Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Novena parte
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  9/10/2009 | Psicologia , Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas. | |
Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Novena parte.2

El desplome de los brazos hay que tenerlo muy presente y no se puede pasar a otro ejercicio si no se ha logrado. Debe comprobarse si están presentes algunos de los siguientes aspectos negativos:

 

§  Que el brazo suba voluntariamente cuando se agarra la muñeca.

§  Que cuando se suelte el brazo, no caiga en el mismo momento, desplomado.

§  Que baje lentamente.

 

Cualquiera de estas conductas lleva consigo la necesidad de trabajar fuertemente para eliminarla. Por lo general son muy pocos los sujetos que no logran realizar de forma adecuada los ejercicios, porque una vez que se ha logrado la catalepsia palpebral las sugestiones se hacen más fuertes y se ha establecido cierta influencia del hipnotizador sobre el sujeto.

 

El ejercicio que se debe aplicar a continuación es de respiración y se provoca así que ésta sea cada vez más tranquila y profunda, reafirmando lo logrado. Para ello se indica: Su cuerpo está pesado... muy pesado... sus párpados pegados... muy pegados... imposible separar... imposible separar...Ahora respire profundamente... tranquila y profundamente... repita mentalmente… todo lo que yo le digo… ponga atención sólo a mi voz... respire profundamente... tranquila y profundamente... a medida que usted respira... tranquila y profundamente... su cuerpo... se relajará cada vez más... cada vez más profundamente... sus párpados pegados... muy pegados... cada vez más- pegados... imposible separar….imposible separar...

 

Recuerde que estas sugestiones son solamente una guía, por lo que no deben seguirse textualmente tal como las ponemos en este libro.

 

Usted adapta, repite y refuerza las sugestiones de acuerdo con sus condiciones personales y las características del sujeto. Aquí presentamos solamente las frases más importantes y sin repetidas las veces necesarias.

 

Escoja usted su propia fraseología para la inducción hipnótica y no tema repetir cada sugestión al sujeto las veces que crea necesario. A medida que avance en el proceso de inducción, será más necesario repetir varias veces cada sugestión.

 

El hecho de que el sujeto realice cinco o seis inspiraciones profundas produce una especie de alcalosis respiratoria (aumento del pH y bajo contenido de dióxido de carbono) a causa de la oxigenación de los centros musculares y cerebrales, lo cual facilita que aumente la inhibición.

 

Cuando la inhibición es profunda, la respiración del paciente es tranquila y no se fuerza la capacidad pulmonar. Es importante no provocar en el paciente una hiperventilación, que traería como consecuencia demasiada oxigenación sanguínea y como secuela de ésta una disminución de la inhibición cortical.

 

Si se ha obtenido una respuesta positiva a los ejercicios realizados hasta ahora, estamos completamente convencidos de que el sujeto se encuentra con una relajación fuerte y profunda que implica, sin lugar a dudas, una inhibición de la corteza cerebral, principalmente de los lóbulos frontales y de las zonas motoras y premotoras. No obstante, siempre se debe volver a lo anterior para reforzar la señal que la provoca.

 

Cuando se ha llegado hasta aquí, es necesario realizar una valoración del tiempo trascurrido desde el comienzo, el agotamiento del paciente y el del hipnotizador. Es fácil que en una primera sesión se logre llegar hasta esta segunda etapa; cuando hay más experiencia, esto se logra en pocos minutos y no se agota ninguna de las partes.

 

Si el análisis de la situación determina que el sujeto y el hipnotizador o uno de los dos se encuentran agotados, se debe interrumpir la sesión, dejando el condicionamiento de un signo - señal que permita avanzar rápidamente hasta esta fase sin necesidad de pasar por todos los procesos anteriores.

 

En el caso contrario se puede continuar.

