Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Septima parte
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  9/10/2009 | Psicologia , Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas. | |
Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Septima parte.2

Calificación: cada prueba se califica con el principio de todo o nada; es decir, o saca 0 punto o saca el máximo de puntos completando así un puntaje total que oscila entre 0 a 15 puntos, lo cual se expresa en la tabla número 4.

 

Tabla número 4. Clasificación del paciente según la puntuación total de la escala de sugestibilidad.

 

Clasificación en la escala de sugestibilidad.

Puntuación

(NS) No susceptible a la inducción hipnótica

0

(PS) Poco susceptible a la inducción hipnótica

1-3

(SM) Susceptibilidad media a la inducción hipnótica

4-6

(AS) Alta susceptibilidad a la inducción hipnótica

7-10

(ST) Susceptibilidad total a la inducción hipnótica

11-15

 

Observaciones:

Fecha: ………………………… Aplicada por: …………………………

 

Así, por ejemplo, un paciente que responde afirmativamente a la primera prueba acumulará un punto, en la segunda acumulará dos puntos, haciendo un total de tres puntos, y así sucesivamente. Si el sujeto saca cero en una de las pruebas, se intentará realizar la siguiente; si obtiene cero en dos pruebas consecutivas, se descontinuará la aplicación del resto y se pasará a la tabulación total.

 

En el protocolo que se expresa en la tabla número 3, aparecen las puntuaciones correspondientes a la variación que se da a cada una de las pruebas. Una vez obtenida la puntuación acumulativa, se buscará el lugar correspondiente en la escala, tal como aparece en la tabla número 4 del protocolo, y de esta forma se tiene la clasificación del sujeto.

 

Las características de cada categoría en la escala son las siguientes:

 

1. No susceptible a la inducción hipnótica (NS). Dentro de esta categoría consideramos a aquellos sujetos que han sacado cero puntos en la escala y en los cuales, por lo tanto, no debe intentarse la inducción hipnótica por personal que no esté altamente calificado en el dominio de los métodos de inducción. Jacobson, considera que sólo una parte de todas las personas son hipnotizables, pero teniendo en cuenta que el concepto de -hipnotizabilidad- debe interpretarse en relación exclusiva con el empleo de métodos clásicos de inducción, que requieren de la cooperación y sugestibilidad mínima del sujeto, ya que todo individuo puede ser hipnotizado cuando se emplean otros métodos tales como los tóxicos, los instrumentales, la electrohipnosis y la narcohipnosis.

 

Las características más frecuentes en los sujetos considerados dentro de esta categoría son: retrasados mentales, que por su falta de comprensión de las consignas son incapaces de ejecutadas, aunque estos sujetos pueden autosugestionarse, y psicópatas, que por su caracterología van en contra de todas las consignas que se les imparten o se niegan a realizar las pruebas.

 

2. Poco susceptible a la inducción hipnótica (PS). Dentro de esta categoría consideramos a aquellos sujetos que han obtenido de uno a tres puntos en la escala. Se incluyen en este grupo aquellos sujetos que solamente son capaces de alcanzar una inducción hipnótica parcial, es decir, que con ellos se consigue una hipnosis superficial con catalepsia palpebral y levitación de los miembros superiores. Aquí se pueden ubicar, entre otros, los ancianos y los niños menores de 12 años.

 

Un método adecuado de inducción para este grupo es el pestañeo sincronizado y, específicamente en el caso de los niños, el método de imágenes sensoriales.

 

3. Susceptibilidad media a la inducción hipnótica (SM). Aquí se incluye a los sujetos que obtienen puntuaciones entre cuatro y seis, que son susceptibles a todos los métodos de inducción que utilicen fijación de la mirada, como por ejemplo: fascinación, vista fija, punto luminoso. También se pueden utilizar los métodos auditivos, de estimulación vestibular y de oscilación lateral.

Estos sujetos se caracterizan por un predominio instintivo y poca madurez de carácter. Pueden llevarse a un grado de inducción media (anestesia local, fenómenos sensoriales de tipo térmico.). Se incluyen en esta categoría, entre otras, las personas supersticiosas, personalidades afectivas, narcómanos, alcohólicos, personalidades, histéricas y con neurosis histérica de conversión.

 

4. Alta susceptibilidad a la inducción hipnótica (AS). Comprende a los individuos que obtienen de 7 a 10 puntos en la escala. En este grupo predominan aquellos sujetos que son capaces de llegar a grados profundos de la hipnosis (abrir los ojos sin despertar, cambios endocrinometabólicos). Estos individuos se caracterizan con frecuencia por tener signos de hiperhidrosis, labilidad vegetativa y vasomotora, así como otros signos psicofisiológicos. Los sonámbulos y los casos de personalidad múltiple (una forma de manifestarse la neurosis histérica disociativa) presentan características de AS y ST.

 

5. Susceptibilidad total a la inducción hipnótica (ST). Se incluyen en esta categoría los individuos que alcanzan de 11 a 15 puntos en la escala. Estos sujetos son capaces de llegar a la etapa de sonambulismo hipnótico, donde se obtienen fenómenos tales como catalepsia general, anestesia general, flexibilidad total, amnesia total, hipermnesia, regresión y progresión de la edad, sugestiones posthipnóticas de corta y larga duración.

 

Es necesario tomar en consideración que la valoración obtenida por un sujeto cuando se aplique la escala nos refleja únicamente las condiciones del mismo en el momento de utilización de las pruebas, y que esta valoración está sujeta al reflejo psicosomático del individuo, el cual puede variar por diversos factores. Es decir, que la valoración que se obtenga con esta u otra escala en un momento dado puede ser diferente o igual algún tiempo después o en otras condiciones, lo cual no indica necesariamente que haya habido error o deficiencia en la aplicación de las pruebas, sino que el individuo ha variado sus patrones de sugestionabilidad.

 

ASPECTOS TÉCNICOS QUE SE DEBEN TENER EN CUENTA EN LA APLICACIÓN DE LA HIPNOSIS.

 

La hipnosis es una técnica terapéutica y experimental para cuya aplicación hay que tener en cuenta no sólo las características individuales de cada sujeto, es decir, su capacidad intelectual, personalidad, conciencia social, sexo, estado civil, sino también las del hipnotizador, pues la misma se desarrolla mediante la relación entre ambos.

 

No podemos comenzar nunca un tratamiento psicoterapéutico sin conocer perfectamente la anamnesis del paciente. Pero si el tipo de tratamiento es hipnoterapia, este aspecto se hace aún mucho más necesario.

 

Un estudio detallado del paciente permite al hipnotizador conocer las características de la estructura de su personalidad y esto facilita la determinación de las distintas variables que se deben tener en cuenta en la aplicación de la hipnosis, atendiendo a las particularidades de cada individuo.

 

CARACTERÍSTICAS DEL HIPNOTIZADOR.

 

Mucho se ha hablado acerca de las características de la personalidad del hipnotizador, pues se centraba la técnica en las cualidades de éste.

 

A medida que se han desarrollado los métodos de la hipnosis, se ha ido desplazando la centralización hacia el sujeto, apoyándose en la autosugestión.

 

Es importante señalar que, independientemente del desarrollo científico que ha tenido esta técnica y de que se busque un papel activo del sujeto, esto no implica que el hipnotizador no tenga que poseer ciertas características y aptitudes exteriores que permitan que el paciente adquiera absoluta seguridad y no vea la más mínima posibilidad de que la terapia que se va a utilizar sea susceptible de fallo.


Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado