Morbimortalidad en la Unidad de Cuidados Intensivos
Autor: Lic. Olga Lidia Figueredo Maldonado | Publicado:  28/06/2010 | Cuidados Intensivos y Cuidados Criticos | |
Morbimortalidad en la Unidad de Cuidados Intensivos .1

Morbimortalidad en la Unidad de Cuidados Intensivos. Clínica. “Simón Bolívar”.Municipio “Diego Ibarra”. 2007.

Lic. Olga Lidia Figueredo Maldonado. Licenciada en Enfermería. Master en Urgencias Médicas. Profesor Instructor.*
Dra. Sonlay González Delgado. Especialista en primer grado de MGI. Profesor Instructor. **

Hospital General Docente Dr. Agustino Neto. Guantánamo. *
Policlínico Universitario Pedro Borrás Astorga. Pinar del Rio. **

Palabras claves: UCI, morbilidad, mortalidad.

RESUMEN

Con el objetivo de caracterizar la morbilidad y mortalidad en la unidad de cuidados intensivos en la Clínica Popular “Simón Bolívar” durante el año 2007. Se realizó un estudio descriptivo, transversal, retrospectivo. Las variables estudiadas fueron: edad, sexo, especialidad de procedencia, diagnóstico al ingreso, principales complicaciones presentadas, uso de ventilación artificial, uso de catéter venoso central, empleo de antibiótico, estadía hospitalaria y estado al egreso. Fueron incluidos los 165 pacientes que ingresaron en la unidad durante el periodo.

Se obtuvo que la edad promedio de los pacientes fue de 42.7 años, el 53.3% eran del sexo masculino, el 33.3% procedieron del servicio de medicina interna, el abdomen agudo se presentó en el 15.1% de los pacientes ingresados, en el 24.2% se constató alteraciones del equilibrio hidroelectrolítico, Se usó ventilación artificial en el 43.0% de los enfermos, el 72.7% de los pacientes permanecieron ingresados en la unidad por más de 72 horas, egresaron vivos el 86.1% de los pacientes. Se concluye que hubo predominio de los pacientes jóvenes y del sexo masculino. Medicina interna resultó ser la especialidad que más pacientes aportó. Los diagnósticos principales al ingreso fueron: abdomen agudo, trauma craneoencefálico y enfermedad cerebrovascular. Las principales complicaciones presentadas fueron: alteraciones hidroelectrolíticas, alteraciones del equilibrio acidobásico e insuficiencia respiratoria aguda.

INTRODUCCIÓN.

Los cambios acelerados que ha experimentado la medicina son resultado de la proliferación incontenible de información científica y de la necesidad de fusionarla en el arte y la práctica de esta ciencia. La medicina actual se basa en hechos científicos. La tecnología científica y los razonamientos deductivos han sentado las bases para la solución de innumerables problemas clínicos. Adelantos impresionantes en terrenos como genética, bioquímica y técnicas de obtención de imágenes permiten penetrar en las zonas más recónditas de las células y más remotas del cuerpo. Los nuevos conocimientos sobre la naturaleza de los genes y de las células como unidades han abierto el camino para plantear una nueva base molecular del funcionamiento de los órganos. Tales conocimientos fisiológicos indudablemente se traducirán en una comprensión más amplia de cuadros patológicos complejos y también serán el punto de partida de nuevas estrategias para el tratamiento y la prevención de enfermedades. Con frecuencia creciente, las maniobras terapéuticas muy avanzadas han terminado por ser parte fundamental de la práctica diaria. 1

La medicina intensiva o cuidados intensivos es la parte de la medicina que se ocupa de los enfermos con una alteración fisiopatológica de tal gravedad que pone en peligro su vida, actual o potencialmente, siempre que el proceso sea reversible. Así, los enfermos candidatos a ingreso en cuidados intensivos serían el enfermo agudo y el paciente crónico con componentes agudos para los que existen terapéuticas eficaces que permiten reintegrarlo a una vida de calidad aceptable. No sería susceptible de ingreso el paciente terminal cuyo proceso patológico causará la muerte en un plazo de tiempo corto y previsible, salvo que por su condición de donante se requiera la preservación de sus órganos en beneficio de terceros. 2

Los cuidados intensivos son una práctica dinámica y excitante de la medicina. Con sus raíces en la reanimación de pacientes moribundos, el cuidado critico ejemplar proporciona respuesta terapéutica rápida a la falla de órganos vitales, para ello utiliza protocolos estandarizados y eficaces como los apoyos avanzados vitales para afecciones cardiacas o traumatismos. 3

