Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Cuarta parte
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  9/10/2009 | Psicologia , Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas. | |
Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Cuarta parte.5

¿Qué es la hipnosis? La hipnosis es, ante todo, comunicación, donde aparecen como contenidos de ésta: afecto, seguridad, confianza, esperanza, curiosidad, interés, ambiciones y metas individuales, poder, sabiduría, habilidad, intenciones nobles e innobles y arte de curar; todo en relación con cada una de las personas que se comunican en el proceso hipnótico.

 

Al basarse en el lenguaje, se hace privativa del género huma­no; su portador indiscutible. Todo intento de extrapolarlo a otros subgrupos de la especie viviente con las mismas carac­terísticas, significa forzar las condiciones concretas de la existencia de un agregado estructural anatómico, fisiológico y psicológico indiscutiblemente superior; o lo que es igual, redu­cir la superioridad humana a móviles de conductas puramente fisiológicas.

 

Si un nivel de hipnosis funciona en animales superiores o infe­riores, ha de tener peculiaridades totalmente diferentes en esencia, de lo que ocurre en el ser humano.

 

Al tomar como elemento generador-conductor-efector a la sugestión, indudablemente se influye a nivel afectivo y racio­nal en los estados del sujeto que es sometido a un acto de hipnosis, bien como elemento demostrativo o como función terapéutica, pues la conducta de éste se hallará en dependen­cia de los contenidos y fines de los argumentos sugestivos.

 

La Psicología, ciencia que tiene al hombre como su centro, emplea entre sus muchas categorías: personalidad, aptitudes, conciencia, actitudes, motivos, defensas, comunicación, roles, status, conductas, sistema nervioso, relación interpersonal y psicofisiológica vinculadas con la hipnosis y otras de gran importancia, que harían la cifra interminable, también asociadas de un modo u otro con la hipnosis, sin dejar de reconocer que la hipnosis es, a la par, una categoría y un fenómeno de índole psicológico.

 

Sería interesante, exponer ciertos elemen­tos explicativos acerca de por qué considero como válido el planteamiento anterior.

 

Personalidad: Es el conjunto de atributos psicológicos, biológi­cos y sociales que hacen humano al hombre en el estricto sentido de la palabra, semejante a sus congéneres y a la vez diferente e individual. Es lo común entre los hombres y la irrepetibilidad del hombre.

 

La personalidad, en dependencia del tipo de conducta que el hombre asume y las características de estas, tendrá rasgos tales como estabilidad, dependencia, timidez, ansiedad, paranoia, rasgos esquizoides, psicopatías, entre otros; atendiendo todo ello a una manifestación intrínseca-extrínseca de la conducta humana. Por ejemplo: Una personalidad tímida tendría ciertas dificultades iniciales para poder ser buen hipnólogo, ya que el miedo puede ser el bloqueador de una conducta emprendedora y decidida a hacer lo necesario, como también puede devenir el viabilizador de una conducta de no exposición a la hipnosis en el caso de una paciente, pues esta podría asumir un comportamiento evasivo, resistente y paranoide por condicionamiento interno y mucho más marcado por la información perniciosa que tiene como condicionador externo.

 

Aquí es necesario estimar en que medida debe ser manejado este problema para quien se va a dedicar a la hipnosis como acción terapéutica. Es evidente que debe demostrar confianza y seguridad en sí mismo y capacidad para aprenderlo, aplicarlo y lograrlo bien, pues sólo así podrá trasmitir a su paciente la seguridad y confianza nece­sarias y eliminar barreras defensivas que como proceso lógico propio de su personalidad tímida puedan manifestarse.

 

Otro caso que puede ser de mucho valor es el de un paciente histérico. Se conoce que el sujeto histérico busca siempre obtener ganancia a su favor, de su propio proceso, y se ha comprobado en la práctica que suele hacer disociaciones extrañas bajo estado hipnótico o bien conversiones al salir de este trance, poniendo rígidos sus miembros, diciendo que no puede volver a la realidad y teniendo crisis de llanto, etc; pero muchas veces simula estar en estado hipnótico, todo como parte de este cuadro antológico que es la teatralidad y la superficialidad del mismo.

 

Algunos autores sugieren no llevarlos al estado hipnótico, pero ninguno como Charcot demostró la invalidez de este argumento hace más de 100 años, cuando se dedicó casi por entero al tratamiento de la histeria por método hipnoterapéutico, lo que le dio un inmenso prestigio en toda Europa.

 

¿De qué se trata entonces? Se trata de que no puede hacerse hipnosis terapéutica sin un profundo conocimiento de la psicología de la personalidad. Todo aquel que intente curar por vía hipnótica ha de saber sobre quién trabaja, cómo es esa persona y qué perspectiva tiene sobre ella; si es prudente la hipnosis en ese momento y con la persona, cómo manejarla para cambiar su actitud, aun cuando tenga aptitudes, y para ello ha de emplear conocimientos psicológicos que incluyan como lograr una adecuada comunicación afectiva y verbal, infun­dirle confianza y seguridad y manejarla éticamente, teniendo en cuenta sus valores, motivos y principios éticos y filosóficos, su status social y la transcendencia de la persona.

 

HIPNOSIS Y SOFROLOGÍA.

 

En muchos escritos y para muchos colegas, los términos hipnosis y sofrología son sinónimos, tal vez porque la sofrología sea para muchos una hipnosis menos directiva, menos autoritaria; sin embargo, el fundamento de la sofrología caycediana es precisamente titularse como una ciencia de la conciencia humana y de sus modificaciones hacia un modo de ser armónico y esto quizás nos permite exponer lo siguiente:

 

Etimológicamente, sofrología proviene de tres vocablos griegos: "logos" (tratado), "sos"(de la armonía) y "phren"(de la mente, de la conciencia); de ahí que pudiéramos definirla como el Tratado del funcionamiento armónico de la mente.

 

En un interesante artículo "Sudar la neurona" (14), Luis Martínez expresa algunas ideas sobre el empleo de la sofrología con mucha efectividad en el deporte de alto rendimiento, aún cuando resulte una terapia discutida, y expone el caso de Antonio Rebollo, quien fue sometido a tratamiento sofrológico en su preparación para el acto de encender el pebetero con un flechazo, en la ceremonia de los juegos olímpicos de Barcelona en 1992.

 

Luis Martínez también nos cita, los criterios de renombrados sofrólogos hispanos, quienes partiendo de sus propias autotitulaciones en algunos casos y de la elevada posición en el marco conceptual de la ciencia en otros, expresan sus puntos de vista. Veamos.

 

Mariano Espina (Especialista en Medicina Sofrológica) dice que el objetivo de esta propuesta científica entiéndase Sofro­logía, es aprender a trabajar con la mente para autoconcentrarse y para ello ha de sudarse la neurona, con ausencia de sugestión.

 

Antonio J. Cano (médico sofrólogo) opina que es un paquete integrado de técnicas orientadas y dirigidas a lograr la relajación y cuestiona la definición original dada a la Sofrología como ciencia de la conciencia, por considerarla excesiva y demasiado exagerada.

 

Héctor González (Profesor de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid) la califica como "Hipnosis light" o hipnosis ligera, menos densa, menos pesada.

 

Para estas dos últimas sí hay un rol de la sugestión, pero no en el grado tan "exagerado" con que se da en la hipnosis.

 

Estos tres autores, aunque difieren en el empleo de la sugestión, reconocen que la sofrología parte de la hipnosis y que ésta es su centro matriz.

 

Es válido también resaltar que los fundadores de la Sofrología, entre los cuales se encuentran el Doctor Caycedo, fueron hipnólogos destacados que en determinados momentos arguyeron su desacuerdo con métodos demasiado directivos para discrepar de la hipnosis y empezar a conformar criterios un poco más flexibles de la funcionalidad y finalidad terapéuticas en el orden psicológico, que los distanciaron gradualmente.


Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado