Infarto agudo de miocardio. Sindrome coronario agudo. Parte 2
Autor: Dr. Francisco Ramon Breijo Marquez | Publicado:  8/11/2006 | Imagenes de Cardiologia , Cardiologia | |
Infarto agudo de miocardio. Sindrome coronario agudo. Parte 2. 2.

2) TRATAMIENTO POSTERIOR:

Ø Anticoagulación: Heparina de bajo peso molecular (Enoxaparina 1 mg/Kg/12 h sc o Dalteparina 120U/Kg/12 h sc) durante 1 semana aproximadamente o Heparina sódica, 5000U en bolo iv seguido de perfusión de 1000 U/h según control TTPA durante 2 días. El uso prolongado de heparinas aumenta riesgo de sangrado sin aumentar beneficio.

Ø Betabloqueo en IAM si no existen contraindicaciones, en las primeras 12 horas, con Atenolol, 5 mg iv en 5 minutos y si no aparecen efectos indeseables se seguirá a los 15 minutos con 50 mg/12 h vo o Metoprolol, 5 mg iv en 2 minutos y seguir a los 15 minutos con 50 mg/6 h vo x 2 días y después 100 mg/12 h vo.

Ø Fibrinolisis si procede con fibrinolíticos según pautas propuestas por fabricante y anticoagulación previa con heparina sódica iv o enoxaparina 30 mg en bolo iv.

Ø Antiagregación IIb/IIIa si procede con Eptifibatide o Tirofibán según pauta propuesta por fabricante y anticoagulación.

Ø Clopidogrel a dosis indicadas, en SCASEST de medio y alto riesgo asociado a aspirina, como antiagregación plaquetaria durante 1-9 meses.

Ø IECAs en las primeras 24 horas, comenzando con Captopril 6,25-50 mg/8 h según permita la tensión arterial. Se administrará en todos los casos si no existe hipotensión ni contraindicaciones (clase IIa) y en presencia de insuficiencia cardíaca congestiva o fracción de eyección de ventrículo izquierdo menor de 40% (clase I). Una vez estable y llegada a la dosis máxima tolerada se podrá usar IECA de vida media más larga para mantenimiento.

Ø Estatinas a dosis suficiente para mantener colesterol LDL menor de 100 mg/dl. – Ansiolíticos, en ocasiones útiles como tratamiento precoz tras el manejo inicial.

ANEXOS A SCA.

Hospitales de toda España evalúan cómo se trata a los pacientes con síndrome coronario agudo

Cada año se diagnostican unos 130.000 casos de síndrome coronario agudo (SCA), cuyo tratamiento podría variar entre comunidades autónomas e incluso entre centros de una misma zona.

Madrid, 14 de junio de 2005.-

Medio centenar de hospitales comprobarán por primera vez si los enfermos españoles que han sufrido un infarto agudo de miocardio o una angina inestable están recibiendo el tratamiento que recomiendan las guías terapéuticas nacionales e internaciones. El estudio MÁSCARA (Manejo del Síndrome Coronario Agudo. Registro actualizado), que antes de que finalice el verano tiene previsto incluir 11.000 enfermos, mostrará si un paciente con la misma enfermedad cardiaca es tratado de manera distinta dependiendo de la comunidad autónoma e, incluso, del hospital. Esta investigación, realizada por la Red de Investigación Cardiovascular del Fondo de Investigaciones Sanitarias y la Sección de Cardiopatía Isquémica de la Sociedad Española de Cardiología, cuenta con la colaboración de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias y el apoyo del laboratorio Bristol-Myers Squibb.

El registro MÁSCARA persigue un doble objetivo: analizar hasta qué punto las guías de práctica clínica se aplican y cuándo se aplican. Desde el año 2002, los expertos disponen de unas pautas estandarizadas para el tratamiento de estos enfermos a través de las guías terapéuticas de la Sociedad Española de Cardiología. "La idea", dice el doctor Ignacio Ferreira, cardiólogo del Hospital Vall D´Hebron de Barcelona y uno de los coordinadores del estudio, "es comprobar en qué medida hay una adecuación a las guías en las diferentes regiones y hospitales, cogiendo una muestra aleatoria de 52 hospitales de los tres niveles asistenciales".