Cuando se ha terminado este paso es posible observar ciertos fenómenos objetivos y subjetivos. Entre los fenómenos objetivos están:

 

§  Al reducirse la conciencia y haber relajamiento de la musculatura estriada, es frecuente que el sujeto realice con los pies un movimiento rotatorio hacia afuera, debido al descenso del tono muscular de sus piernas.

§  Se lentifica el ritmo del pulso del sujeto.

 

Entre los fenómenos subjetivos que se pueden observar están:

 

§  Sensación de cansancio, pesadez, agotamiento.

§  Pérdida de la noción del tiempo; el sujeto considera que ha dormido mucho más tiempo que el real.

 

EL ESTABLECIMIENTO DEL SIGNO-SEÑAL.

 

Para establecer el signo-señal es necesaria la formación de un reflejo condicionado, o sea, que se condicione en el sujeto una respuesta que lleve implícita inhibición, cansancio, agotamiento, relajamiento y sueño, cuando escuche una palabra o un estimulo determinado.

 

El establecimiento del signo-señal se lleva a cabo de la siguiente forma: Su cuerpo está pesado...cansado... relajado... sus párpados están pegados... completamente pegados... imposible separar... Ponga atención... sólo a mi voz... repita mentalmente... todo lo que yo le diga... todo lo que yo le diga... su cuerpo…está cansado... relajado... abandonado... de ahora en adelante... cuando ya le diga…. relájese y duerma... usted cerrará sus ojos... se relajará... totalmente... y entrará en un estado de sueño... muy profundo... cada vez más profundo... mucho más profundo que ahora…sus párpados quedarán pesados... y sentirá el deseo de quedar profundamente dormido...de ahora en adelante... cuando yo le diga... relájese y duerma...duerma... usted cerrará los ojos... se relajará... totalmente... y entrará en un estado de sueño... muy profundo... cada vez más profundo... su cuerpo está cansado... muy agotado... completamente relajado... sus párpados pegados... imposible separar... imposible separar.

 

Este paso resulta imprescindible si se va a terminar o a continuar la sesión.

Recomendamos que si han trascurrido más de 60 minutos, el sujeto o el hipnotizador se encuentra agotado y no existe experiencia por parte de éste, se interrumpa la sesión de ese día. Para esto es necesario preparar al sujeto para el despertar.

 

EL DESPERTAR Y EL SIGNO-SEÑAL.

 

El despertar es sencillo y fácil. Sin embargo, es lo que más temor infunde en los sujetos. Muchas personas, cuando se les habla de hipnosis, expresan su gran preocupación de quedar dormidas y no poder despertar.

 

Esto se debe al desconocimiento de que se pasa del sueño hipnótico al sueño fisiológico normal.

Para despertar al sujeto es también necesario crear un reflejo condicionado de la siguiente forma: Está muy bien... usted ha cooperado muy bien... su cuerpo está relajado... ahora yo le voy a despertar... cuando yo cuente hasta tres... y dé dos palmadas... usted se va a despertar... sintiéndose completamente bien... sin ningún agotamiento...sin dolor de cabeza... como si hubiera dormido... tranquila y profundamente... durante mucho tiempo... escuche bien... lo voy a despertar.... cuando yo cuente hasta tres... y dé dos palmadas... usted se va a despertar... sin dolor de cabeza... con una sensación... de haber dormido... mucho tiempo... tranquila y profundamente... cuando cuente hasta tres... y dé dos palmadas... se despertará... muy feliz... sonriente... sintiéndose bien... sin dolor de cabeza... sin dolor en el cuerpo... y con una sensación... de haber dormido mucho tiempo... ponga atención... le voy a despertar... cuando yo cuente hasta tres... y dé dos palmadas... usted se va despertar...recuerde bien... de ahora en adelante... cuando yo le diga relájese y duerma... sus ojos se cerrarán... y entrara en un estado de sueño profundo... mucho más profundo que ahora... sus párpados quedarán pesados... muy pegados... y sentirá el deseo de quedar profundamente dormido...


Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado