Evaluacion de la utilidad de los metodos morfologicos de diagnostico en nodulos tiroideos. Consulta de cirugia y servicio de anatomia patologica
Autor: Dra. Caren González | Publicado:  25/04/2008 | Anatomia Patologica , Cirugia General y Digestiva , Endocrinologia y Nutricion | |
Evaluacion de la utilidad de los metodos morfologicos de diagnostico en nodulos tiroideos.6

La incidencia está en aumento pero sin poder atribuirlo a un factor único sino a múltiples factores: geográficos, genéticos, patología asociada: bocio endémico, exceso de yodo en la dieta y radiaciones (diagnóstica, terapéutica y ambiental) (45)

 

En Latinoamérica, en Montevideo, también aumenta la incidencia y disminuye la mortalidad. (46). Mientras que en Arequipa (Perú) encontraron que a medida que aumenta el grado de deficiencia en yodo el Carcinoma del tiroides se torna más agresivo (47). En Venezuela según cifras del Registro Central de Cáncer del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social y del Anuario de Epidemiología y Estadística Vital del año 1992, el Ca del tiroides aparece en décimo tercer sitio entre las quince primeras localizaciones anatómicas por incidencia, en mujeres, sin figurar entre los varones. Tampoco figura entre las 15 primeras causas de muerte por cáncer ni en hombres ni en mujeres. (48)

 

Adenoma Folicular Tiroideo (49)

 

Es más común en mujeres mayores de 30 años, siendo la neoplasia tiroidea más común. Por lo general son nódulos hipofuncionantes (fríos), al igual que los carcinomas, por lo que no es de gran utilidad para su diferenciación. Son tumores epiteliales benignos, bien circunscritos, solitarios, encapsulados, de tamaño variable, rodeados de tejido tiroideo sano. Pueden sufrir necrosis hemorrágica, calcificación o degeneración quística. Debe diferenciarse del carcinoma folicular tiroideo por invasión de la cápsula tiroidea y a vasos sanguíneos o linfáticos.

 

Carcinoma Folicular (49)

 

Las lesiones foliculares se clasifican desde el punto de vista citológico en nódulos adenomatoides (o hiperplásico) y tumoraciones foliculares, que comprenden los adenomas y los carcinomas foliculares. La distinción citológica entre ambos no puede hacerse con certeza; ello requiere identificar la invasión vascular o la infiltración de la cápsula en los cortes histológicos. Se recomienda repetir la PAAF a los 6 meses en lesiones indeterminadas que no son sospechosas de ser tumorales.

 

Carcinoma De Células De Hürthle

 

Los carcinomas foliculares compuestos principalmente o completamente de oncocitos (células grandes con abundante citoplasma eosinofílico) son llamados oxifílicos o de células de Hürthle. Es frecuente observar grupos dispersos de células de Hürthle en las punciones de los nódulos adenomatosos, que a veces constituyen el principal componente. La mezcla de epitelio folicular normal y de células de Hürthle en un fondo de coloide sugiere un nódulo adenomatoideo. Las células de Hürthle de la tiroiditis crónica linfocitaria de Hashimoto pueden ser muy pleomórficas. La presencia de linfocitos y células plasmáticas, tanto en el fondo de la preparación como en el seno de los grupos de células de Hürthle, permite realizar un diagnóstico correcto. (49)

 

Típica de las punciones de las tumoraciones de células de Hürthle es la gran celularidad a base de células sueltas o de acúmulos poco cohesivos. No suelen verse linfocitos ni células foliculares normales. En ocasiones, se obtiene también una población monótona de células de Hürthle en punciones de hiperplasia nodular con predominio de células de Hürthle, así como en la tiroiditis linfocitaria crónica. La infrecuente variedad de carcinoma papilar con células de Hürthle comparte muchos rasgos de las tumoraciones foliculares formadas por estas células; en ocasiones, se aprecian en la punción grupos papilares con ejes conectivos, células gigantes multinucleadas y datos nucleares de carcinoma papilar, que permiten su correcta clasificación. (49)

 

La actual clasificación de la Organización Mundial de la Salud reconoce una variante oxifílica del carcinoma papilar que exhibe la arquitectura clásica papilar, pero no los aspectos citológicos usuales del carcinoma papilar (50). La serie más numerosa ha sido reportada de la Clínica Mayo, 22 casos en un período de 32 años. Estos tumores difieren poco en su comportamiento biológico de los carcinomas foliculares oxifílicos y no deberían ser considerados como variantes del carcinoma papilar.

 

Carcinoma Papilar (49)

 

La presencia de papilas es uno de los datos más característicos de PAAF del carcinoma papilar de tiroides. Durante la punción, las células epiteliales que revisten las papilas pueden separarse de su eje fibrovascular, disponiéndose en una lámina bidimensional. En ocasiones, las células epiteliales forman grupos digitiformes de contornos romos, pero es raro observar papilas intactas con sus ejes conectivos. Existen varios subtipos de carcinoma papilar. Las punciones de la variante folicular de carcinoma papilar carecen de papilas; en su lugar, se componen de grupos bidimensionales, acinos y microfolículos, o de una combinación de los mismos, lo que dificulta su diferenciación de una tumoración folicular. La presencia de cromatina fina y pulverulenta, inclusiones nucleares, frecuentes hendiduras nucleares, citoplasma denso, célula gigante multinucleado y coloide rosada y espesa permiten hacer el diagnóstico de carcinoma papilar.

 

Carcinomas Anaplásicos

 

El carcinoma anaplásico o carcinoma indiferenciado del tiroides es uno de los cánceres más letales, con sobrevida media de 2-7 meses; afortunadamente su incidencia ha disminuido y parece ser menor al 5% de los cánceres tiroideos. Es una enfermedad de la 3ª edad: la edad promedio al diagnóstico es de 65 años y es rara en pacientes menores de 40 años. (51)

 

Carcinoma Medular

 

El carcinoma medular es poco frecuente; constituye algo más del 5% de los cánceres tiroideos. Se deriva de las células parafoliculares (células C) de la glándula tiroides, que son células neuroendocrinas responsables de la producción de calcitonina. Fue descrito por Hazard en 1959 separándolo del grupo de los anaplásicos (carcinoma sólido con estroma amiloide). (52) Un 75% de los casos son esporádicos y un 25 son familiares, y aparecen en uno de 3 bien definidos síndromes. 1. Carcinoma medular familiar; 2. Men 2A: neoplasia endocrina múltiple tipo 2A: en asociación con feocromocitomas (y ocasionalmente con hiperparatiroidismo); 3. Men 2 B: hay además numerosos neuromas, una constitución marfanoide, trastornos oftálmicos o ganglioneuromatosis del tracto gastrointestinal. (53) Ambas formas, familiar o esporádica, han sido asociadas a mutaciones germinales somáticas del proto-oncogén RET. La puesta en evidencia de estas mutaciones juega un importante papel en el diagnóstico precoz y tratamiento de las personas a riesgo de una forma familiar de carcinoma medular. (53)

 

Linfoma

 

Los linfomas (no Hodgkin) corresponden a 1-4%, se han relacionado a tiroiditis de Hashimoto, con la teoría de una estimulación antigénica constante que transforma los linfocitos B en inmunoblastos. Los sarcomas son muy raros. (54)

 



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada




  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924