Otros individuos graves que requieren reanimación menos urgente son vulnerables a la insuficiencia orgánica múltiple y se benefician de la prevención o el cuidado graduado de la disfunción de cada órgano siguiendo los principios para restablecer la fisiología normal. 3

La medicina de cuidados intensivos incluye una serie de medidas de sostén vital que comienza a implementarse en el lugar del hecho y siguen hasta el momento de la unidad de terapia intensiva (UTI). Esto requiere la preparación de la medicina de urgencia (médicos del departamento de emergencias, los que también controlan la reanimación y el sostén vital prehospitalario) y de la medicina de cuidados intensivos. La atención del paciente grave, requiere la acción de un equipo de médicos con distintas especialidades y experiencia adicional en reanimación, así como de los sistemas de servicios médicos de emergencias comunitarias. Estos sistemas de servicios de medicina de emergencia y de cuidados intensivos incluyen una serie continua de sostén vital que comienzan a implementarse en el lugar del hecho (autoayuda, ayuda de las personas presentes o del personal de la ambulancia), siguen durante el traslado del paciente al departamento de emergencias y al quirófano y continúan en la unidad de terapia intensiva (UTI). 4

El lugar de actuación de la medicina intensiva es la unidad de cuidados intensivos (UCI), cuyas características son tener una alta relación entre número de enfermeras y de pacientes, asistencia médica experta continuada y medios para proporcionar vigilancia y técnicas de soporte vital adecuados. Actualmente existe la tendencia a extender el campo de la medicina intensiva más allá de la UCI, llevándolo al lugar mismo donde surge el proceso que pone en peligro la vida del paciente, tanto en el ámbito hospitalario como extrahospitalario. 2

Las unidades de terapia o (cuidados intensivos fueron creadas en el decenio de 1950 para atender a enfermos que necesitaban ventilación mecánica por poliomielitis o que se recuperaban de la anestesia. En la actualidad las unidades en cuestión se definen por su capacidad de poseer el entorno, las instalaciones y el personal que atienda a enfermos muy graves. Las unidades de terapia intensivas pueden tener una orientación general y tratar a pacientes graves de muy diversos tipos, o bien, ser especializadas y aceptar únicamente categorías específicas de enfermos, con base en el tipo de padecimiento o enfermedad. 5

Las bases de la medicina intensiva son el conocimiento y control de las alteraciones fisiopatológicas que pueden conducir a la muerte y que en la práctica se reducen a la insuficiencia respiratoria grave, al fracaso cardiocirculatorio, a la insuficiencia renal y a la incapacidad de mantener el equilibrio del medio interno. 2

El soporte fisiológico de los pacientes y el carácter multidisciplinario de la medicina intensiva hace que los médicos intensivistas necesiten conocimientos amplios de fisiología y de medicina interna, sepan jerarquizar las medidas terapéuticas a aplicar, tengan adaptabilidad para trabajar en equipo y criterio para seleccionar los enfermos tributarios al tratamiento. Las enfermeras de cuidados intensivos tienen una importancia primordial en la atención de los pacientes. Su labor precisa amplios conocimientos y se desarrolla en un medio que requiere un esfuerzo psicológico y físico notables. 2

La expansión de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en los últimos años ha contribuido al mejor manejo de las enfermedades más graves y más complejas. Por otro lado, el desarrollo tecnológico de las últimas décadas, así como el mayor conocimiento de la fisiología y de la historia natural de las enfermedades que sufre el paciente crítico, han posibilitado un mejor soporte de la función de los órganos que fracasan a lo largo de la evolución de estos pacientes en las unidades de cuidados intensivos (UCI). 6

La terapia intensiva en sus distintas formas desempeña un papel central en el acceso a la asistencia médica de los millones de seres humanos que han experimentado así como de los millones que en el futuro pueden llegar a depender de ellas para el manejo de una lesión o una enfermedad potencialmente fatal. 7

En la década de 1950 comenzaron a aparecer técnicas de sostén vital como los sistemas de monitoreo cardiaco que señalan una anomalía del latido cardiaco, los desfibriladores eléctricos que restablecen el latido cardiaco normal, los respiradores que respiran por los pacientes que ya no pueden respirar sin la ayuda de los dispositivos de diálisis que sustituyen a los riñones lesionados. Estos trastornos exigen un tratamiento prolongado minuto a minuto o la observación en una unidad de terapia intensiva (UTI), que sea capaz de administrar una terapia intensiva de alto nivel en términos de calidad e inmediatez. En su significado más amplio la medicina de cuidados intensivos incluye el manejo de la enfermedad crítica o de la lesión en el lugar en el que se produce, durante el traslado, en el departamento de urgencias, durante la intervención quirúrgica en el quirófano y, por último en la unidad de terapia intensiva (UTI). 7



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924