Salud bucal en pacientes de 5 a 18 años
Autor: Dra. Ana Buenaventura Duharte Escalante | Publicado:  25/10/2010 | Odontologia y Estomatologia , Pediatria y Neonatologia , Medicina Familiar y Atencion Primaria , Cirugia Maxilofacial | |
Salud Bucal en Pacientes de 5 a 18 Años .1

Salud Bucal en Pacientes de 5 a 18 Años. Consultorio Estomatológico ¨Los Mangos¨. El Winche. 2006.

Dra. Ana Buenaventura Duharte Escalante. Especialista de Segundo Grado en Estomatología General Integral Profesora Auxiliar

Autor principal: Dra. Ana Buenaventura Duharte Escalante. Master en Atención Comunitaria Salud Bucal. Especialista de Segundo Grado en Estomatología General Integral. Profesor Auxiliar

Tutora: MsC. Sarah Teresita Gutiérrez Martorell. Especialista de Primer Grado en Estomatología General Integral. Máster Educación Superior. Profesora Auxiliar.

Asesora: MsC. Leonor Pol Samalea. Especialista de Segundo Grado en Estomatología General Integral. Máster en Salud Bucal Comunitaria. Profesora Auxiliar.

RESUMEN

El estado de salud bucal continúa siendo un aspecto fundamental en las condiciones de vida y bienestar de la población. Se realizó un estudio observacional y descriptivo de corte transversal con el objetivo de caracterizar el estado de salud bucal de los pacientes de 5 a 18 años que fueron atendidos en el consultorio estomatológico de Los Mangos, El Winche, de septiembre 2005 a junio 2006. El universo lo constituyó 116 pacientes que acudieron a consulta por primera vez en el período. Los datos fueron recogidos en la historia clínica individual y en un formulario diseñado por el investigador, Se obtuvo como resultado un ligero predomino del sexo masculino con un 60%, el puntaje del índice de PMA 1 y 2 estuvo presente en todas las edades, con primacía de los adolescentes de 15 años (35,5%); las alteraciones de la maloclusión prevalecieron en los de 12 años (57,1%) y el índice de COP-D fue de 7,9 en los de 18 años, en tanto 37,9% necesitó tratamiento conservador.

Se concluyó que existió un predominio del sexo masculino, la inflamación de encía papilar en los adolescentes de 15 años prevaleció, la maloclusión ligera con predominio de la edad de 12 años y el índice de COP-D fue mayor en los pacientes de 18 años, el tratamiento conservador representó la mayor necesidad de tratamiento estomatológico. Se recomienda desarrollar acciones preventivas de enfermedades de la cavidad bucal y promoción sanitaria, con apoyo de los pequeños promotores de salud de la comunidad.

INTRODUCCIÓN

A pesar de ser el estado de salud bucal un problema sanitario en las comunidades de Venezuela, no se conoce estudio anterior alguno que aporte los datos necesarios para poder diagnosticar dicho estado en esas regiones, por lo cual se impone realizar esta investigación, a fin de que permita identificar necesidades, diseñar un plan de acción individualizado en cada zona y desarrollar actividades preventivo-curativas en esa dirección.

Antes que el corazón, el cerebro o los pulmones apareció la boca para que la vida fuera posible, hasta tal punto de que ambos fenómenos (boca y vida) pueden ser catalogados como entidades unívocas. (1)

Desde tiempos remotos, la boca ha sido considerada objeto de deseo y devoción, así como fuente de inspiración de poetas y escritores. A través de ella hablamos, comemos, besamos, además de otras cosas. (1)

Ahora bien, una boca perfecta va mucho más allá de unos labios bien delineados o una sonrisa agradable: implica buen aliento y dientes sanos, limpios y blancos. (1, 2)

La salud no es un lujo, sino un derecho esencial del hombre y una responsabilidad de todos; por ello hay que garantizarla en el individuo y la sociedad. (3)

Para los seres primitivos, los dientes eran herramientas esenciales: servían para comer, pero también para combatir. Al principio de la prehistoria, los hombres vivían de la caza y la recolección de vegetales y frutas; no conocían el azúcar y comían alimentos crudos o muy fibrosos: casi no tenían caries, pero sus dientes lucían desgastados e inclusive fisurados. La única manera que tenían de sanarlos, era arrancándolos con los dedos o ayudándose con una piedra y un pedazo de madera como palanca. (4)

Lamentablemente, en pleno siglo XXI, la Odontología venezolana sigue brindándole a la población un tratamiento que tiene la antigüedad de la profesión, desde sus épocas prehistóricas, como lo es la exodoncia parcial o total y la colocación de prótesis fijas o removibles para reemplazar las estructuras dentales perdidas. (5)

Durante los últimos 40 años, el nivel de salud de los cubanos y especialmente el bucal, ha experimentado notables avances como resultado de la alta prioridad que el Estado ha brindado a aquellos aspectos básicos y determinantes en la calidad de vida de los ciudadanos, tales como la educación, la salud, el deporte y la actividad social, entre otros. (6,7)

Los problemas bucodentales de la humanidad se remontan a tiempos muy lejanos y puede afirmarse que han sido compañeros inseparables de nuestros antepasados desde hace millones de años. (8)

Ya en la pasada centuria, las enfermedades bucales adquirieron más relevancia en el ámbito científico moderno y fueron analizadas como “problema de salud general y no solo bucal”. Se ha demostrado científicamente la importancia de la salud bucal en el mantenimiento de la salud en general y cómo las afecciones odontológicas influyen directamente en el proceso salud – enfermedad.

Estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) han puesto de relieve que la enfermedad bucal, y de manera particular la caries dental, afectan a más de 95% de la población del orbe. (9)

Las afecciones bucales y sobre todo las caries dentales, las periodontopatías y las maloclusiones han sido tradicionalmente menospreciadas como problemas médicos de salud pública, que no ocasionan mortalidad directa, cuando en realidad su elevada incidencia afecta a más de 90% de la población. (10)

Debido a su frecuencia y extensión, la caries dental es considerada por la OMS como “la tercera plaga mundial, después de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer”. Casi todas las personas han padecido alguna vez de esta enfermedad, considerada la más común y de las pocas que no perdonan sexo, edad, raza ni condición social; tampoco se presenta una vez y desaparece, porque no se crean anticuerpos que impidan que regrese. Representa el proceso morboso más antiguo y doloroso que ha acompañado al hombre; su origen es multicausal y se inicia con la erupción dentaria, provocada por la descalcificación de los tejidos duros del diente, con la consiguiente dificultad masticatoria, lo que también puede generar dificultad fonética y estética. (11)

En la dentición temporal, las caries suelen aparecer a partir de los 3 – 4 años; en la permanente, el período de máxima susceptibilidad oscila entre los 8 – 10 y 16 – 20 años. (11)

En los niños de 5 – 6 años se inicia el recambio dentario; ahora bien, si por diversos motivos descuidan su higiene bucal en la dentición temporal, pueden experimentar cambios en un intervalo más breve que en la permanente a otras edades. (2)

Según la OMS, en los adolescentes de 12 años ello reviste especial importancia; ya que el primer molar permanente lleva 6 años en la boca y se produce el brote de los segundos, los cuales se encuentran inmaduros. (12)



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924