Prevalencia de enfermedades periapicales agudas en el adulto
Autor: Dra. Adelys Alonso Valdés | Publicado:  30/03/2011 | Odontologia y Estomatologia , Cirugia Maxilofacial , Articulos | |
Prevalencia de enfermedades periapicales agudas en el adulto .1

Prevalencia de enfermedades periapicales agudas en el adulto. Policlínico Universitario Managua. Arroyo Naranjo. 2009 Instituto Superior de Ciencias Médicas. Facultad de Estomatología. Ciudad de La Habana.

Dra. Adelys Alonso Valdés. Máster en Atención de Urgencias en Estomatología Residente 2º año EGI.
Dr. Yassim Águila Nogueira. Máster en Atención de Urgencias en Estomatología Residente 2º año EGI Profesor Instructor
Dr. Alexander González Mateo. Máster en Salud Bucal Comunitaria. Máster en Atención de Urgencias en Estomatología Profesor Instructor

Palabras clave: procesos periapicales agudos, enfermedades periapicales agudas, absceso periapical agudo, periodontitis apical.

Key Words: periapical acute processes, acute periapical disease, acute periapical abscess.

RESUMEN:

Los procesos periapicales agudos son enfermedades que llevan a los pacientes a la consulta de urgencias de estomatología, por su sintomatología. Se realizó un estudio descriptivo y transversal a 348 pacientes adultos de uno y otro sexo, a los cuales se les diagnosticó al menos una de las enfermedades periapicales agudas en la consulta de urgencias de estomatología en el área de salud del Policlínico Managua, perteneciente al municipio Arroyo Naranjo, Ciudad de La Habana, con el objetivo de determinar la prevalencia de las enfermedades periapicales agudas en este grupo en el período de diciembre 2008 a diciembre 2009.

La recolección de datos se obtuvo a través de la historia clínica y la planilla recolectora de datos. El sexo más afectado fue el masculino, predominando el absceso periapical agudo y como causas más frecuentes se encontraron la caries dental y las restauraciones defectuosas.

ABSTRACT:

Patients with periapical acute processes go to the dentist office very frequently because of the symptoms they suffer. A descriptive and transversal study was developed with 348 adult patients of both sexes. At least, one periapical disease was diagnosed to them at the urgency consultation of dentistry in the health area of Managua Polyclinic, Arroyo Naranjo Municipality, Havana City. The study goal was focused in determining acute periapical disease prevalence of this group from December 2008 to December 2009. Data were collected from clinical history and from a form designed for this purpose. Male sex was more affected and the acute periapical abscess predominated. The most frequent causes were dental caries and defective restorations.

INTRODUCCIÓN

La enfermedad periapical comprende las enfermedades inflamatorias y degenerativas de los tejidos que rodean al diente, principalmente la región apical. La enfermedad pulpar, si no es atendida a tiempo o en forma adecuada, se extiende a lo largo del conducto y llega a los tejidos periapicales a través del foramen. Este proceso puede desarrollarse, de una forma rápida y violenta constituyendo un proceso agudo; o lenta y generalmente asintomática y constituye entonces un proceso crónico quedando como única opción para el tratamiento endodóntico. La Endodoncia es el estudio de la embriología, la histología, la patología y la terapéutica (en sus aspectos profilácticos y curativo) del endodonto y sus relaciones con el periodonto apical siendo este un tratamiento muy antiguo que con los años ha ido evolucionando y perfeccionándose aún más. (1)

En la edad antigua se utilizaban pasta y preparados medicamentosos a la hora de mitigar el dolor dental y desinfectar las cavidades de caries junto al tejido pulpar. En la cultura china eran usados arsénico asociado a "Hovang-Tan" (excrementos de murciélago) en el fondo de las cavidades con el fin de "matar gusanos" que, según ellos, habitaban en el interior de los dientes. Durante la historia muchas personalidades fueron realizando estudios para ir desarrollando aún más la endodoncia, por ejemplo, los egipcios usaban sustancias dentro de la cavidad para aliviar el dolor como la pasta de comino, incienso y cebolla a partes iguales. (2)

En la Grecia clásica Hipócrates practicaba la cauterización introduciendo finas agujas calientes en el interior del diente, así como aceite hirviendo o fomentos de apio y beleño. Ya en la era cristiana, Claudio Galeno observaba cómo trepanando los dientes enfermos e introduciendo posteriormente medicamentos en su interior se conseguía aliviar el dolor.(2)

En la edad moderna Teofosfato Bombarto von Hohenheim, conocido como Paracelso (1493-1541) aumentaba el arsenal farmacéutico, quinina e ipecacuana son dos ejemplos todavía vigentes; del caucho se obtiene la gutapercha. Hasta el siglo XVI los conocimientos endodónticos permanecieron estáticos, hasta que Vesalio Falopio y Eustaquio describieron la anatomía pulpar, aunque siempre referida a la "teoría del gusano" descrita por los chinos. Eustaquio lo hizo con referencia a los dientes permanentes y temporales. En el año 1602, Pieter van Forest (dentista de Leyden), publicó las primeras pautas sobre terapéutica de los conductos radiculares, sugiriendo que el diente tenía que ser trepanado, y llenada la cámara pulpar a continuación con Triaca. (2)