Finalidad descriptiva y analítica

Otro de los investigadores principales del estudio, el doctor Héctor Bueno, cardiólogo del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, aclara que el MÁSCARA representa un avance respecto a otros registros anteriores que analizaban la atención que recibían los pacientes con cardiopatía isquémica, al no limitarse a la descripción de la situación (qué se hace y cómo se hace) de estos enfermos, y añadir una finalidad evaluadora de los tratamientos (hasta qué punto se siguen las recomendaciones de las sociedades científicas y si lo que se recomienda es tan eficaz en la vida real como en los ensayos clínicos). "El número de pacientes constituye un hito entre los estudios de cardiopatía isquémica realizados en España. Será el registro con más enfermos coronarios agudos que se haya hecho nunca en nuestro país", destaca este experto.
El MÁSCARA supone una continuidad respecto a trabajos previos, como los estudios PRIAMHO I (1995) y PRIAMHO II (2000), TRIANA (2002) y el DESCARTES (2002).

"Por eso, ahora con los resultados del MÁSCARA", señala el doctor Bueno, "tendremos no sólo una fotografía de la situación con fecha 2005, sino que podremos observar la evolución del grado de mejoría que han ido experimentando estos pacientes a lo largo de los años a medida que se han ido incorporando nuevas estrategias terapéuticas. Servirá además para determinar la efectividad de intervenciones y tratamientos aconsejados en las guías por su eficacia demostrada en condiciones ideales, es decir, en los ensayos clínicos. El MÁSCARA nos dirá si también son efectivas en la práctica del día a día, donde la información disponible es mucho menor".

Los enfermos incluidos en este estudio presentan síndrome coronario agudo (SCA), que comprende, el infarto agudo de miocardio y la angina inestable, caracterizada por provocar episodios intermitentes de falta de riego a las células del corazón y que aparece cuando el paciente está en reposo o haciendo un ejercicio suave. Por tanto, estos pacientes son enfermos de alto riesgo, con alta prevalencia de colesterol elevado, hipertensión arterial, tabaquismo y diabetes y con antecedentes cardiovasculares. En el estudio, estos enfermos tendrán un seguimiento de seis meses una vez sean dados de alta en el hospital. "De ese modo", indica el doctor Ferreira, "podemos saber si han tenido que ser hospitalizados de nuevo y, en ese caso, si ha sido por una angina, un infarto o si ha sido por otra causa. Es la única manera de conocer con precisión los verdaderos beneficios de las intervenciones realizadas en el hospital".

El afán por tener un buen control de calidad será, según el doctor Ferreira, un estímulo para identificar aquellas intervenciones que son beneficiosas y que no se realizan y lo contrario: terapias que no funcionan y que sin embargo siguen aplicándose.

Diferencias por hospitales y comunidades autónomas

Los médicos sospechan que puede haber diferencias en el tratamiento por comunidades autónomas, aunque admiten que será difícil saber si hay no sólo determinantes geográficos sino también sociológicos o políticos. En cualquier caso, coinciden en destacar que un mismo paciente con idéntico síndrome tiene probabilidades de ser tratado de forma distinta según ingrese en un hospital de una comunidad autónoma o de otra; e incluso en dos hospitales dentro de una misma comunidad autónoma. "En un análisis preliminar del estudio Descartes ya advertimos esas diferencias, pero la muestra era reducida. En ese sentido, el volumen del MÁSCARA permitirá hacer análisis más precisos", comenta el doctor Bueno.

SCA

Desde el año 2001, el síndrome coronario agudo (SCA) comprende todos los procesos isquémicos agudos del corazón (déficit del flujo coronario), que pueden provocar de repente un problema grave: bien por sufrir una angina inestable (algo menos grave) o bien por sufrir un infarto de miocardio (más grave).

Otras partes de este trabajo
Este trabajo consta de distintas partes. A continuación se listan todas:
  1. Infarto agudo de miocardio. Parte 1
  2. Infarto agudo de miocardio. Sindrome coronario agudo. Parte 2


Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924