius), tasarte (Orcynopsis unicolor), capellán (Trisopterus minutus), pailona (Centroscymnus coelolepis), rayas (Raja sp.), gallineta dorada (Sebastes marinus, Sebastes mentalla, Sebastes viviparus), pez vela (Isthiophorus platypterus), pez cinto (Lepidopus caudatus, Aphanopus carbo), besugo, pandora (Pagellus sp.), tiburón (todas las especies), escolar negro o palometa pintada (Lepidocybium flavobrunneum, Ruvettus pretiosus, Gempylus serpens), esturión (Acipenser sp.), pez espada (Xiphias gladius), atún (Thunnus sp., Euthynnus sp., Katsuwonus sp.) [FIN, 2006].

En la mayoría de los países amazónicos, las autoridades de salud pública no han emitido directrices relacionadas al consumo de pescado, posiblemente debido en parte a la importancia del valor nutricional de este alimento y la consideración de que los efectos en la salud atribuidos al mercurio, son menos severos que otros problemas sanitarios existentes [Passos, 2008].

CONTAMINACIÓN DULCEACUÍCOLA:

Estudios pioneros en la región de Tapajós, mostraron que los suelos del Amazonas constituyen el mayor reservorio natural de mercurio, el cual es liberado en cantidades importantes en los ecosistemas acuáticos, a través de la erosión de los suelos y filtraciones resultantes de prácticas de deforestación, talas y quemas para actividades agrícolas o de ganadería. Una fuente adicional de mercurio al ambiente, es producida por la deforestación y erosión, así como por el empleo de este metal en la explotación aurífera [Passos, 2008].



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924