Hasta el siglo XVIII se acumularon conocimientos empíricos. La época científica se inició con Pierre Fauchard, considerado el fundador de la odontología moderna donde muchos científicos realizaron estudios para desarrollar más el tema de la endodoncia. (2)

En 1931 se empiezan a buscar materiales selladores de los conductos que fueran estables, no irritantes y que se adaptasen lo más íntimamente posible a las paredes del conducto a nivel del orificio apical, para conseguir de este modo un perfecto sellado apical, alcanzándose nuevas técnicas, nuevos métodos de evaluación, y selección de materiales, que supusieron un progresivo aumento del porcentaje de éxitos. (2)

Es en los años 50 donde empieza realmente la endodoncia a tomar auge con la contribución de investigadores que, con sus hallazgos en el campo de la microbiología, así como con la aplicación de nuevos fármacos le dieron un vuelco radical a la estomatología. Un salto importante los constituyeron los Rx que mejoró notablemente la calidad del diagnóstico y tratamiento de las patologías periapicales (2,3).

A partir de la década de los años 80, del pasado siglo, ocurre un cambio radical, pues se reconoce que lo principal es la prevención de esta enfermedad, ya que una vez instalada la patología de forma irreversible se hace necesario realizar el tratamiento pulpo-radicular, donde la instrumentación biomecánica de los conductos despeña un papel importante para lograr el éxito del tratamiento, ya que evidenció que es más importante lo que se elimina del conducto que lo que se lleva a su interior. (2,3)

Por todo lo anteriormente dicho es importante destacar que desde épocas tempranas se ha tratado de proteger la pulpa aplicando diferentes medicamentos en la caries profunda. Al diagnosticar y tratar precozmente una caries o un traumatismo, al realizar una preparación cavitaria teniendo en cuenta esta relación dentino-pulpar y al colocar una correcta base intermedia, estamos realizando prevención de las patologías pulpares y periapicales. (4)

La prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del complejo dentino-pulpar y sus manifestaciones periapicales, tienen por objetivo mantener la integridad pulpar y la conservación de los dientes. (5)

Para hacer un buen diagnóstico debemos recoger de forma sistemática una serie de datos y analizarlos; inicialmente debemos realizar a través de la anamnesis una historia médica la cual nos da una visión acerca del cuadro del paciente y su estado general de salud, una historia dental donde averiguaremos antecedentes patológicos y terapéuticos en la boca del paciente, traumatismos dentales, episodios de dolor, tratamientos previos, seguidamente realizamos la evaluación clínica que comienza con la observación del paciente desde que entra a consulta para notar asimetrías faciales, gestos de dolor, miosis o midriasis que pueden indicar miedo, premedicaciones o enfermedades sistémicas; luego se procede al examen intraoral, el clínico debe buscar signos de caries, abrasión dental, dientes con cambio de color, inflamación de los tejidos, fístulas, dientes fracturados, restauraciones defectuosas entre otros, se realizan pruebas como palpación, percusión horizontal y vertical, térmicas, eléctrica, para estimular al diente sospechoso y de esta forma hacer aparecer o intensificar los síntomas, se examinan las estructuras de soporte, y se interpreta la información radiográfica.

Es muy importante averiguar cuál es la razón por la que acude nuestro paciente a consulta, cuando es por dolor demanda una atención profesional inmediata. Un punto muy importante durante la evaluación del paciente es el interrogatorio; en este caso su problema principal es el dolor, entonces debemos preguntar si es capaz de localizarlo, si es en un lugar o varios, desde cuándo duele, cuál ha sido su curso clínico y el modelo temporal de los síntomas, si el dolor es intenso o leve, si es pulsátil o sordo, qué estímulos agravan o alivian el dolor; el clínico debe recordar que las descripciones del paciente deben ser filtradas a través de un gran número de componentes emocionales y psicosociales complejos que afectan no sólo el relato del dolor sino también su percepción.

Cuando hay dolor, y es de origen periapical, este se describe como un dolor que puede ser casi tan intenso como el dolor pulpar y puede persistir durante un período más prolongado de tiempo, las lesiones periapicales que suelen causar molestias son: la periodontitis apical aguda, el absceso apical agudo, la periodontitis apical crónica agudizada. El prefijo agudo se refiere a la gravedad y a la rapidez de la evolución de la lesión.



Categorías
Buscar publicaciones:



 Búsqueda Avanzada



Siga diariamente todas las novedades de PortalesMedicos.com en


  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com

Revista de Medicina y Ciencias de la Salud, de periodicidad quincenal, dirigida a los profesionales de la Salud de habla hispana. ISSN 1886-8924