Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Duodecima parte
Autor: Dr. Alberto Ochoa Govin | Publicado:  9/10/2009 | Psicologia , Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas. | |
Hipnosis terapeutica. Teoria, metodos y tecnicas aplicadas. Duodecima parte.4

Es importante saber que el término esencial o de hipertensión primaria se menciona atendiendo a la causa de la hipertensión arterial, hay múltiples clasificaciones, pero debido a que existe un grupo mayoritario de hipertensos (el 90%) en los que a pesar de múltiples estudios no se encuentra la causa del trastorno, se les denomina a esta forma hipertensión primaria o esencial. En el 10% restante, la enfermedad puede ser síntoma de una afección cardiovascular, renal, endocrina, neurógena, entre otras y en este caso se le llama hipertensión secundaria.

 

Es conocido además que existe una labilidad tensional. Personas que ante una situación de tensión emocional mantenida (estrés emocional) tienen ascensos de la presión arterial. Se señala que las tensiones emocionales mantenidas o reiteradas pueden desencadenar reacciones vasopresoras con hipertensión arterial. Dichas tensiones emocionales pueden estar condicionadas por múltiples factores que van desde la personalidad, el nivel de escolaridad, la ocupación, la procedencia y el régimen socio-económico en que se viva.

 

Para comprender mejor el Estrés emocional, podemos decir que en condiciones de equilibrio el organismo vive bajo la actividad normal de sus funciones biopsicosociales, moduladas por los ritmos de sueño y vigilia. Bajo estas condiciones el funcionamiento fisiológico y psicológico esta sometido a niveles de activación que se consideran normales. Esta activación fluctúa según las vivencias diarias y ordinariamente está asociada a emociones (la ira, tristeza, alegría). El estrés se produce cuando ocurre una alteración en este funcionamiento normal por la acción de algún agente externo o interno.

 

El organismo, en estas circunstancias reacciona de forma extraordinaria realizando un esfuerzo para contrarrestar el desequilibrio. La respuesta de estrés es extraordinaria, implica esfuerzo y produce una sensación subjetiva de tensión (presión). Esto suele suponer, además un incremento de la activación o inhibición y, por tanto un cambio en los estados emocionales.

 

El estrés se concibe como un proceso interactivo o transaccional entre el individuo y la situación, es un encuentro que implican relaciones particulares entre la persona y su entorno. Algunos plantean que se manifiesta cuando las demandas y necesidades existentes que le exigen el ambiente o medio social donde se desarrolla una persona superan sus capacidades u ofertas posibles y reales, sobre todo cuando esta irregularidad es mantenida sin ninguna solución al respecto.

 

Como componentes del estrés están:

 

  • Las demandas psicosociales
  • Evaluación cognitiva
  • Respuesta
  • Estrategia de afrontamiento
  • Apoyo social
  • Disposiciones personales
  • Estado de salud

 

Asimismo las variables del estrés son:

 

  • Variables situacionales estresantes (sucesos vitales y sucesos menores)
  • Variables mediadoras (evaluación cognitiva primaria y secundaria y modos de afrontamiento.
  • Respuestas de estrés (emocionales y fisiológicas)
  • Variables moduladoras (disposiciones personales y apoyo social).
  • El estatus de salud como resultado del estrés.

 

Luego de conocer todo lo anterior nos trazamos como objetivo verificar si la hipnosis era efectiva en el tratamiento de nuestros pacientes con hipertensión arterial esencial y estrés emocional.

 

Tratamos siempre de mantener una buena relación medico paciente. Desde los trabajos de Harry Stack Sullivan, enmarcados en el contexto de un psicoanálisis culturista, se manifestó un creciente interés por determinadas categorías esenciales que se deben tener en cuenta para lograr una buena relación médico paciente: La personalidad, los roles y status, la comunicación, las defensas y la situación.

 

Para la realización de este trabajo se analizó una casuística de 50 pacientes con diagnóstico de hipertensión arterial esencial y estrés emocional que acudieron a nuestro consultorio y fueron atendidos en nuestra consulta de neurocirugia, neurología y neuropsicología en el centro de especialistas de la clínica San José de Cúcuta, Norte de Santander Colombia, en el periodo comprendido de enero de 2001 a enero de 2006, en los cuales se utilizaron técnicas de hipnosis para su tratamiento.

 

Como criterios de diagnóstico clínico, se consideró la existencia de una hipertensión arterial esencial en aquellos pacientes con elevación persistente o mantenidas de las presiones sistólicas, diastólicas o ambas, demostrable por lo menos en tres tomas fortuitas teniendo en cuenta los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que plantea que deben ser catalogadas como tales aquellas personas cuyos valores tensionales se encuentran incluidos o sean superiores a las cifras que para cada intervalo de edad se expreso anteriormente.

 

Los criterios de inclusión fueron los siguientes:

 

  • Pacientes mayores de 15 años con hipertensión arterial demostrable.
  • Pacientes denominados grupo marginal o hipertenso marginal o posible con labilidad tensional demostrable.
  • Pacientes con tensiones emocionales mantenidas o reiteradas por la acción de algún agente externo o interno que ocasionaron una alteración del funcionamiento normal fisiológico y psicológico, un desequilibrio biopsicosocial, un cambio en los estados emocionales.
  • Pacientes sometidos a otros tratamientos con resultados no satisfactorios.

 

A todos los casos se les realizo una evaluación neuropsicológica para determinar la personalidad, los posibles trastornos psíquicos, los trastornos de origen psicosomáticos. Se les explicó las características del tratamiento, que es la hipnosis, sus posibilidades en función de las necesidades del paciente y la aceptación por parte de este.

 

Una vez lograda la disposición se aplicaron pruebas de sugestionabilidad sencillas.

 

Por razones éticas se solicito el consentimiento del paciente y familiares para realizar el proceder.

Una vez seleccionados los pacientes se les indicó un chequeo previo a la terapia. La toma de la tensión arterial siempre fue en el brazo derecho, puesto que es en este donde se obtienen los valores mayores, a consecuencia de la disposición anatómica de los vasos sanguíneos en su emergencia del cayado de la aorta, siempre se pudo confirmar la cifra de presión sistólica según el método de Korotkoff al inicio de los ruidos, y la diastólica en el momento en que estos cambian su intensidad, utilizando un esfigmomanómetro o tensiómetro con una adecuada calibración y un fonendo o estetoscopio para escuchar mejor los ruidos además de tomar el pulso radial.

 

Los paraclínicos indicados son: hemograma, creatinina, sedimento urinario, Rx de tórax, electrocardiograma y estudios renales en casos necesarios.

 

Tuvimos en cuenta y creo que es importante conocer los grados de la hipertensión arterial que son:

 

  • Hipertensión ligera, fluctuante, con mínima entre 95 y 110 mmHg, con pronóstico bueno.
  • Presión arterial mínima entre 110 y 130 mmHg, con alteraciones cardiovasculares y en el fondo de ojo.
  • Presión arterial persistente elevada con mínima mayor de 130 mmHg, con alteraciones en el fondo de ojo de mayor cuantía, lesiones cardiacas, renales y cerebrales, el pronóstico es reservado.
  • Hipertensión arterial maligna.


Revista Electrónica de PortalesMedicos.com. ISSN 1886-8924

Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – ISSN 1886-8924 – 

Revista de periodicidad quincenal dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana interesados en mantener sus conocimientos científicos al día y cultivar una formación continuada en las diversas especialidades en que se divide el Conocimiento Médico actual.

Leer el último número publicado